16 octubre, 2007

Una broma privada

How nice--to feel nothing, and still get full credit for being alive.
Kurt Vonnegut, Matadero Cinco

¿No os ha pasado nunca? Eso de estar en un grupo de gente que se ríen de una frasecilla cualquiera y no te enteras de nada. Dicen boquerones en vinagre y se tronchan… y tú no le ves el chiste por ningún sitio. Obviamente, se trata de una broma privada en la que te falta información. Y como no vas a preguntar… te quedas sin reírte. Aunque a lo mejor no te haría gracia de todas formas.

Ayer salí de casa. Obviamente, no me había mirado en un espejo. Total, para qué, si iba a depilarme las piernas y para eso no hace falta ir con un traje de alta costura. El modelito era digno de una peli de Almodóvar o de la canción del chándal, de Marwan. Zapatillas de deporte del año pun, pantalones de chándal más viejos aún, sudadera de los Tiny Toons… y se me ocurrió mirarme al espejo bajo la luz criminal, fría, espantosa del ascensor de mi casa. Ese ascensor recuerda más a un ataúd que a un elevador: oscuras las paredes, oscuro el techo y una cierta propensión a quedarse atascado entre piso y piso.

Joder, Kika, qué mala cara tienes. Me lo dije a mí misma, en realidad bastante más alto de lo que requería la situación. Ojeras, el pelo despeinado y un tono de tez entre rosado y amarillento. Me puse mis gafas de sol, inmoderadamente grandes – esto de la inmoderación es mi leit motif vital últimamente – y ya no pude saber si mejoraban el conjunto. Probablemente lo empeoraban.

Fue en la calle donde empecé a pensar que el mundo me estaba gastando una broma privada, estirando mi vida hasta el límite de la paradoja. ¿Y qué hago yo ahora?
Ahora de dentro de diez minutos,
ahora de mañana,
ahora del año que viene,
ahora del resto de mi vida.


Suenan Los Piratas, Mi matadero clandestino. Una nueva fase del chiste privado, supongo.

Alguien debería inventar que podemos hacer
con las cosas que no sirven para nada
y que no podemos tirar.
Mi matadero clandestino hace algo parecido
qué le voy a hacer
si no vamos a la misma velocidad.
Si suelto el alma por la boca y todo el día me despisto,
la radio no funciona y esta peli ya la he visto,
si no quiero hacerte caso y tengo goteras en el corazón.

Y allí, tumbada y embadurnada de cera. En el otro sitio, con la boca abierta y el mentón apoyado contra una placa de radiografía. Tiene algo de humillante, esto. Algo de vonnegutesco, porque me recuerda a Matadero Cinco y no sé si es por la situación o por el título de la canción.

No es una crisis existencial. Eso sólo me da en mi cumpleaños. No es depresión, que se estila mucho más en Navidad. A saber qué cuernos es.

Es una maldita broma privada.

Que puedo hacer si ya no te quiero
si ya no quiero verte más
sólo quiero estar en mi matadero
en mi vertedero
sólo quiero descansar
y guardar la ropa…


Un nuevo blog destacado… el de mensO, Novelas sin imprenta… por cierto, mensO toca esta noche en el Gruta 77 en plan eléctrico-rockero-etc…

13 comentarios:

mariona dijo...

Está muy bien declararse abiertamente inmoderado cuando todo lo demás es bastante más inmoderado y se las da de discretito...
Di que si. Y larga vida a salir a la calle en chandal. Un beso.

Henar dijo...

JAJAAJAJAJAJAA...BOQUERONES EN VINAGRE!!!! ¡¡AY QUE ME TRONCHO!!

Kika... dijo...

Mariona, gracias por pasarte por aquí. Y sí, mira, soy inmoderadamente inmoderada. Para qué ir de mosquita muerta a estas alturas...

Henar... ¿y si digo Anchoas de Santoña? ¿entonces qué pasa? Jajajajaaaaaaaa!!!!!

Besos inmoderados a las dos (eso es siempre mejor que besos vonnegutescos),
K

La hermaníssima dijo...

....anchoas de Santoña....
.....Soy tu ano!.....
....qué bonita ha quedado la casa con estos colores (ruido de bastón)...
...un whisky light (y le taren light la coca cola....
...eset ron esta en su punto....

taaantas risas jijijiji

Kika... dijo...

Como venga alguno de los implicados en las bromas privadas te va a tocar dar muchas explicaciones (como a mí). Te adjunto unas pocas más:

"Valdemoro, no donde vive el..."
"la oposición se dirimirá por el famoso juego del teto"
"tengo cucarachas en mi piso"
"con este no jugamos" (lo dijo Queens)
"forza jardi"

(la hermaníssima es testigo de que las carcajadas no me dejan escribir más. lo siento)

Besos,
K

Kika... dijo...

(y perdonad si no os hacen gracia, es que son bromas privadas...)

vega dijo...

oye! qué gran descubrimiento el blog de menso!! muchas gracias!!! desde la moderada inmoderación que me adorna a mi me lo he leído enterito ya...

yo no pillo ninguna de tus bromas privadas pero me río porque tengo una mente absurda a la manera Ally McBeal y entonces estoy viendo imágnes ridículas con boquerones en vinagre residentes en valdemoro que beben el whisky light y la coca-cola strong y en fin... que me pierdo en mis gilipolleces.

Pidamosle al mundo que nos explique sus bromas privadas!!!

Besos en serio

Lady K dijo...

Vaya, cuanto hacía de esa broma...

1beso

Henar dijo...

¡¡¡UN BOQUERÓN QUE VIVE EN SANTOÑA Y ES DE VALDEMORO!!! ME TRONCHO, VEGA!! Es mucho mejor la versión surrealista de los hechos!!!!

Kika... dijo...

Es que si se explican, ya no son privadas... (ji ji ji)

Y sí, Vega, has superado al original - que por cierto se las traía - con tu mode Ally McBeal...

Besos a las 3 (Lady K, ya sé que tu hablas de otra broma ja ja ja...)

Lilith dijo...

Hm... los insiders son los grandes enemigos de las personas del mundo. ¿Será que nos quedamos en lo superficial?
Este post me ha recordado a La broma de Kundera.
Jijiji... boquerones en vinagre...

Lilith dijo...

Por cierto, que yo también salgo a la calle en chándal viejo (el mío además descolorido) y con una sudadera de Bugs Bunny (lo adoro!) que me trajeron de NYC hace mil años. Democracia en el vestir al salir a hacer recados, hombre ya. El único problema es que siempre te cruzas con alguien que va peor que tú y te preguntas dónde está yéndose el mundo...

Kika... dijo...

Sí, sí, mi frase favorita en esos casos es "¿dónde vamos a ir a parar?"...

Besos, Lilith.
Un placer verte por aquí.
K