28 marzo, 2008

Tato y Steve McQueen

Mi sobri Tato se parece a Steve McQueen.

Físicamente.

También en su amor por las motos.

Yo veo La gran evasión y me lleno de ternura, no sé por qué.

Quizá porque quiero escapar, o porque alguien me ama y no sabe mi nombre.

O porque estoy casi segura de que toda la gente a la que quiero lo sabe. Que les quiero. Que estoy.

A pesar de que haya días en los que sólo tengo ganas de escapar, cavando un túnel de luz con las manos.

Ya vuelo, ya es viernes.

Ya me despojo de todo, de la camisa blanca y de las nubes, de alguna restricción moral, del cansancio de una semana donde me ha ocurrido de todo. Y lo que me queda.

Sólo estoy segura de una cosa.

Si estoy aquí, si estoy así, es porque quiero estar.

No es poco.

Bueno, estoy segura de eso y de que me encanta Steve McQueen. Y ni era alto, ni tampoco el más guapo... pero ahora no me voy a poner a pensar por qué me gusta... que es viernes...

2 comentarios:

Ignacio dijo...

No dejes nunca de estar aquí, please.

Kika... dijo...

Por gente como tú no me muevo.

besos y magia,
K