19 enero, 2008

Reincidencias

Llevo semanas diciendo que la frase que mejor definirá los acontecimientos de 2008 es juré no recaer y reincidí contigo*.

Que sí, que sí. Que yo sirvo para augur.

Año de reincidencias. De vueltas. Guille diría que de bucles.

El número 8, símbolo chino de fortuna y perfección (creo), tiene forma de bucle.

De signo de infinito que se persigue a sí mismo.

Pensé que sólo me estaba pasando a mí. Pero no. Anoche hablé con otra hadita y le ocurría lo mismo. A falta de una explicación mejor, trataré de exonerarnos diciendo que no es nuestro signo del zodiaco, porque no es el mismo. Yo empiezo a pensar que es una cierta incompetencia emocional que produce innumerables distorsiones en lo que hacemos, que causa que todo se repita aunque nunca (menos mal) sea exactamente igual.

Teníamos ganas de hablar, y yo tenía el móvil atrapado en el cuarto de baño, así que hablé aprovechando el brillo que el alicatado azul da a la voz. Qué tal, qué tal… si nos pilla Freud se remueve en su tumba. Lo que tenemos, por lo visto, es de libro. No sé si viene en Psicopatología de la vida cotidiana o en algún best-seller de autoayuda.

Me aterrorizó ser un posible objeto de estudio para el psicoanálisis, aunque pasados dos minutos vi que nuestra inflación de reincidencias nos gusta un poco. Un poquito. Un gramo inconfesable. Que nadie se llame a engaño. No nos gusta sufrir por reincidir. De hecho, no nos gusta sufrir en general, si podemos evitarlo. Pero como buenas esperanzadas – creo que su nivel de esperanza no llega al mío, pero anda muy cerca - siempre introducimos alguna nueva variable en la reincidencia para que no sea igual. Nos hacemos ilusiones de no estar reincidiendo.

Y luego nos lo contamos y nos reímos.

Volvemos. Las kamikazes de las relaciones, las en-amor-(h)adas
. Porque nos da la gana. Y que venga Freud y lo vea. Ja. Ja ja ja.

Cuando lo escribo separado es una risa digna de mi peor personalidad. Llenita de sarcasmo.


*… de una canción de José Luis Manzanero… Mundo de ciegos

La foto… toda una declaración de principios… porque soy una mujer con algunos principios… y algunos finales…

6 comentarios:

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Qué curioso! Esta mañana he escrito a una amiga: "X es un ejemplo de la incompetencia sentimental femenina" y me he sentido super original. A la misma hora, más o menos, estabas tú escribiendo lo mismo!! (aunque el X sin duda era diferente).

Besos y buen fin de semana,

G.

elhadadelteléfono dijo...

Siento defraudar al anterior comentarista, pero lo de la incompetencia emocional ya lo inventaron los psicólogos...

¿Y sabes por qué reincidimos? Porque tenemos capacidad de sobra para renacer de nuestras cenizas (¡y cada vez tardamos menos!). Así que, yo creo que lo que nos pasa es sobrecompetencia emocional.

Besos de hada al teléfono

Lara dijo...

Niñabuclearrebatadora.

Kika... dijo...

Guille... para que veas... "nihil novum sub sole"... eso va más allá de las casualidades, leyes de Hooke, bucles y otras cuestiones conexas...

haditadelteléfono... pues mira, sí. Ya estoy hasta las narices de tener que ir pensando que mis emociones son disfuncionales cuando quizá lo disfuncional sea cualquier otra cosa...
... viva la supercompetencia emocional... sobre todo porque creo que cuando me hablamos, me oíste bien, más o menos feliz y más o menos fuerte... ¿no?

Lara... es que cuando abro la espita, no paro... por comentarios como el tuyo sigo escribiendo...

Besos y magia a todos,
K

elhadadeltelefono dijo...

Te vi mucho mejor que la anterior vez. Siempre estamos mejor cada vez, duele menos, dura menos, somos más fuertes y más felices. Estoy ideando la tapa con la que lo celebraremos esta vez (boquerones con anchoas ya fue...). Es lo bueno de la supercompetencia, que convertimos lo malo en aprendizajes buenos. Disfuncionales son los que no aprenden y repiten rutinas. Nosotras cada historia la vivimos como nueva, aunque nos repitamos. Es la vida de las hadas.

Kika... dijo...

Y tú eres maravillosa.

Para qué darle más vueltas.

Besos desde nuestro planeta hadístico...
K