22 abril, 2008

Intersección (II): Cuestión de presupuesto

No sé demasiado bien cómo comenzó todo. Por no acordarme, ni siquiera recuerdo a quién se le ocurrió. Tuve algo que ver, seguro…


Los acontecimientos se desarrollaron, básicamente, así.


Conocí a Pablo Ager en el taller literario, al que había llegado de la mano de Guille Ortiz. Me contó que en cosa de algo más de un mes presentaba su disco nuevo. Y se me cruzaron dos cables: el de mi amiga Queens, que siempre tiene ideas buenísimas en materia de promoción (lo que hace tener estudios al respecto), y la idea de que todo lanzamiento necesita su estrategia de marketing, sus apariciones en prensa o una aguerrida fuerza de ventas dispuesta a colocarle el disco a cualquiera que pase por delante.


Y una tarde, después de ver a Luis Ramiro en el Retiro, convocamos una reunión urgente en una cafetería cercana. Allí, se gestó el plan de marketing. Bueno, no tanto como eso. Lo que sí que hice fue lanzarles el guante a Queens y Lady K, ante la presencia del Pequeño Saltamontes. ¿Por qué no organizamos una campaña de promo para el disco de Pablo?


Pero había que explicarlo todo. Que este año ganaríamos la mitad que el año que viene. Vamos, que nada… y nada de nada. Y que nuestros sueldos tendrían muchos ceros… de hecho, todas las cifras serían ceros. No sé qué pasó, pero creo que nos contagiamos de ilusión… y ellas me dijeron que sí. Son las mejores.


De ahí, al reparto de papeles. Lo que más molaba del tema era que cada una sería jefa de su propio departamento. Como no había nadie más…


Queens dirigiría la campaña y el departamento de marketing. Lady K, eventos, salas, contratación, bares y todo tipo de cosas. Yo me pedí ser la jefa de prensa. Más tarde, añadimos a la hermaníssima como jefa de ventas del disco, porque es la única capaz de venderles neveras a los esquimales, con su sonrisa de jefa de zulitolandia.


Lo mejor fue cuando Queens preguntó eso de… ¿y de cuánto presupuesto disponemos? Poniendo mi mejor sonrisa, le dije que eso era lo mejor.


- El presupuesto es el mismo para todos los departamentos.

- ¿Ah sí? Muy bien, que así no hay envidias entre nosotras por la utilización de los recursos.

- Queens, es que el presupuesto se cifra en… cero euros. – le contesté, esperando un exabrupto.


Lejos de alterarse, ella me miró tranquilamente y dijo:

- Perfecto. Empezamos la semana que viene, si Pablo quiere.


Mañana, más.

6 comentarios:

carmen moreno dijo...

Os puedo contratar para el marketing de mis libros? Andaaaaaaaa, di que sí...

Kika... dijo...

Por supuesto, Carmen!

Ya ves que no nos arrugamos ante nada...

besos y mucha magia,
K

Ignacio dijo...

Empieza muy bien....
Ignacio

Marian dijo...

Mmmmm, la cosa promete, porque seguro que Pablo dijo que sí :)

Un besazo

Kika... dijo...

Bueno, ya está el tercer capítulo...

... a ver qué tal...

besitos y magia a los dos,
K

Odisea dijo...

Aquí no nos vamos a ir tan lejos en el recuerdo. Baste con remontarse a principios de junio de hace 2 años. Me recuerda este capítulo a ese entusiasmo que tenía yo al descubrir la Música de Pablo.

otro beso (entusiasta)