11 abril, 2008

La receta

Te voy a dar la receta.

La de aprender a temer menos
mientras deseas despacio.

Velocidad de gotas de aceite.

Estoy tentada de ti y no sé cómo,
supongo que soy mejor si no me miras.

Silencio sentado en la barra.

Las vueltas lentas del aire
sobre adoquines y charcos.

La escribo letra a letra.

Para ser el primer contraste
incómodo en tu penumbra matinal.

Sorteo la frontera resbaladiza.



De Un cierto calor, muy leve.

3 comentarios:

Kika... dijo...

De nuevo... cabecera mutante... paciencia, paciencia...

besos y magia,
K

Henar dijo...

ay kika, que he soñado contigo, que estabas dando a luz y te asistía Vane, y la niña iba a tener un nombre muy raro, como de hija de Isabel II o así... ¡Buf! Se nota que, en estos momentos, estoy siendo tía!! (segunda, segunda).

Besitos besitos,

Henar

Kika... dijo...

¡Madre mía!

Con lo que me gusta salir en los sueños de la gente... pero ¿dando a luz? Era metafórico, ¿verdad?

Y me asistía Vane... buena comadrona, sí señora...

El nombre no me lo puedo imaginarrrrr... Chuchifrutis Miranda de Todos los Santos?????

... que todo salga bien, bien, tu sobri (segundo, segundo) va a ser un triunfador, porque esto de aparecerse por poderes en un sueño en el que salgo yo en ese excelso momento... (tengo yo algo de hada de partos y de niños, ya lo contaré)...

muchos besos, qué ganas de verte... y mucha magia onírica...
K