10 mayo, 2008

El estanque de tormentas (I)

Para el Arquero, que con un poco de suerte me leerá desde la otra mitad del mundo, este poema y esta canción.






[Nuevo poemario, nuevo fotopoema.

Es un proyecto bonito, este estanque de tormentas.

Pero
Un cierto calor, muy leve... sigue vivo. No lo quiero dar por cerrado, al menos de momento.]

3 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

No podía empezar mejor. Es una idea magnífica. Y la foto, ¡chapeau!

Cuando el calor deje de ser leve, ciérralo.

Gracias como siempre, Ignacio

Kika... dijo...

Cuando el calor deje de ser leve, ciérralo.

... tienes toda la razón...

(sonrisa cómplice)

gracias a ti, miles, muchas...

besos y magia,
K

Arquero dijo...

Recuerdo que me descubriste esta canción hace algunos meses. Recuerdo haber escuchado esta canción por primera vez cuando el sopor del verano anodino en la vieja Iruña y en el viejo Reyno comenzaba a parecerme peligroso. Recuerdo llevar esta canción en la cabeza durante muchos días volviendo a casa por la Avenida Sancho el Fuerte. Recuerdo haber llevado esta canción en bucle en el mp3 caminando por Madrid algún fin de semana que volví y pensando mientras oía a Tori Amos que los años que pasé en Madrid cada vez me parecen más llenos, más dignos de orgullo.

Esta canción marcó el comienzo de mi strikeback tras año y medio en el infierno, y otro más extasiado cuando mi vida pareció ponerse interesante.
Esta canción forma parte de la banda sonora de mi vida, ahora más.
Mila Ezker.