03 mayo, 2008

Historias del Kika

Ayer, sentada en un bar, en el escenario de un bar, pensaba.

Me da miedo terminar convirtiéndome en un personaje. Que este blog, y otro blog, y el blog siguiente terminen por hacerme una Kika de novela, que el grupo de amigos sea como el de Historias del Kronen (por poner un ejemplo semiespantoso, o similar, o distinto) y que cualquier mal día me despierte convertida en un papel de película interpretado por Najwa Nimri o… Loles León.


Supongo que esto pasa cuando es vida lo que se escribe.

De momento, el puente da ya para escribir otra novela tipo las de José Ángel Mañas, ese escritor que en tiempos – ahora ya no lo sé – era el terror de las nenas… pero no me da tiempo. Así que resumiendo, telegráficamente:

- nueva colección de bisutería

- no hay año en el que la convocatoria de la oposición no me fastidie unas vacaciones

- B, te estoy haciendo caso

- magnífica noticia… él no se va…volvemos a los bares…

- shock televisivo (pero shock de verdad, esto hay que contarlo)

- concierto de Rafa Pons

- un nuevo hombre gato

- he vuelto a ponerme la camiseta de Liquid Madrid

- recidiva de salud, contrarrestada con más fuerza

- soy la mejor acompañada, así es…


Estoy de viaje interior. Creo que vuelvo el lunes.


A ver, banda sonora.


clic


(sonriamos)

2 comentarios:

hidden_angel dijo...

¿Sabes que has escrito el lunes, cuando el domingo acaba de empezar? So weird!!! ¿Y si tu vida es una novela, qué tipo de personajes somos el resto?
No, bonita, nuestra vida es mucho más apasionante que una novela y, en cuanto nos dé por contarla en condiciones, en vez de dar pinceladas, nos vamos a forrar. Que se prepare la Lucía Etxeberría. Que nosotras estudiamos humanidades y mira lo lejos que se puede llegar con esa carrera!!!
Besos!

Kika... dijo...

Es verdad. Nos vamos a forrar. O nosotras o nuestras evil alter-egos...

... nos vemos, cielo.

Besos y magia,
K