19 diciembre, 2007

Poética de andar por casa

Siempre digo – ayer mismo me tocó explicarlo, por ejemplo – que tengo muy claro lo que es un buen poema.

Los poemas son como tazas, y su tema (o los objetivos que se persiguen cuando se escribe, o su pretexto, o lo que sea) es como el mar. El mar, evidentemente, no cabe en una taza. Los poemas malos o regulares son tazas en las que no cabe el mar, como sería lógico pensar. Pero un buen poema obra el milagro haciendo que el mar quepa dentro de la taza. El mar completo, con infinitas moléculas de agua, la sal, las algas, los peces y hasta el calamar gigante de las profundidades abisales. El poema consigue lo imposible. Lo aparentemente imposible, al menos.

Por eso me paso la vida tratando de meter el mar dentro de cualquier recipiente. Me da igual una taza que un vaso de los de vino, una copa de cóctel, una olla exprés o el cubo de fregar.

No quiero decir con esto que este minuto transparente sea bueno.

Sólo digo que es un poema.



vida-ficción

si ayer fuera hoy
me cambiaría el nombre
para no saber quién soy
lo sumaría a no saber
dónde estoy
ni lo que quiero

ni si te quiero
ni si me quiero

me desbordaría hacia dentro
si pudiera
cortar el nudo
de la contradicción
saber qué decir
cuando sólo sé

lo que tengo que hacer
lo que voy a sentir

me miraría en el espejo
estaría satisfecha
me daría por amanecer
con una copa
en las manos
y no tirar los platos

ni los vasos sucios
ni los zapatos

volvería a tocar los tambores
cambiaría los estribillos
de las canciones
las repeticiones
de los poemas
decidiría no acudir

ni a las citas
ni a las tertulias

donde invariablemente
me siento estúpida

me cambiaría el nombre, definitivamente


La foto… en inglés se llama sea glass, y no es otra cosa que el cristal tras sufrir el golpeteo del mar. Me encanta. Si alguien va por la playa y encuentra un trocito, que lo conserve, y si quiere, me lo traiga. Yo lo uso para ver la vida a través de las olas…


Y lo de la tertulia... no va por la del sábado noche, que fue fantástica... besos a los presentes (y ausentes)...

5 comentarios:

mariona dijo...

Qué preciosa (y acertada) la manera de contar lo del poema, la manera de pasar al tuyo, y luego, tu poema.
(Me ha encantado lo del mar, y la taza, y las ganas de meter el mar dónde sea...)
Un beso grande, guapaaa!

Irene dijo...

Qué bonito símil...
Yo no se distinguir muy bien un buen poema, en cuanto a forma, de un mal poema... Solo sé si me suena bien, el cuerpo que se me queda después de leerlo, lo que me transmite... No sé. Y éste, me ha gustado.

Kika... dijo...

Muchas gracias a las dos, más que nada, por no extrañaros porque intente meter el mar en una taza.

Besos y magia,
K

Anónimo dijo...

¡Hola Kika!

Como te prometí aquí estoy leyendo tu post. Bonita poesia. Sin duda cuando uno cree en algo cualquier medio es válido para llevarlo a cabo, aunque el objetivo sea encerrar todo el mar en una taza... o tratar de comprender el comportamiento de la gente.

Muchos besos,

Antonio

Kika... dijo...

Uffff... tratar de comprender el comportamiento de la gente. Buena cuestión. Yo estoy llegando a conclusiones a ese respecto. Lo malo es que son conclusiones que actúan de pórtico hacia nuevas dudas.

Pero a ti te comprendo. Eres lindo.

Muchos besos y magia,
K