13 febrero, 2008

Un asuntillo de cuernos

Menuda semanita. Y encima se me acumulan las cosas que contar, pero ya estoy de miércoles y por lo tanto, tengo el cerebro medio desconectado.

Voy a contar una historieta en plan comedia ligera, aunque muchos a estas alturas, después de leer lo de cuernos ya estarán pensando en que se trata de un auténtico vodevil.

Como mucho, esto sería un vodevil de tráfico…

La Jessy (ya hablaré de la Jessy cuando toque) tiene un amigo que es madero. Perdón. Agente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Lo llamaré como llamo a los policías cuando les pido que me dejen pasar por donde no se puede.

Señor Agente.

Concretamente, su cometido se resume en plantificar unas multas de órdago a los conductores malvados. Y cuidado, que se sabe la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común mejor que yo, que he tenido que estudiármela para la oposición.

El tema del tráfico es muy importante también por motivos de seguridad. De hecho, el amigo de la Jessy estuvo a punto de morir una vez, en una operación rutinaria en la que identificaba un vehículo y que terminó con los agentes sacando el arma reglamentaria. Y eso sí que da miedito.

En fin. El caso es que el otro día, en cumplimiento de sus obligaciones, nuestro amigo el Señor Agente paró a una furgoneta y le pidió la documentación de vehículo y conductor. Bueno, la documentación no se la pidió a la furgoneta, sino al tipo que iba dentro, evidentemente.

Todo en regla. Hasta que ocurrió algo raro. Primer acto del vodevil.

- ¿Lleva carga?
- No, no – responde el conductor de la fragoneta.

Pero el Señor Agente, que es muy suspicaz, le vio un gesto un poco raro al tipo, entre un ataque de diarrea y otro de estreñimiento… y le volvió a preguntar:
- ¿No lleva nada? ¿De verdad?
- Bueno, no, sí, no sé…
- Abra, por favor.

Y hete aquí que nuestro Agente favorito realiza un terrible descubrimiento. Segundo acto del vodevil.

La parte de atrás de la furgoneta estaba llenita de cuernos. Cornamentas. Astas. Protuberancias óseas animales. Como se quiera llamar.

Claro, la pregunta era inexcusable:
- ¿Tiene algún tipo de albarán de esto?
- No… bueno… no sé…

El intrépido Agente, que de tonto no tiene un pelo, decidió llamar por la emisora de radio a la brigada competente en cuestiones de naturaleza y similares. Primero se puso en contacto con su Central, que le ordenó que permaneciese a la escucha.

Aquí se impone una nota técnica. Por las emisoras de los Señores Agentes se oye todo. Hay que tener mucho cuidado de no activar el micrófono en un momento equivocado, porque entonces el universo puede enterarse de que te cagas en tu jefe, de hecho puede enterarse hasta tu propio jefe. Así que imaginaros a la concurrencia cuando escuchó esto (tercer acto del vodevil):

- Central a 9025, hemos establecido comunicación con la brigada de protección de la naturaleza. Manténgase a la espera…

Y al rato, la frase del siglo.

- Aquí Central a brigada de protección de la naturaleza, les va a hablar el 9025 sobre un asunto de cuernos

Silencio absoluto en la emisora. Todo el mundo escuchando, porque todos tenemos alma de reporteros de investigación o de tertulianos de programas del corazón, hasta que desde la Central acotaron y explicaron…

- … un asunto de cuernos… de animales…

Ya no sé qué versión era peor. Ji ji ji.

7 comentarios:

Ignacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ignacio dijo...

Los cuernos ... de animales, me tocan de cerca y quizá me llaman menos la atención.

Me gustaba mucho el del municipal negro o de color (nunca sé como acertar) de San Sebastián o Donosti (tampoco sé como acertar) que paraba a los motoristas y les preguntaba:

- ¿Tiene papele? (la S la aspiraba)
El pobre chaval respondía tímidamente:
- No.
Y nuestro amigo aprovechaba la coyuntura diciendo:
- Pues yo si (y sacaba la libretilla de las multas).

Por otro lado, gracias por conseguirnos "Deseo que seas locamente amado". Supongo que la magia te guiará hacia estos paraísos.

Buenas noches y buena suerte, Ignacio

Lilith dijo...

Conclusión, nunca te cagues en tu jefe por la emisora de la Policía...

Kika... dijo...

Exacto, Lilith, exacto. Tengo que escribirte, no te creas que me he olvidado, pero es que estoy hasta arriba y tu email precisa de una buena respuesta!!!!

Ignacio... muy bueno lo del municipal, y disfruta de lo que escribe Xarlota... pero no te vayas de aquí... KikaPop te echaría de menos!!!!

Besos y magia,
K

Kika... dijo...

Huy!!!!!!!!

Como siempre, la ley me ha jugado una mala pasada (en qué cuernos estaría pensando... Gerardo, vuelve a mi vida, que a ti te ponía el Derecho Administrativo), vamos... que gracias anónima por hacerme saber que la 30/92 es la del Procedimiento Administrativo Común...

... así que corregido queda!!!!!!!

(ay madre, me pencan, si eso lo digo en el examen, me pencan...)

Anónimo dijo...

y tú que decías que te la habías estudiado... no pasa nada, los títulos nunca caen, ja, ja

por otra parte también tengo un "amigo agente" (como la inmensa hermanísima) y cuenta historias similares, ji, ji, si me djas:

paseando con su querida un día de paisano por los boulevares (a. aguilera), ve como una chica que simula estar embarazada da un tirón de un bolso a otra paseante. él, cumpliendo con su deber, se lanzó a por la "tirona", y cayeron al suelo... entonces, el resto de paseantes...pensando que él agredia a la supuesta delincuente..comenzaron, tal cual cómic, a darle con sus bolsos en la cabeza

besazos, guapa
L

Lilith dijo...

No pensaba que te hubieras olvidado de mi, pensaba mucho peor!! (jaja)
Espero pues, con ansia la respuesta (bueno, con el poco ansia que tengo que no se debe a estar hasta el cuello de trabajo).

Anda, es verdad lo de la 30/92... en derecho me acostumbré a no leer el nombre completo de las leyes!