15 mayo, 2008

Lovesong

[Desinspirado en Lovesong, de The Cure, en la versión de Tori Amos.]




Nadie sabe que en realidad hueles a tostadas.


Los dos sujetamos la pared como si nos fuera la vida en ello y yo digo algo acerca de enamorarme, aunque no me enamoro. No sé si me enamoro.


Pero sí necesito,

dudo,

supongo,

espero,

escojo.


O todas las elecciones son acertadas o todas terriblemente equivocadas. El efecto es el mismo.


Lo que era absoluto ahora lo es por comparación.


Miedo absoluto,

certeza absoluta,

esperanza absoluta.


Me juego tiempo de vida en esta cuerda floja que no me sirve para despreciarte mientras paso a limpio mis sentimientos.


Probablemente mi riesgo te parezca pírrico. A mí el tuyo me está empezando a parecer una cárcel.


Nadie sabe que estamos a punto de cruzarnos.


Pienso seguir mirándote mientras pasas.


El frente,

la cara,

medio perfil,

perfil,

de espaldas,

te fundes con el fondo.


Yo me fundo a negro mientras pienso en qué dirección salgo corriendo.

De Un cierto calor, muy leve.


La foto... la barra del Café Colonial...

3 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

Lo único que te puedo ofrecer es una canción cogiendo algunas letras de la tuya: So Long de Rilo Kiley. Espero que te guste.

www.goear.com/listen.php?v=ce9c379

There it goes I can tell
You’re gonna to keep
your eyes to the ground
Waiting for something
to finally come around
Tell you that you knew
that you weren’t wrong
And it’s finally time for so long

So Long para "Un cierto calor, muy leve".

Besos, Ignacio

en tierra de nadie dijo...

Fundirse a negro es bonito en los videos y las películas. A veces significa una transición, otras un final. Pero, en la vida, no hay fundidos a negro. En la vida uno no puede congelarse, ni pararse. Hay que seguir corriendo. No importa en qué dirección. Sólo importa seguir moviéndose.

Bello poema. O texto. Si lo pones todo seguido es un texto en prosa.

besos

ETDN

Kika... dijo...

Ignacio, muchas gracias por regalarme otra canción... me ha encantado... y como sigues las evoluciones de ese calor (muy leve), te cuento que ayer escribí la que creo que va a ser su última página. He seguido tu consejo ahora que el calor deja de ser leve... aunque no sé si es por exceso o por defecto de calidez...

Marina... gracias. Es un engendro de esos que hago, que igual son palabras puestas en fila que en columna...
... creo que es difícil fundirme a negro, pero sí que a veces me confundo con el fondo. Y eso, para el caso, es lo mismo...
Ahora seguiré pensando en qué dirección salir corriendo... aunque reivindico mi derecho a quedarme quieta si quiero, supongo...

besos y magia,
K