14 mayo, 2008

Vuelvo a la tele, vuelvo a mi hogar

Una de mis catorce personalidades se llama la mileurista. Es una Kika de cuidado… y ha rechazado las posibilidades que le ofrece la vida moderna en cuanto a lo que el trabajo se refiere y ha decidido ser concursante profesional. Sí, sí. O traficante o concursante, tenía que ser.


No es que haya estado en muchos programas de la tele. De hecho, sólo ha estado en uno, el día en que nació como personalidad independiente. Y dado que sólo llaman de la productora una vez al año, dejo que la mileurista vaya al plató. Le hace ilusión y contribuye a la economía kikeliana de subsistencia, así que no le niego el capricho.


Aunque las otras trece Kikas se rebelan y se enfadan, porque a ninguna le gusta eso de la televisión. Dicen que en la tele casi todo es mentira. Y tienen razón, pero la mileurista afirma que eso es parte de su encanto, precisamente.


La historia de la tele se publicó en Kikel, os dejo el enlace por si alguien no la ha leído. Lo que pasa es que aquella vez la mileurista necesitó comodines y cómplices. La historia de uno de los comodines (un trepidante post, fantásticamente escrito), está aquí.

La cómplice era la hermaníssima, a la que le tocó estar entre el público en aquella primera experiencia televisiva de la mileurista. Y tendríais que escucharla contarlo.


Primero, la sentaron en el lugar establecido para el familiar o amigo del concursante. A cada lado, una señora bien maja con mechas y pelo bien alicatado. Las dos buenas mujeres decían que eran de Alcalá de Henares, y estaban fascinadas con mi pelo rubio natural y la belleza de mi madre (legendaria, como veis). La hermaníssima escuchaba con atención cómo ellas le contaban que iban a todos los programas, pero a los de noche, no, aunque pagan doble. Es que alguien tendrá que atender la casa, ¿no?


Mi hermana asentía como si le fuera la vida en ello, pero con cara de circunstancias. Tú vas a salir muy guapa en la tele. Y tu hermana se lleva el premio gordo, ya verás. Ellas, convencidísimas. La hermaníssima, pensando si desde la grada había altura suficiente para cometer un suicidio…


Pero faltaba lo mejor.


Había decidido – y cuando la hermaníssima decide, decide – que iba a batir el récord de la cantautora que más tiempo cantó en prime time en una tele nacional. La cosa estaba fácil, porque con cantar un segundo lo batía. Así que dio el dato de que cantaba en la entrevista previa que te hacen para preparar lo que te va a preguntar el presentador… y cuando él le dijo que si le cantaba algo… ella, ni corta ni perezosa, comenzó a interpretar Ain’t No Sunshine a capella. Perfecto. Mejor imposible. Sólo le faltó decir algo así como… hago coros en directo, en discos, bailo, canto y miren qué apañada soy, los interesados pueden enviarme un email… y miren cómo afino…


La frase del día fue la que le dijeron sus dos compañeras de público…

¿no has pensado nunca presentarte a Operación Triunfo?

3 comentarios:

Ager dijo...

Avisa cuando salgas!!! tus fans deseamos que ganes muchos millones y te invites a algo!

Suerte y...a jugaaaaaaaar!

hidden_angel dijo...

¿Cómo que vas a la tele? Ya puedes empezar a dar detalles sobre todo: día, hora, programa... Que esta vez, no sé dónde vas a estar, pero seguro que lo ganas todo!!!!!!!!!!!!!
Besinos

Kika... dijo...

Pablorrrrrr... en el concurso gané lo mismo que con tu disco, no te digo más...

:)

hidden_angel... pues eso, que no gané nada, pero el día que salga, te aviso (creo que a esa hora curras...)

besos y magia,
K