20 agosto, 2008

CCC (Concierto Contra la Crisis)

Cuando se sufre una ruptura o cualquier otro acontecimiento vital traumático, los miedos que están larvados dentro y que superamos todos los días a base del mero movimiento cotidiano salen a la superficie. A mí, personalmente – supongo que esta reacción no es igual en todo el mundo – me da miedo no volver a sentir nada y que desde ahí, como si de una bola de nieve se tratara, me salta el miedo a no volver a amar, el miedo a no volver a escribir… y así sucesivamente, como en una especie de cadena de terrores nocturnos que se retroalimentasen de manera constante.

Ya entraré algún día de estos en las estrategias para luchar contra esos efectos de las crisis.


Lo más importante es recobrar la fe en una misma. Dejar de creer que eres una especie de paria sentimental, tirar hacia delante, hacerlo casi como sea. Y si no puedes hacerlo sola, que alguien te dé un tironcito que te haga volver a ser tú. Eso me pasa por lo menos una vez al año, aunque es verdad que últimamente tengo el corazoncillo un poco más remendado de lo habitual. Primero, Azul de Metileno, después, Henar, más tarde, Lady K y finalmente, Queens. Todas con recetas para la pulpa de corazón, a cada cual, mejor.


B. me llama y pensamos en ir al concierto de Paco Bello. Tenía ganas, por muchos motivos. Porque me ha encantado su libro, porque tenemos influencias musicales parecidas (si es que yo tengo influencias musicales, que digo yo que sí) y porque, como dice Queens, siempre merece la pena verlo. Ella afirma que eso se debe a los mejores motivos posibles: canta bien, toca bien la guitarra y tiene un repertorio que es la envidia de muchos. Simplemente por eso.


¿Simplemente? (sonrisilla malvada)


Antes del concierto – con una entrada destacable en Galileo Galilei, a pesar de ser martes y en pleno agosto – Paco me dice que va a empezar cantando en inglés. Me asaltan los típicos momentos huuyyyy, a ver cómo va a salir esto


… sale al escenario, coge la Ibanez y empieza a cantar su versión de Into The Mystic. Paco-van-morrison-Bello. No. La canción de Van Morrison, pero pasada por el tamiz del cantautor, por su voz, que canta con delicadeza eso de we were born before the wind. La cosa empieza muy bien: B. tiene cara de impresionada (qué bien canta, ¿no, Kika?). Ayer se dio el raro caso de un concierto en el que la primera canción justifica de por sí el pago de la entrada y, por lo tanto, ya se sabe que todo lo que venga después es un regalo. Hacía como un año que no nos ocurría. Y fue perfecto para empezar a recobrar la fe de la que hablaba antes.


El repertorio de la primera parte rememoró canciones que hacía tiempo que Paco Bello no tocaba, como por ejemplo Ella, la reina y se caracterizó por un tono melancólico que sólo se vio aliviado por las historias contadas desde el escenario entre tema y tema. Ahí llegó el primer poema. Y detrás de las Ávidas multitudes entraron canciones con un toque un poco más esperanzado, junto con algún gritisjí que hizo que el público callado (creo que Paco Bello tiene uno de esos públicos prototípicos de canción de autor, silencioso y contenido), rompiera la calma para empezar a cantar Ella no está, Que la noche es de huir y No sabes cuánto te he querido. Queens y yo cantamos con convencimiento eso de soy feliz, por si acaso y el estribillo móvil de Robinson patético. Me acordé mucho de la Dra. Marta, que es muy fan de Paco Bello, y a la que creo que el concierto y los poemas le habrían encantado, especialmente los solos de armónica, con lo difícil que es eso…


Repasó también algunos temas de su última maqueta, como Esos amaneceres, Rebaño de mariposas y Te espero a duermevela.


Cien minutos permanentemente al borde de la emoción, recobrando la fe.


Y, sobre todo, tomando impulso para salir de la crisis. Porque ahora que viene la crisis económica mundial, no puedo permitirme el lujo de estar en crisis yo. Estoy haciendo limpieza en mi casita interior, echando con cajas destempladas al dolor y a los exsereshumanos (nueva categoría conceptual creada el otro día), volviendo a brillar, escuchando canciones de amor y empeñada, de nuevo, en ser feliz.


Empeñada radicalmente.


En escuchar sólo buenas canciones,

estar sólo con mis personas favoritas

y sonreír.


Mucho.



Kika, ¿y las fotos?... pues no saqué ni una porque me dediqué a no perderme ni un minuto… así que la crónica (si es que esto se puede llamar así) queda sin imágenes (por no tirar de archivo, más que nada)…


5 comentarios:

Kika... dijo...

Ah! Y confirmando la recuperación de la fe... volví a escribir...

(tenía que decirlo)

besos,
K

Niuqech Madhatter dijo...

A mi desde luego no me hubiera venido nada mal el concierto del maestro Bello. El caso es que me he enterado esta mañana de que fue ayer.

Por lo pronto yo recurro a métodos de meditación en las crisis. ¿Y FUNCIONAN? Pues ni idea porque con las vecinas que tengo es imposible meditar.

Asi que no estaría de más un reportaje sobre métodos de ataacar una crisis.

Sibila dijo...

me alegra ver que la crisis de Kika está pasada, que vuelves a escribir (seguro que cosas preciosas!), que ese concierto fuese tan mágico....

:)


besotes nocturnos!

en tierra de nadie dijo...

Hola, Kika:

De vuelta ya de mis vacaciones, poniéndome al día en los blogs, dispuesta a quedadas y conciertos.

Sólo coincidí un día contigo en el taller, pero sigo echándote de menos en la cueva.

Tenemos que vernos y contarnos la vida, y las oposiciones, y el verano, y los conciertos... hazme un huequito en tu azarosa vida, andaaa.

Ya estoy en Madrid, toda tuya.

besote

Kika... dijo...

madhatter... prometido queda, una de gestión de crisis. Contaré mis métodos, los de la gente que conozco (mucho mejores, sin duda), y alguna cosilla graciosa que pasa cuando se trata de superar lo malo... si no lo hago, me lo recordarás, ¿verdad? Yo también medito, aunque tienes razón... es necesaria un poco de calma y tranquilidad para hacerlo...

sibi... que bien!!!! haas vueeeelto!!!! Y sí, ya vamos saliendo, eso es genial... ¿y qué tal tú?

ETDN... pues nos vemos cuando quieras! A ver si pasa mi examen, me libero un poco y podemos vernos, que nosotras nos lo pasamos muy bien juntas!

muchos besos y magia a todos,
K