17 junio, 2008

Las hadas comemos tarta de cerezas

Érase una vez un hada que se llamaba Henar y le encantaban los cuentos.


Dice Henar que desde que nos conocemos, no hay año en el que por una cosa o por la otra, no celebremos algo en el jardín de las flores de cartulina. Las hadas pueden hacer crecer flores a su paso, así que bastó un toque de varita para que unas inflorescencias de papel brotaran en su salón el año pasado por estas fechas. Tienen personalidad propia, se empeñan en salir en todas las fotos, son alegres, coloridas, huelen de maravilla y no dan alergia.


Llamamos al telefonillo y Lady K se transforma en la Dama del Bosque, Queens en el Hada Tranquila, Henar está en mode Gran Hada Descalza y yo soy el Hada Sin Varita. Una cena de hadas al ritmo de SingStar y grandes éxitos de los ochenta, como Cadillac Solitario de Loquillo y los Trogloditas, que junto a Me gustas de Patricio (Henar ha colgado el vídeo en Kikel) ha sido la verdadera banda sonora del fin de semana. Ojo que Patricio se ha transformado en Patricio Scott Fitzgerald, según Henar…


Henar nos abre la puerta, y nosotras respondemos con un grito igual de mítico que el muerte a Jovellanos de la noche anterior: ¡viva Santa Teresa de Ávila! Bueno, no era exactamente Santa Teresa, pero sí que era de Ávila. Me lo he leído todo. Todo lo de Santa Teresa, quiero decir. Y le concedo el pase de pernocta, que en los tiempos que corren es mucho conceder.


Otra vez el amor. Ese amor que tiene tan poco de amables símiles futbolísticos y que es más bien la metáfora de un conflicto bélico. Y ahí estoy con Dora, la amiga de Henar, que dice que el amor debe ser paz. Veo la paz y subo la apuesta: el amor es esperanza, principio de todo, no es el final de todo. Es capacidad de engendrar felicidad, no miedo a causarla. Y podría seguir, de pie en la cocina de la casa de las hadas, mirando con atención cómo se prepara un daiquiri de sandía (como digo yo imitando a Hemingway: my mojito in the Bodeguita and my daiquiri in the Casita ji ji ji), y escuchando una historia, que duele y mutila como lo hacen las bombas de racimo.

¿Qué pasaría si las Convenciones de Ginebra, esas que regulan el Derecho Internacional Humanitario se aplicaran al amor? Ni siquiera harían falta las cuatro convenciones, sino el estándar mínimo, el artículo 3 común, ese que establece que no se puede atentar contra la integridad de los no combatientes, que no se pueden tomar rehenes, que están prohibidos los juicios sumarísimos y los atentados contra la dignidad humana. Sí, sí, eso. Con respetarlo, sería más que suficiente. Claro que se puede argüir que quien no lo respeta no ama de verdad. Es posible.


Ellas me felicitan por mi examen, pero no hay nada por lo que felicitarme. Quiero decir que yo he hecho simplemente lo que es mi obligación. No salgo corriendo, me voy el día correspondiente al examen correspondiente y a correr. Ellas sí que hacen heroicidades y magia diaria. Queens, con sus malabares de tiempo, pasándose los segundos de una mano a otra, intentando que duren más, intentando ser más fuerte, replanteándose su vida. Eso es para mí la evidencia palmaria de su valentía.


Lady K se niega a que alguna parte del cuerpo le amargue el día. En eso nos parecemos, aunque a veces se flojea, porque el dolor físico da ganas de mandarlo todo a hacer puñetas. Pues no. Hay que romper los espejos, ser capaz de explicar lo que se siente aunque no se esté seguro de si alguien recibe al otro lado. Ella lo hace. Lo está haciendo cada minuto, con toda la fuerza de la que es capaz. Sólo falta un segundo para que vea el premio final de hacer lo que verdaderamente se quiere.


Y Henar camina haciendo brotar flores de cartulina, deshaciendo nudos sin pararse a lamerse las heridas, sin darse importancia aunque tiene tanta… Se merece miles de poemas y canciones, y he decidido, después de tanto cántico de megustaspompompom, que seré yo la que se los escriba. Por si acaso. Es capaz de enfrentarse a las paradojas de la vida, esas que dan tanto miedo: que quien parece lo contrario sea un inmaduro, que después de dar amor se reciba cualquier otra cosa, que los cuentos a veces nos traicionan, que se emplee con ligereza la palabra amistad, que quien crees que dejará una huella en tu vida ha terminado por no dejar ni rastro…


Después del opíparo banquete, brindis. Por nosotras. Por las personas buenas (con recuerdo especial para nuestra Azul de Metileno). Por el karma o algo que se le parece. Incluso si no se le parece.


Google dice que las hadas comemos dátiles, miel, rúcula, champiñones y tomates cherry. Yo añadiría que también nos gustan los pasteles y la quiche. Y el helado.


Sobre todo, nos gusta la tarta de cerezas. Magia cotidiana sobre el mantel.


No hay nada mejor.


Colorín colorado, este cuento se ha acabado.


(megustaspompompompom... tenía que hacerlo ja ja ja)



La foto demuestra dos cosas…

a) que nosotras nos tomamos los daiquiris con Hemingway en el Floridita

b) que no puede haber un post hadístico sin un cutre-fotomontaje made in Kika...


7 comentarios:

Henar dijo...

¡¡¡¡¡¡¡¡¡OOOOOOOOOOOOOH!!!!!!!! Si algún día necesitara biógrafa, serás tú, sin duda!!!! ¡¡Lo has revestido con el YSL de las palabras!!

Graciasgraciasgracias. Por todo y siempre. Me reconciliasteis con muchas cosas el sábado. Un brindis por las personas buenas. A few good people.

Una gran noche que aún me tiene de un humor excelente.

Muchos besos, repóker,

H

Henar dijo...

¡Por cierto! Se nos ha olvidado el momento "La sombra del Guindo es alargada" starring by Queens and Kelly.

Muak,

H

Queens dijo...

Una gran noche!! Que repitamos muchas veces más.

Besitos mil a las haditas de la noche.

Kika... dijo...

La sombra del guindo... tendrá cabida en estas realidades paralelas...

(momentazo, momentazo)

besos
K

Azul de Metileno dijo...

Azul de Metileno "sus" echó de menos y hubiera gustado de pasarse por aquellas lindes... pero tenía que conciliar su vida personal con su vida familiar (cumple de mi madre).

Besos a todas, aunque los más golfos los tengo reservados ji ji ji.

Methylene blue

cerillasGaribaldi dijo...

Creo que las hadas también brujeraron un poquito...

Cuando respire hablamos de la guitarra y el verano.

Besos, Ignacio

Kika... dijo...

ohhhhhhh... Methylene Blue is back! Enhorabuena por tu flickr (ahora mismo lo voy a subir a la sección de fotologs, aunque no sea un fotolog, pero ahí están las fotos) y ya hablaremos para un "poyecto" de los míos!!!! Te echamos de menos, mucho, mucho!!!!

besos y magia,
K

Bob,
No veas lo buenas que fuimos.

miles de besos,
Suze