26 enero, 2008

Impromptu número 3

Anoche estuve en el concierto de Paco Bello, así que debo la crónica. Llegará.

Pero la semana ha estado presidida por la Luna en todas sus facetas: las buenas, las malas, las regulares.

Yo pertenezco a la tribu de los más lunáticos. Soy Cáncer. Menos mal que nos compensaron con la Luna de astro regente, porque vaya nombrecito que tiene mi signo...

Esta semana he regalado dos poemas, los dos sobre cuerpos celestes, los dos para dos cuerpos celestes. Este es el de
Lady K
, quizá sea un poco ñoño, quizá sea sencillito. Pero las buenas canciones a veces son sencillitas. Y las más, un poco ñoñas. O eso me han dicho.

Allá va.



nunca, nunca des la espalda a la Luna llena

ya sé que remueve conciencias
ya sé que (e)riza el pelo
ya sé que nos da ese algo de licantropía que produce miedo
pero al final
ese miedo
esa inconsciencia
ese pie en el alféizar
a punto de saltar
incontinentemente emocional

nunca, nunca le des la espalda
la Luna llena es como el mar


No hay comentarios: