11 febrero, 2008

Dicen que tengo manos de joyera

Para el Lobo,
(cuyas manos aprovecho cuando las pone en forma de cuenco para recoger el arroz que compone mi cuerpo... aunque para hacerlo, el sábado tenga que terminar en domingo)


hoy mis manos de joyera
trabajan a destajo
fijo discontinuo
sobre la plata de tu cuerpo
infinito

y el mío, inagotable
inagotable piel
regalada sobre la cama:
no tengo manos,
son instrumentos
de precisión
que cincelan la
discreta depresión
que me acompaña
a las siete de la mañana

ahora mis manos
acarician el aleph
teórico pero existente
igual que
moldean estaño
o preparan esmalte
recuerdan
cada pulsión
escondida bajo
el arco de mi espalda

a mí me sobran manos
a ti no te faltan
no son de orfebre
ni de guitarrista
o alfarero:
tienen dedos de lobo
garras y uñas
con ojos
que ven dilatando
el calor que me sobra

besan tus manos
a las mías de joyera.

ya lo dijiste:
desconfía de los dedos
sin boca.


de Mañana empieza en ti

2 comentarios:

Lara dijo...

Mmm

Qué bien, Kika, esto tiene algo más antiguo, más rítmico, más romance y más... estás afilando bien, ¿eh?

Y por lo demás, te veo tan carnal que me encanta.

Kika... dijo...

gracias...

... mi lado carnal escrito estaba dormidito, pero se despierta, se despierta, tienes que ver tú en eso también, porque creo que estoy buceando en cosas distintas gracias a leerte, gracias al taller... gracias...

besos y magia,
K