31 marzo, 2008

Espectáculo cómico-musical

La hermaníssima, Raquel y yo fuimos ayer a ver un ensayo de Koven, grupo con el que nos unen muchos lazos afectivos y musicales. Musicales porque nos gusta lo que hacen, y afectivos porque les queremos mucho, para qué engañarnos. Nos presentamos por sorpresa, aun a riesgo de que nos echaran de ahí, con la promesa de portarnos bien y no hablar ni emitir ruido alguno que pudiera perturbar la paz de 120 decibelios del local.

Claro que lo mejor se produjo cuando terminó el ensayo. Claudio, la hermaníssima, Raquel y yo nos dedicamos a ensayar Princesa para una hipotética Noche Sabinera. Claudio tocaba la guitarra mientras cantaba fenomenalmente. Nosotras, los coros y el estribillo. No diré que mejorábamos la versión original, pero lo que nos reímos…

De ahí pasamos a crear nuestro propio espectáculo cómico-musical. Bueno, no. Musical. Pero casi cómico porque las carcajadas – por lo visto – desafiaron a la insonorización del local y se oían perfectamente en el pasillo. Raquel – que tiene una muy bonita voz – gritaba Madriiiiiiiiiiiid como si estuviéramos dando el concierto ante un estadio repleto de gente. La hermaníssima ponía cara de artista profesional atacada de la risa. Yo me preocupaba por cantar afinado haciendo una segunda voz que nadie sabe todavía si era un sonido gutural o un susurro gatuno digno de Carla Bruni, mientras tocaba una pandereta invisible…

Y claro, como todo espectáculo más o menos graciosillo, tuvo una gran acogida. Al principio la gente te mira raro. Pero luego se unen. Rubén, guitarrista de Koven, pasó a tocar la batería, cambiando todas las canciones de ritmo. Ahí demostramos que somos unas cantantes de raza, porque él se lo pasaba estupendamente haciéndonos la puñeta. Después, Torry (que normalmente ocupa la batería), asumió la dirección del evento con la guitarra de Ruben (qué promiscuidad de instrumentos). Hicimos una versión death metal de La Bamba que no tuvo desperdicio, y estoy segura de que si La Oreja de Van Gogh llegan a escuchar nuestro El 28 avant-garde a ritmo heavy… nos contratan para sustituir a Amaia Montero… o algo…

… echamos un poco de menos la participación de Javi, el bajista de Koven, que es un santo, a juzgar por su cara mientras nos miraba con una mezcla de paciencia e interés… y la de Ana, cantante del grupo… aunque no sé si a cuatro voces la instalación sonora del local habría aguantado…

Hubo otros momentos estelares: Raquel y yo interpretando los gritisjí de Lucie Silvas (sólo guitarra y voz, con un par), canciones a capella, Pongamos que hablo de Madrid con Claudio en su papel de Sabina, la hermaníssima a la batería (diciendo que ese instrumento no es para chicas con falda)…
… hasta que se nos ocurrió lo más insospechado. La verdadera blasfemia musical. La guinda del pastel. Haríamos una versión de Koven. Con el autor, Rubén, (o uno de ellos, creo que parte de la letra es de Ana) delante. Qué narices. Con el autor como guitarrista.

Eso no lo hace cualquiera. Sólo nosotras, que somos unas inconscientes. Así que cantamos La Huida
, con Claudio a la batería y Ruben a la guitarra. Un pequeño paso para la historia de las versiones musicales, pero un gran paso para nosotras. La hermaníssima ya lo era, pero Raquel y yo hemos hecho la entrada en el mundo de las divas multidisciplinares.

(gran carcajada)

Y gracias a Koven por prestarnos todas sus cosas… y por ayudarnos…

2 comentarios:

La hermaníssima dijo...

Te has olvidado de mi versión de "Sufre mamón" a la batería...
Las risas de ayer todavía resuenan en mi cabeza, asi que me han hecho el lunes más ameno.

Kika... dijo...

Nos hemos acordado de más cosas... y hay que contarlas en plan resumen:

- La hermaníssima le pidió a Torry que tocara la primera canción que había aprendido a la guitarra... así que todos interpretamos "Stand By Me" a ritmo de rock...

- La frase de Claudio a la hermaníssima: "¿El micro se acopla o eres tú cantando?"... ja ja ja ja...

- Cuando la hermaníssima le pidió a Ruben que tocara la primera canción que había aprendido... él dijo que no podía ser, que era el "Padrenuestro"... y Raquel dijo que lo cantaba... y lo cantaron... (yo mandaría una maqueta al Vaticano)...

- Claudio a la batería... diciendo que se iba a apuntar a una banda para tocar "el tambor"...

- La heraníssima y Rubén (conmigo en el papel secundario de coros y danzas chorras), cantando eso de "se me ponen si me besas... rojitas las orejas"...

- ¿Que no te sabes la canción? Pues no importa... porque "Smoke On The Water" fue cantada con una letra que era, más o menos: Guachipeich jareeeenorreeeee jarrrrlll peraaagüerrrrr...

- Las inolvidables versiones de "The Show Must Go On", de Queen (en plan superdramático de la vida) y "Nemo", de Nightwish... un repertorio más variado... sólo lo tienen El Consorcio y las orquestas de pueblo...

- El momento en el que me dijeron que "me tocara algo"... y yo dije que no podía, que toco "en zurdo"... y alguien dijo que eso era como tocar la guitarra en inglés...

besos y magia,
K