30 abril, 2008

zapatos rojos


eres acreedor del primer poema
triste de la primavera
de la primera mirada insensible
a la alegría de zapatos rojos


De Un cierto calor, muy leve.

2 comentarios:

Sibila dijo...

me encanta el texto.

[aunque sea tan triste]


más besos


pd:si es insensible a esos zapatos, no merece ni verlos/te!!!!

Kika... dijo...

:)

Te los regalo para cuando los necesites.

Cuando soy feliz o cuando quiero serlo, me pongo zapatos de colores. Es un gesto que me pone más contenta aún.

Los zapatos rojos son los que más efecto tienen. Pero ese día, esos 4 versos, la situación, me dieron ganas de quitármelos. Pero hoy he salido a la calle con unos verde agua. Mañana me pondré los rosa chicle...

Sé feliz, Sibila.

Nos vemos.

Besos y más magia,
K