10 noviembre, 2007

Kika Broadway

Ya lo dice la hermaníssima. Hay poca gente que viva mejor que yo gastando menos dinero. No es eso. Es que cuando lo tengo, me lo fundo. Cuando no hay (en los últimos tres años y pico eso ha sido un noventa por ciento del tiempo), pues no hay. Sin dramas.

Luego dicen que cuando aprobamos la oposición nos volvemos unos ratas. Qué va. Es que las necesidades se reducen tanto, que supongo que no hay en qué gastar.

Eso a mí no me va a pasar. Tengo una lista kilométrica de cosas por hacer. Las primeras: irme con Lady K, Tato y LuLi a EuroDisnenLandia (LuLi dixit), irme con las chicas del jardín de cartulina (ya sabéis quiénes sois) a un spa y dar una fiesta a la que no pienso invitar a quienes no creyeron en mis posibilidades. Después, tengo comprometidos los destinos a los que vaya a ir hasta que me jubile, tengo que invitar a copas a la mitad de la población madrileña (y a cenar al Lobo por lo menos quince veces), terminar de pagar el coche… En fin, que no va a haber espacio para cutreces (espero). Aunque, bien pensado, tampoco dinero para pagarlas (ji ji ji).

Todo esto para explicar que cuando me invitan a algo gratis, me suelo apuntar con mucha facilidad. MP me invitó hace poco a cenar a un restaurante de tropecientos tenedores, y teníamos que trabajar. Bueno, la que trabajaba era ella, en realidad.

Y ayer la hermaníssima tenía entradas para ver un musical. Me gustan los musicales, aunque soy más de ópera-rock (la que no tiene trozos hablados). Pero sólo había ido a tres en mi vida: Los Miserables, Godspell (me encantaron) y El diluvio que viene (no estaba mal... bueno, todos tenemos borrones en nuestro carnet de asistentes a musicales). Hacía más de diez años que yo no pisaba un teatro para ver un espectáculo de estos. Por fin iba a poder ir. Y encima gratis. Genial.

El musical en cuestión: Hoy no me puedo levantar. Uno que ha hecho Nacho Cano con las canciones de Mecano. Bien. Todo el mundo tiene una canción de Mecano que le guste. Aunque
sea un poquito. En el coche, la hermaníssima, LM y yo hemos ido repasando los gritisjí imitando la voz de Ana Torroja. Hasta hemos aparcado en pleno centro, porque era puente.

LM me ha contado que trabajó en el Teatro Movistar (anteriormente Cine Rialto) y que allí ocurren cosas raras. Ya lo ubicaba yo en un programa de esos de Iker Jiménez contando sus experiencias…

Fenómenos paranormales aparte, lo más raro me pareció el propio musical. Es largo, pero no se hace largo. Por lo demás, no es que me encantara. El argumento está totalmente traído por los pelos y las canciones insertadas a la fuerza. Según me ha contado la hermaníssima, que estuvo un día (pagando), si vas a la función nocturna y no a la de las 17:30, te lo pasas mejor. Por lo visto, hay bombas de confetti, la gente baila y canta mucho más…

El guión está en el límite de lo soportable. Mucho humorcillo fácil, mucho chiste de gays que puede que en los ochenta (época en la que se desarrolla el tema) tuviera gracia, pero que para hoy está pasadito y muy estereotipado. Ahora, lo que no pensé en ningún momento es que además de las canciones de Mecano, Nacho Cano habría incluido material de sus discos en solitario. Y yo que la semana pasada, precisamente, leí una encuesta en la que el peor disco en castellano era… ¡¡¡cualquiera de Nacho Cano en solitario!!! En fin…

Teníamos unas invitaciones un poco escoradas, así que la acción se veía en plan interruptus. Pero los números musicales eran, por lo general, bastante potables. Nacho Cano hizo una aparición especial al ladito de donde nosotros estábamos, lo que estuvo bastante bien.

No está mal el rollo, pero mejor si os invitan. Yo no sé si iría pagando. Casi eso lo escribo cuando tenga sueldo.

Y encima… dos personas que conocía sobre el escenario… No, si ya lo dice Lady K: si pongo un circo…

5 comentarios:

albert dijo...

pregunto: ¿la música era en directo o de cd?
no me gustan los musicales, pero si encima no hay música en directo deberían llamarles "cantables" o algo por el estilo...

Kika... dijo...

Tienes razón, Albert.

Olvido imperdonable: el tema de la música.

Te cuento. En escena hay un pianista, un tropetista-guitarrista y una percusionista. Parte de la música es en directo, y otra parte, grabada (desde donde yo estaba, veía perfectamente al pianista y a veces tocaba y otras no).

Tienes razón, si no hay música en directo... la cosa es una vergüenza. Quizá por eso hayan optado por esta solución de compromiso, no lo sé.

Besos,
K

mariona dijo...

Uff... ¿ no se te hizo eterno? yo ya no sabía cómo sentarme... me queda el mismo consuelo: no pagué. Llego a pagar el pastorral ese y hoy seguiría llorando.
Una versión reducida (aprox. la mitad) sería mucho más sensata... ¿no crees?
un beso!

vega dijo...

jajaja y mi profe de baile lleva UN AÑO insistiendo para que vayamos todos porque a ella le encantó... mi instinto me decía q iba a ser un bodrio pero leyéndoos a Mariona y a ti ya no me cabe ninguna duda!!!!

En fin, a mi es que el concepto musical me viene costando bastante, para qué nos vamos a engañar...

Besos cantandoybailando

Kika... dijo...

Mariona... Estoy de acuerdo. Una hora menos de diálogos (que sobraban de todos modos) y mira, hasta sería un espectáculo tirando a pasable, porque lo que más me gustó fueron algunos números musicales.

Vega... pagando, ni de coña. Hay musicales muy buenos (supongo), pero este no es uno de ellos. Si hay mono de Mecano, con escucharlo en disco es suficiente, ji ji ji...

Besitos cantarines!
K