29 abril, 2008

A prueba



Dice Rob Thomas – ese filósofo del siglo XXI – en su canción How Far We’ve Come, que se supone que el día del fin del mundo empezaría como cualquier otro día.

Es cierto. Es un día normal que empieza de manera extraña.

Me despierto a las seis recordando que una vez soñé a alguien sin boca. Y preguntándome si con ese sueño quizá él quedó condenado a no volver a tenerla. Cuando me despierto a horas intempestivas, siempre leo poesía. Así que cojo
Do lado de dentro, de Manuel Cintra, y me enredo en sus versos llenos de humedades, mujeres y gatos que mueren. Gatos que mueren pero que hacen que crezcan árboles sobre sus tumbas.

Siempre me alivia, pero claro, recordemos que es el día del fin del mundo, así que me como el libro entero y sigo igual, intranquila, con la mente en una tempestad de mil nudos. Se me acaba el tiempo y no sé si lo sé.

Hasta que el asfalto se resquebraja, y el mundo se resquebraja, y siento que mi resistencia mental se está poniendo a prueba ella sola a base de estirarlo todo tanto que cada cosa se convierte en su opuesto, cada decisión en una contradicción, y cada atisbo de placer en dolor.

Todo es por mi culpa. Hasta el hecho de que la nada haya decidido hacerse patente hoy. El mundo se termina.

No sé si echarme a llorar.


Aún… queda lo mejor de la Intersección… pero ya no sé en qué fecha se escribirá… no vaya a ser que el mundo se termine mañana y me quede sin dar la primicia…

9 comentarios:

Queens dijo...

Aunque haya dias que todo parece venirse abajo, hay un mañana con las páginas en blanco para que te recuperes y lo llenes de alegria y felicidad.

Un beso y un abrazo enorme.

Q

PD: nos debemos un spa relajante despues de una vertiginosa y oscura bajada por el tobogan.

Kika... dijo...

Tienes toda la razón. Nos lo debemos.

Gracias. Te quiero.

besos y magia,
K

cerillasGaribaldi dijo...

Parece que tienes el bajón después del frenesí de vuestra campaña promocional.

Como siempre me sorprendes con MB20, a los que tenía olvidados desde el Mad Season.

La música y la poesía, las mejores medicinas para vencer a la nada; y las palabras cibérneticas en estas conversaciones filtradas por las pantallas y los teclados, en formato de Blog, que nos permiten hacer pie y respirar cuando tocamos fondo.

En cualquier caso, no tienes la culpa de nada, faltaría más.

Besos, Ignacio

Anónimo dijo...

después de una inoculación de adrenalina pasan estas cosas...
hay que saber mantenerse arriba
un Beso

Arquero dijo...

Genial el nuevo header. Funambulismo al máximo entre el visión cubista sintética de las calles de Madrid, las imaginativas proximidades de la Isla de Nabumbu y las prolíficas llanuras de Kikel.

Para seguir con el cómputo, además del SPA, apunta también el pago de alguna cosa que te debo; lo cumpliré antes de que acabe mayo, antes de que vuelva a volar sobre el atlántico y, en cualquier caso, antes del fin del mundo.

Anónimo dijo...

No te rindas. Nunca.

6alilea dijo...

No te eches a llorar, kika...
Ya sabes que el presagio del fin de un mundo, es la gestación de otro nuevo que siempre puede tender a mejor. Y si no lo sabes, créetelo y verás ;)

Un abrazo, guapa.

Carmen dijo...

¿Te das cuenta de cuántos días del fin del mundo vivimos? No es posible que haya tantos, así que, por si acaso lo es un día de estos, nos ponemos la poesía y tomamos una cervecita, ¿te apetece?

Kika... dijo...

Ignacio... te he enviado la foto de nuevo, cuéntame a ver si te llega. Y gracias por ver que no era mi culpa. Creo que ahora empiezo a comprender...

Anónimo... yo siempre me mantengo arriba, lo que pasa es que flotar libre entre las nubes a veces se paga, pero prefiero flotar, prefiero flotar... ahora... esa palabra, "inoculación", además de encantarme, me da alguna pista... me alegro...

Arquero... ¿sabes que eres la segunda persona que me da la enhorabuena por el header? ¡Una diseñadora me lo ha dicho también! ¡Una diseñadora de las buenas!... necesito verte, te echo de menos, me duelen las entretelas... te espero...

Anónimo... me pasa como con el otro anónimo, creo reconocer tu anonimato, pero no sé... en cualquier caso, gracias desde el mundo perdido de las hadas que cantan a la Luna...

6alilea... tu comentario me ha ayudado mucho, a ver cómo, de nuevo, estoy grávida de porvenir... miles de besos y a ver si nos vemos otra vez dentro de poco (si puede ser, en una fiesta)...

Carmen... I love you! Cuando quieras, cuando quieras....

miles de besos,
magia,
y gracias
(viene tormenta, sacaré la varita)
K