12 julio, 2008

Dos velas


Estaba yo soñando con los candidatos a Mr Cantautor en bañador cuando de pronto mi ensoñación se vio interrumpida por un niño pequeño. Traté de ignorarle y dejar de mirar lo que hacía, al fin y al cabo era mi sueño, para seguir admirando a los cacha-autores. Pero nada. No se iba. Vestidito con una camiseta morada y un pantalón corto naranja, insistía en llamar mi atención y colocarse en el primer plano onírico.


Cuando se duerme, se tiene voluntad, pero poca. Así que no pude echarle. Y además, como en mi vida pasan cosas raras (mi hermana se encontró con un elfo de Papá Noel en un centro comercial, fui secuestradora de mandarinas, testigo de la creación de una empresa de pornillo casero y socia fundadora del PNPLP), pensé que esto no era sino una de esas cuestiones bizarras y decidí hacer caso al pequeño.


Pequeño, sí, pero que hablaba como un ministro, el muy malvado.


- Kika, soy tu blog.


Toma ya. Me quedé de pasta de boniato. De mármol de Carrara. Mi blog es un niño pequeño que se me aparece en sueños y está empeñado en fastidiarme la visión de Mr Cantautor en bañador. Le pregunté qué quería, un poco cabreada, y él me dijo:


- Pase que me tengas frito a actualizaciones. Pase que de vez en cuando te pongas a trastear en el HTML de la plantilla y te cargues la alineación de la página o algo peor. Pase que cambies de header de manera obsesiva porque no sabes ya ni cuál te gusta más. Pase que primero yo iba de verde y ahora me has condenado a esta camisetita púrpura, a la que que sólo le falta lo de Liquid Madrid escrito encima. Pero Kika, esto no te lo perdono. Te has olvidado de mi cumpleaños. Llevo un mes esperando que me digas algo. UN MES. Y nada. No tienes vergüenza. Si no fuera porque sé que me quieres, y porque sé que los cumpleaños se te olvidan siempre, te odiaría eternamente. Te ha vuelto a salvar tu despiste… pero por favor, la próxima vez acuérdate, porque no me gusta nada tener que aparecer en tus sueños…


Me desperté a los dos segundos colorada como un tomate. Un niño de dos años que hablaba como un tío de cuarenta y que me echaba la bronca con toda la razón. Así que me he puesto a mirar un poco los contadores, y esas cosas a las que no suelo dedicar mucho tiempo, porque prefiero contestar a los comentarios de los lectores y tratar de mejorar el blog (aunque es verdad que a veces me lo cargo). En estos dos años le he cogido cariño al color naranja (que antes no me gustaba demasiado), a los tipos de letra Verdana y Century Gothic, así como a todos los headers que he tenido. He aprendido algo de CSS, de HTML, a usar el Photoshop, a guardar la plantilla antes de hacer cambios de los que pudiera arrepentirme… He tratado de mejorar mi estilo de escritura, aunque no soy la adecuada para decidir si ese objetivo lo he conseguido, mientras sigo trabajando en la misma redacción de siempre (mi habitación) y con el equipo de siempre (vamos, mi ordenador de toda la vida y yo).


Este blog me ha ayudado mucho, y ha intentado ayudar un poco a quien lo ha pedido o a quien me ha dado la gana, que para eso es mío. Me ha escuchado y os ha escuchado, me ha servido de ventanita al exterior y al interior de mi alma, ha sido testigo de mi vida, porque yo no escribo sobre grandes cosas, sólo acerca de lo que me ocurre. Me ha abierto también las puertas de muchos otros corazones, porque he encontrado a gente interesantísima a través del código digital. A algunos los he conocido en persona y a otros aún no, pero ya llegará el momento.


Hoy – casualmente, pero no deja de ser interesante – este es el post número seiscientos de Realidades Paralelas. Junto con los de mi antiguo blog, me imagino que lo publicado debe ocupar ya (si se imprimiera) algo así como un best-seller de esos de aeropuerto que se venden al peso. Jamás pensé que escribiría tanto. Jamás pensé que esto duraría tanto. Jamás pensé que estaría orgullosa de vivir en estas Realidades Paralelas. Y lo estoy. Sólo me ha dado satisfacciones, la verdad.


Así que se merece una tarta y una canción. Una con marcha, clásica ya, de los Pearl Jam, con uno de los títulos que más me gustan de la historia de la música, State of Love and Trust.


Un beso para todos los que estáis al otro lado.


Gracias.


Y como sé que me lo vais a permitir, un beso especial a los lectores expatriados, que me dicen que leer estas cuestiones kikelianas les acerca un poquito a casa desde sus vidas en Guatemala, Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Rusia, Bélgica, México, Cabo Verde, Tanzania y pronto, muy pronto, el país que será el nuevo exilio de Miss Sarajevo.


Por cierto, que dice mi blog que quiere llegar a cumplir tres años. Que le hace ilusión entrar a jugar en la guardería del IKEA. Yo voy a seguir retransmitiendo. Y me encantará que os quedéis por ahí, si os apetece.


Muchos besos y mucha magia. Un chupito de biodiésel o de Polonio-210 a la salud de todos.

K



[tengo mucho que actualizar, pero me ha vuelto el dolor de estómago, así que estos días iré piano, piano...]

6 comentarios:

Queens dijo...

HAPPY BIRTHAY!!!! y a ti Kika muchas gracias por este fantástico blog.

Besos mil

carlos dijo...

Felicidades, Kika, a ti y al niño de la camiseta morada y el pantalón corto naranja. Yo también espero que siga cumpliendo años. Ya sabes que yo soy de los recién llegados y en estos casos se va uno poniendo al día poco a poco leyendo algunas cosas anteriores... Besos.

Azier dijo...

Pasaba por aquí...y la verdad es que éste blog es de ésos lugares que uno debe recordar dónde están. Igual no aporta mucho, pero dejo el comentario casi por necesidad, como cuando te vuelves para mirar tus pisadas en la arena de la playa. Gran blog. Gracias.
Azier.

cerillasGaribaldi dijo...

¡Qué bonito lo escribes! Ya me gustaría adornar mis pensamientos como tú lo haces.

Tienes que estar orgullosísima de tus Realidades Paralelas, tu manejas las estadísitcas pero creo que algunos pocos seremos los que pensamos en ti todos los días, te leemos y te comentamos.

Mi querida KikaPop, este Blog se asienta en la inteligencia y hay muchos otros blogs que usan ese arma, pero los demás no tienen la inmediatez, la pasión y la ilusión que tu derrochas.

Y por supuesto no tienen tu magia. Como buen hada desafías a la muete pero ten cuidado no vayas a morir de éxito.

Formas parte de mi vida y de la de muchos más y queremos cumplir años contigo.

Dos besos para tus dos velas y una canción de amor, Bob

http://www.goear.com/listen.php?v=6a9a348

Mar dijo...

Pues qué alegría, Kika. Felicidades y que el niño cumpla muchos más. Y acuérdate de su cumple, mujer, que es muy pequeño para andar alternando con cacha-autores.
Un besito de lectora silente pero fiel.

Kika... dijo...

Queens... muchas gracias, a mí me encantan tus visitas y tus comentarios...

Carlos... bueno, no lo leas todo de golpe, para no ser afectado por un Kika-tracón :) Estoy encantada de conocerte!!!

Azier... muchas gracias, aquí estoy por si quieres caminar sobre esta playa paralela...

Bob... qué decirte! Pues nada, que no sé qué le pongo a este blog... mejor dicho, sí que lo sé. Le pongo alma. Como tú al tuyo. Pasa un buen verano...

Mar... gracias por romper tu silencio y hacerme saber que estás ahí... y es verdad, debo proteger a mi niño de los sueños con cacha-autores. Por lo que pudiera ocurrir...

miles de besos a todos, mucha magia y muchas gracias!
K