05 septiembre, 2008

Seis grados de separación (o la vida es un bigote de gamba)

Creo que Ojos de Gamba es un grupo (o asociación cultural, como dicen ellos mismos) que cree en eso de los seis grados de separación. En eso de que dos personas cualesquiera están separadas como mucho por seis grados. Por eso Isra le pregunta a cada persona que entra por la puerta: ¿Te conozco? ¿De qué te conozco? Porque yo tengo que conocerte… Podría parecer que no se creyera que alguien haya venido al concierto por otros motivos que no sean de carácter personal. La modestia personificada en unos Ojos de Gamba. Claro que en el fondo el público siempre tiene motivos personales para ir a un concierto. Sea en el Zanzíbar o en el Palacio de los Deportes.

Es 29 de agosto, viernes (todo el mundo a hacer flashback a la semana pasada), todavía hace bastante calor (no como hoy, que el sol se ha marchado) y en Madrid hay poquita gente. Pero hay muchas ganas de reírse, y de eso se trata precisamente. De conjugar letras divertidas con una voz muy personal, grandes dosis de humor con todo tipo de referencias, sobre todo musicales, televisivas y humorísticas. Isra a la guitarra y voces y Robbie K. Jones a la percusión (entre otras cosas) repasaron todos los éxitos del mundo gamba. Los éxitos, sí. Porque hay canciones inolvidables en ese repertorio. La terrible historia de un hombre que trató de dominar el mundo y todo salió mal (Dr Pepo), la futura banda sonora del Consorcio de Transportes de Madrid (El Metro) y una alegoría veraniega donde las haya (La paella y la gamba).


Si vais a un concierto de Ojos de Gamba, prepararos para reíros. Para reíros sin parar, solos o acompañados. Porque yo fui sola y me partí de risa escuchando la canción del Masoquista y presenciando acontecimientos tan extraños como la Samba en el Museo de Cera. Si tuviera que dar un nombre al estilo de este grupo, sería canción y humor friki-ingenieril. Porque la semilla de Ojos de Gamba se gestó en la Escuela de Ingenieros de Telecomunicaciones, un sitio que puede parecer improbable, pero al final hay música en todas partes…



El concierto contó con un invitado de excepción, Benjamín Moreno (Asilo de Genios), que nos dejó ver su lado más rockero con una canción nueva y experimental (niños, no intentéis esto en casa), además de sus grandes éxitos entre los que se cuenta una versión más que interesante del clásico Let It Be (si la escucharan los autores originales, les iban a salir pelos hasta en la nariz).


Uno de los momentos de la noche fue la toma del escenario por parte de mi compañero de mesa, Sergio Gómez (dije que fui sola al concierto pero no me quedé sola mucho tiempo, sino que pasé a formar parte del mundo gamba), para cantar Mi gato, un gran tema que dice algo así como…


… te quiero más que Romeo a Julieta,

te quiero más que a mi propia silueta

te quiero más que a mi gato

y mira que yo no tengo gato…


Y el postconcierto… bueno, pues en cuanto nos pusimos a hablar más de dos minutos aparecieron nuestros pocos grados de separación. Artistas favoritos comunes, frases como no me puedo creer que trabajes allí y una noche mítica… mítica e irreproducible. Nos encontramos con todo el mundo, nos reímos muchísimo (¿de verdad que se apellidaban Tronchoni?), Benja se ganó el jornal diciendo que yo no era una chica, era su biógrafa, y como buenas gambas, nos regó la salsa rosa.


Sólo puedo decir que por fin voy a ser la envidia de mi casa: tengo la camiseta más codiciada del mundo mundial (al menos por la hermaníssima).


Al final, todos estamos separados por el bigote de una gamba. Nada más. Y es genial.



Ojos de Gamba… se van de vacaciones, pero prometen que en cuanto vuelvan, seguirán con lo suyo… así que de momento os dejo con…

MySpace de Ojos de Gamba

Web de Ojos de Gamba

MySpace de Asilo de Genios

MySpace de Robbie K. Jones


Noticias examenticias… volví. Lo conseguí. Que no fue poco. Los resultados… más adelante…


No hay comentarios: