04 junio, 2008

Friki TV (II): Arturo, de Almería

clic


Veo poquísimo la tele. Prueba de ello es que la primera entrega de la serie Friki TV tuvo como tema el juicio del 11-M, y la escribí hace más de un año. Pero ahora estoy enganchada a Supermodelo 2008, y eso merece un post o dos. La verdad es que no es por el programa en sí, sino porque uno de los profesores del Centro de Formación (así puesto en mayúsculas queda chachi, casi como si fuera una Universidad o algo similar) es amigo mío. Sí. Lo digo sin rubor. Lo que no voy a decir es quién es, porque eso es harina de otro costal y material para otro post.


Entre sesiones de fotos, y chicos y chicas que caminan por una pasarela como si les fuera la vida en ello (que conste que no lo critico, cada uno hace lo que mejor le parece) y grandes afirmaciones de los profesores como esas mechas que llevas son denunciables o no tengo parole, la hermaníssima y yo hemos descubierto al hombre. Perdón, al HOMBRE, con todas las letras, en mayúscula y rubricado con letras doradas.


Se llama Arturo, de Almería.


Nada malo ha salido de esa provincia, la verdad.


Arturo es de lo mejorcito. Ahora nos da exactamente igual que salga mi amigo, porque sólo tenemos ojos para nuestro Arturo. Por edad, le queda mejor a la hermaníssima, pero yo no pierdo la esperanza. No nos importa que Arturo apenas hable en las entrevistas y que casi no le conzocamos. Porque cada vez que sale en el programa, en mi casa hay gritos para que nadie se lo pierda.


Y eso que a los pobres aspirantes a supermodelo (no sé cómo se puede ser aspirante a eso) les hacen cada faenita… Una vez les hicieron posar mientras lavaban un coche, y yo temblaba sólo de imaginar que alguien me sacara fotos a mí, en chándal, cuando estoy frota que te frota, quitando cacas de pájaros en mi gasolinera habitual. Una tiene mucho glamour, pero hay situaciones en las que este potencial se ve claramente mermado…


Me encantan también las clases de estilismo, en las que igual se explica qué es lo trendy, distinguiéndolo de lo casual y de lo preppy. Lo que pasa es que a mí no se me quedaría nada de eso, porque yo me pongo lo que me da la gana, y a veces no me visto, sólo me tapo, como dice mi madre.


Estoy empezando a pensar en emplear mis influencias sobre algún profesor del programa para ir de público y que la hermaníssima y yo por fin conozcamos a Arturo. Si lo llego a saber antes, habría tenido serias tentaciones de reclutarlo para que me acompañara a la boda. La verdad es que la otra opción, Rob Thomas, estaba complicada.


¿Qué pasa? ¿Por qué no me iban a acompañar Arturo, de Almería o Rob Thomas a la boda? ¿Es que no soy trendy? ¿O voy demasiado casual? ¿Me paso de preppy?


Encima, Arturo está nominado, y me voy a tener que gastar el dinero del paro (como diría Paco Bello) mandando mensajes para que se quede en el Centro. ¿O será mejor que le echen y trate de hacerme la encontradiza a la salida del estudio? De verdad, qué malos son los mitos televisivos.


Si ya lo dice Sun Tzu, mi preparador. Que todo lo importante está en Internet, así que entre eso y lo que leemos, no hace falta que veamos ni el Telediario. No le he confesado que devoro Supermodelo 2008 y que me encanta Arturo, de Almería. Cualquier día se lo digo y le da un infarto…


Además, soy la Suze de Bob Dylan. Y eso sí que tiene glamour.


(Este post lo escribí ayer martes por la mañana. Espero que hoy a estas horas, no hayan echado a Arturo. Arturo forever.)


La canción… de esas de pasar modelos, Kate Ryan versionando a France Gall…


2 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

Suze: es Kate Ryan ¿no? ¿Se te cruzaron los cables con mi debilidad Kate Bush?
Creo que el glamour y la tele están un poco peleados, pero bueno, yo me tragué ayer los dos últimos capítulos de House y sigo vivo y sin inmutarme.
Besos, Bob

Kika... dijo...

Huy, tienes razón... menuda empanada de Kates (porque a mí me encanta la Bush, que ya ha salido por aquí)...

... los últimos episodios de House estuvieron bien, ¿no? Yo ya los había visto y me fui a un concierto, pero bueno... Lo que sí que parece es que Amber (la actriz que la interpreta) debió pedir un aumento de sueldo y mira cómo se las gastan los guionistas (ji ji ji)...

besitos y magia,
Suze