07 mayo, 2008

We really need another flashback

Llega el final

Yo ya no vuelvo

Y tú no estás…

Llega el final, mensO



Como en Amanece que no es poco, tengo que hacer flashback para el taller de hoy.


Reconozcámoslo, aunque me dé vergüenza. No domino todas las técnicas. Pensándolo bien, no domino ni una. No ha sido porque no haya preguntado cómo se hace eso de la analepsis (así se llama también el flashback). Porque sí que lo he hecho, y me lo han explicado, pero no termino de entenderlo. O es más fácil de lo que parece y soy capaz, o más complicado y no tengo ni idea. Directamente.


Puede que se deba a que las dimensiones temporales se entremezclan en esto de las realidades paralelas, que ayer no es más que la promesa de mañana y no sé demasiado bien dónde esta eso que se llama hoy. Sólo sé algo del ahora. Y ni siquiera estoy segura.


Por lo visto, se puede hacer flashback en un poema. Esto me lo han dicho ante mis quejas de que casi todos los ejercicios están mejor traídos para prosa que para poesía. Sé que eso es una tontería, que me quejo simplemente por el hecho de quejarme y supongo – sólo lo supongo – que se podrá escribir cualquier cosa de cualquier manera, porque al fin y al cabo es una letra detrás de otra, y otra, y otra. Lo que pasa es que en mi caso no es eso. Para que mis textos puedan latir, para que tengan alma, tengo que dársela yo. Y el proceso creativo es doloroso, aunque también puede ser feliz o liberador. A saber.


Claro que los Cáncer somos expertos en esta ciclotimia. Porque somos los sensibles del zodiaco, o eso dice la literatura autorizada (toda menos Bajo el signo de los astros de Theodor Adorno, ahí dice que el rollo de los signos es una basurilla, a ese, ni caso). La misma literatura que atribuye a los Escorpio una personalidad aguijoneante, a los Géminis una doble (la hermaníssima de dos cabezas) y a los Tauro – por lo visto – la obstinación a la hora de defender aquello en lo que creen.


Ayer por la tarde me fui a dar una vuelta por Chueca, compré una especie de chapa-botón para hacer un broche con una carita de bebé que da un poco de miedo, pero que me parece preciosa. Caminando, caminando, terminé en Malasaña, tomando té frío con María aunque esa infusión está prohibida en mi dieta. Lo de esa infusión queda bien porque no pone de manifiesto que mi vida sin té es como la de un bebé al que le quitan el chupete…


… terminamos yendo a ver a mensO, ese cantautor estupendo (y bellísima persona) que daba un concierto en Libertad 8. Si mensO toca, da igual que sea martes, o que haya otros eventos esa misma noche. Hay que ir. Y más si le acompaña Jacinto Martínez al acordeón, porque entonces la buena onda es impresionante. Blanca venía corriendo por la calle para llegar a tiempo… y llegó.


Me gusta llevar a gente nueva a ver a mensO. Siempre les encanta, siempre se sorprenden. Y más ayer en un concierto repleto de invitados. Patricio interpretó Coney Island, Alejandro Martínez sus Orgasmos modernos y Alex Ferreira, Página. Además, por primera vez, mensO dijo que éramos un público estupendo. Pues claro, cómo no íbamos a dar palmas al ritmo de Sonrisa, Camión de mandarinas o Mi filete y yo, o gritar al más puro estilo rockero eso de “un bar… y otro bar…”.


Sólo eché de menos Caí de pie, mi himno personal, porque siempre sonrío cuando la canta y porque me ayuda a caer de pie, que buena falta me hace.


Al final, sigo sin saber cómo se hace flashback. Bueno, sigo sin saber cómo se escribe.


Y creo que no miento si detecté un cierto tono de satisfacción… cuando hice un chiste diciendo que parecía Tauro con este convencimiento de que no sé escribir un flashback… y al final dije que no, que no parecía Tauro, que parecía tonta.


Tonta de remate.


Lo peor es que me lo sentía de verdad. Y hoy no tengo ganas de hablar.


Vamos, Kika, admítelo… no reconocerías un flashback ni aunque se te pasease desnudo por delante.



Más sobre mensO… esta es la portada de su maqueta, 16 de octubre de 2007. Se puede descargar aquí. Además, en su día escribí una historia divertida que se llamaba El secuestro de las mandarinas… ¿es eso un flashback? Me estoy obsesionando…

El título… adaptado de la canción de Dover… sí, sí… de esa que se llama… Flashback


3 comentarios:

Queens dijo...

En vez de flashback jugemos a divertirnos, al futurismo, que haremos el finde y a que playa iremos este verano a tostarnos al sol?

Besos de colores

Jaco dijo...

Personalidad aguijoneante... ¿eso es bueno o malo?

Kika... dijo...

Jaco, yo creo que mola, ¿no? Siempre que no se actúe como el escorpión en el círculo de fuego...

... aunque yo tengo dos Escorpios en mi familia, la Locutora y la Dra Marta, y más distintas no pueden ser... así que me temo que en esto de los horóscopos hay que creer lo justo...

Queens... pues claro. Lo de hacer flashback nunca se me ha dado bien... porque para atrás, ni para tomar impulso... :)

besos y magia,
K