05 noviembre, 2007

Una hora, diez conclusiones (o Post a dos voces)

Este post lo hemos parido entre las dos. Lady K y yo.


Todo ha empezado con la teoría de los hombres rana. Lo que pasa es que al principio no tenía nombre, ni había sido ascendida a la categoría de teoría. Simplemente era una hipótesis: inquietante, puede que incluso desasosegante. Las dos teníamos voz, y necesidad de oídos. Cada una con un problema que no alcanzaba el estatus de tal: sólo eran dos sentimientos extraños en la boca del estómago. Cuéntamelo.

Cuéntamelo, por favor.

Y así, Lady K y yo hemos tejido estas conclusiones, en un post a dos voces. Nunca cantamos al unísono, sino en armonía. Ella, con esa voz aguda que empasta con casi todo, yo con mi manera de cantar, dispersa, casi desafinada. Ella, perfectamente a tiempo, y yo, colocando corcheas donde no vienen a cuento. De la mano y a saltos.

Sólo así, a dos voces, bailamos por las partituras. Y sube el pan cuando hablamos, cuando nos damos consejos, cuando escuchamos.

Conclusiones sin dar más explicaciones. Cositas concretas, que creemos que sólo sirven una vez y para nuestras canciones…

1. No soy yo, son ellos (conclusión avalada por el intensivo estudio de diversos casos).
2. Everybody loves Kelly.
3. Están de terapia. Todos. Y eso que pensábamos que nosotras estábamos peor.
4. La clave de la vida es la inestable gestión de los complejos. Con eso, hasta puede que saques un disco.
5. Todo esto nos pasa por sinceras.
6. Todo eso les pasa por falta de sinceridad.
7. Qué guapos salimos en las fotos (ver el post de ayer).
8. Gracias, te quiero mucho (ver conclusión número 2).
9. Si te hace sentir mal, no es una chorrada.
10. Cualquier cosa que te haga sentir es importante.

Y así hemos llegado a los hombres rana. Mojados, pero fríos. Nada de besar a un hombre rana (a menos que sea un tío bueno con traje de buzo… ese es un hombre-rana, pero con guión entre el hombre y la rana…).


La banda sonora… Hooverphonic, con mi trip-diva favorita, Geike Arnaert. Una canción fantástica que se llama Mad About You. Buscando el vídeo por el YouTube he encontrado que hay dos versiones. Una – la que yo conocía y me encanta – que es la primera que os dejo, y otra que quizá sea más interesante…





4 comentarios:

Lady K dijo...

Es cierto, me encanta. Y me encanta la canción. Y me encantas tú, ya lo sabes. Y esto no es ni la mitad de la mitad de la mitad de la mitad de todo lo que hubo esta mañana. Tenía miedo, es cierto, pero ya tengo mi mantra para lo ocasión. Tiene que salir bien, lo sé. Con la hora maruja nos ahorramos la psicoterapia...

Besos cálidos

Kika... dijo...

Desde luego. Si no existiera la hora maruja, habría que inventarla. ¡Ah! Si nosotras nos la inventamos...

Por mi parte (y sé que el post no es ni la décima parte de lo que pasó esta mañana), prometo buscarme un buzo, eliminar la sensación de vacío y reconocer los "dejà-vus" de la vida a tiempo. Bueno, creo que lo último ha dejado de ser una promesa para ser realidad, porque me has ayudado a hacerlo.

Y lo mejor de todo es que los Hooverphonic tienen una canción que aparecerá muy pronto por aquí, no por su vídeo, sino por su letra. Se llama Jackie Kane...

Y me encantas tú también.

Besos
K

Sibila dijo...

desde luego, para ser un post a cuatro manos os ha quedado perfecto!

y la imagen de la niña es preciosa (ya me dirás de donde sacas tantas cosas bonitas)

más besos

pd. siento ser pesada e ir dejando comments a destajo pero cuando me conecto necesito ponerme al día :)

Kika... dijo...

Encantada de leerte, deja comentarios donde más te apetezca...

... la que encuentra estas cosas bonitísimas es Lady K, no sé exactamente dónde (como sé que las encuentra, le tocó a ella buscar)...

Muchos besos (y si alguna conclusión te es aplicable... pues adelante)
K