16 junio, 2008

Fairy Tales & Arabian Nights


La película se llama Fairy Tales & Arabian Nights.

Starring: Lady K, El Santo y Kika.


El examen de la tarde siempre se pasa mucho más deprisa: estamos cansados física y emocionalmente. Entro de las primeras y salgo de las últimas por circunstancias ajenas a mi voluntad. Sólo quiero ver a Lady K y a mi madre. Mi preparador me ha llamado dos veces. Está fuera esperando y debe tener ganas de marcharse. Tiene todo el proceso opositoril demasiado reciente.


Por fin abandono la sala, me recompongo y doy dos abrazos enormes.


Ya está, ya está hecho. Menos mal.


Sólo pensaba en ir a mi casa, cambiarme de ropa y salir de juerga. Donde fuera. Lady K y yo nos bastamos y nos sobramos, quien quiera venir, que se apunte, con calma, sin pausas, con música.


Por ejemplo, con esta canción, que no pega nada en principio, porque vamos a ir a ver a Miguel Dantart al Rincón del Arte Nuevo. ¿Concierto? Sí. Tenemos que tomar fuerzas y pensar qué haremos después.


Lady K sugiere que quizá El Santo se apunte al conciertito. Le llamamos y en quince minutos lo tenemos como un pincel. Recogida en Conde de Casal. Seguimos cantando megustaspompompompom. El Santo tiene que escuchar esto, dice Lady K. Claro que sí. Le va a encantar lo del sanatorio en Bakio. Y yo que no sabía lo que era Bakio hasta que el mes pasado unos piratas somalíes secuestaron a un barco que precisamente se llamaba Playa de Bakio. El Santo le pone título a la ropa que nos hemos puesto para salir. Yo soy Arabian Nights, con pantalones bombachos y camiseta de tirantes. Lady K es Fairy Tales, con una mariposa de purpurina plateada en el pelo. Fairy Tales & Arabian Nights. Qué buen título para una película.

Bajamos por la recoleta calle Segovia (lo de recoleta lo dije para que El Santo viera que yo también tengo el verbo florido), cantando megustaspompompompom y muerte a Jovellanos (que nos había caído en el examen). Todo ello aliñado con una nueva consigna referente a nuestras ojeras, en la que nos solidarizábamos con un compañero de preparación, ojeroso él. El Santo, Lady K y yo comenzamos a tener una especie de territorio común, que se va formando a base de referencias que nos hemos inventado en las noches árabes de cuento de hadas.


Del Rincón, al Delic a tomar mojitos. Son fundamentales los afromojitos de ese bar-tetería-delicatessen para las noches post-examenticias. Y de ahí, a Nuevas Tendencias, que está cerca y así vemos qué se cuece… o enriquece.


Special Guest Stars: Sun Tzu y compañía


Viene Sun Tzu. Pero ya está advertido de que hoy la película es nuestra, y que por mucho que sea mi preparador, esto es un off the record. Porque claro, no queda nada bien un desmadre en el que cantamos megustaspompompompom y afirmamos que nosotros también tenemos ojeras si sabes que tu preparador te observa con ojos profesionales.


La compañía de Sun Tzu tampoco tiene desperdicio. Ni la conversación, que unos momentos parece surrealismo puro y al siguiente es tan rara que nadie entiende nada. Pues a no entender, que mola más.


Al final, todos a casa. Lady K se queda a dormir y hablamos de todo lo que ha ocurrido. Una noche intensa en la que pasó de todo. Nos reímos, emocionamos, gritamos muerte a Jovellanos y megustaspompompompom.


A la mañana siguiente, versión death metal del gritisjí de Patricio para Lady K.


[to be continued]


No hay comentarios: