04 mayo, 2008

Cinco minutos


clic


I wanna talk tonight

Until the mornin' light

'Bout how you saved my life

You and me see how we are

You and me see how we are

Talk Tonight, Oasis



Cuando te veo, recuerdo por qué te abrí la puerta.


Porque venías para cinco minutos.


Pero entraste hasta la cocina. O, mejor dicho, hasta donde casi nadie llega. Es como si hubieras entrado en mi habitación al poco de conocerte. No había grandes planes, ni siquiera los había pequeños. Sin agenda, sin ideas preconcebidas, bordeando la sorpresa y la cara de miedo. Lo llamaste espontáneo, y creo que tienes razón. En una vida en la que casi todo es espontáneo, en la que claramente peco de no pensar en consecuencias y mucho menos en causas y motivaciones, asistí como una espectadora atónita a lo que ocurría. Ni siquiera hay acuerdo sobre la secuencia de los acontecimientos.


Y ahora, mira, ocupas la segunda persona, el primer puesto de alguna clasificación, ostentas algunos honores y otros deshonores. Todos los días aprendo algo. Esta semana, algo nuevo mientras he mirado por la ventana y pensado en todo, incluso he visto el final de todo, o lo que pensaba que era el final. Me he preguntado y no he encontrado respuestas hasta que he vuelto a dejar las puertas abiertas otros cinco minutos. Abrí las compuertas al sufrimiento y las lágrimas, esas mismas que ahora parecen habérselo llevado todo dejando un pedacito de mi vida en paz.


Ahora que caen bombas por todas partes, que los ejércitos de sentimientos ya no pelean según los usos de las guerras, ni aplican las Convenciones de Ginebra, después de generar conflicto, he encontrado un poco de paz. Y eso, ahora que mi vida parece una calle de Sarajevo o un trago amargo por momentos, vale mucho. No se trataba de recuperar, ni de romper la baraja y no volver a jugar. Yo ni siquiera sabía qué había que hacer.


No hay garantías.


De hecho, llegué a pensar que en este juego – si es que es un juego – tenía todas las de perder.


Ahora creo que quizá estaba equivocada y que el premio es otro. Ese ya es mío. Creo.




La canción… tiene una letra que no pega con el post, pero me vino a la cabeza y ya sabemos cómo son estas cosas… además, cosa curiosa, dura cinco minutos exactos. Creo que sería mucho más propia esta, Welcome, de Heather Nova (cuyos discos son imposibles de conseguir por aquí, una verdadera pena…)



Esta semana… dentro de muy poco, una primicia primiciosa…


4 comentarios:

Sibila dijo...

kika, hay que dejar la puerta entreabierta siempre!!!

nada de 'sólo 5 minutos'... porque nunca se sabe quien puede entrar y quedarse ;)


un besito!


[me encantó verte el sábado y disfrutar de la comprensión mutua de esas 'Realidades Paralelas']

Anónimo dijo...

que digo yo, que como nadie dice nada, que...que hay de esa primicia???
y besos, pues, tambien!

cerillasGaribaldi dijo...

Hola Kika:
Veo que no te das cuenta que el premio eres tú. Tú no pierdes, contigo siempre ganan. ¡Cambia el chip!
Besos, Ignacio

Kika... dijo...

Sibila... tienes razón... me encantó verte... y voy a poder comentarte en tu fotolog...

Anónimo... la primicia, el martes 6 (o sea, hoy) a las 13:00h exactamente...

Ignacio... ¿me puedo hacer una pegatina con lo que dices? Porque creo que tienes razón y además me tengo que aplicar el cuento...

besos y magia,
K