04 octubre, 2007

Escribe algo bonito

Escribe algo bonito, Kika. Por favor. Y entonces escribo, porque me lo pide una especie de voz interior que no es la conciencia ni el alma ni nada por el estilo. Supongo que soy yo misma, desdoblada a ratos por la tensión.

El alma no es dúctil ni maleable. No es dúctil, porque no admite grandes deformaciones en frío sin romperse ni se puede extender en alambres o hilos. Tampoco maleable: no se le puede dar otra forma sin romperla, ni batirla en planchas. Es como es, y ya está. Y aunque me sorprendería – de hecho me sorprendo – de lo que pueden soportar el cuerpo y el alma (en caso de existir ésta, que yo creo que sí), hoy sé que no hay manera. Ni dúctil ni maleable. Está como está, y mejor no la toco. Que es como en Desnatada, aquel poema de Belén Reyes que decía:
Estoy al borde de ser borde,
me lo noto.

Así que he pensado que si escribía algo bonito dejaría un poco menos gris la mañana. O un poco menos negra la noche, que para el caso da igual. Me ha salido esto, que no sé si es triste o alegre, pero como se trataba de hacer algo bonito, da igual. Kika, es que ni siquiera sabes si es bonito. A ver si este cerebro me tiene compasión y se calla.


(Para Dominique de Villepoint)


Nadie aguanta un primer plano
a las seis de la mañana.
A esa hora no se es más
que una fotografía insomne,
la polaroid del alma
o del instante anterior,
inaceptable, pintado
a brochazos en una hoja de lata.

8 comentarios:

Lara dijo...

"El instante anterior, inaceptable"

¿Bonito?

El instante anterior podía ser ¿bonito? o podía ser irrepetible (o repetible), que no sé qué es peor, pero ahí se queda, a brochazos en una hoja de lata, sí señor.

Felicidades inmensas por tu aprobado, y un gran abrazo por tu poema.

Kika... dijo...

A ese inaceptable le falta un hervor, tienes razón. Quería expresar algo así como el sentimiento que queda cuando ves algo terminado y resulta ser frío y sin gracia, un instante mal pintado sobre un mal soporte. Quizá porque era un instante que nunca debía haberse plasmado ahí, que no debió aceptarse como obra de arte. Una mala base para una obra de arte, igualmente mala.

Besos y gracias.
K

Lara dijo...

¡¡¡Que no!!! Que no te has enterado de nada!!! Que me encanta ese verso y que he entendido lo que decías!!!

Te he puesto "bonito" porque muchas veces decimos "bonito" así, sin más, y suele pasar que luego describimos cosas que no son precisamente "bonitas", con palabras bastante desgarradoras o frías o calientes o lo que sea, y gusta igual, y arde igual, pero no por "bonito", sino por ardiente.

Por eso te lo decía. Porque es más que bonito, mucho más.

Lara dijo...

(Bueno, que no te has enterado o que yo no me he explicado, más bien...)

Kika... dijo...

No, no, es que no me he enterado... en mi descargo, sólo decir que hoy he tenido un día malo que ya se ha pasado (lo veía todo un poco negro hoy, pero ya no, madre mía qué ciclotimia).

Muchas gracias Lara (y lo que no te guste dímelo también...)

Besos!

vega dijo...

me cuelo en el diálogo: esta mañana he leído el minuto transparente, y vuestros dos primeros comentarios y he pensado "vaya, a mi me parecía que Lara estaba elogiando el verso" y luego he pensado "pero me gusta que Kika haya explicado lo que quería decir, aunque yo creo que hay cosas quizá inaceptables como obras de arte pero "bonitas" o necesarias, o ardientes, o importantes aunque sean grises, relevantes a su manera... (o algo así)". Y después pensé en decirlo (todo lo entrecomillado) pero llamaron de un absurdo servicio técnico...
Y ahora vuelvo y vuestro diálogo ha crecido... Y me cuelo y retransmito como vi yo la jugada... (y pienso si debería callarme y volver mañana a leer como sigue creciendo...)

Besos entrecomillados

Lara dijo...

Qué bien que estés ahí, Vega, y no te calles, ni te entrecomilles, que a veces, como ves, nos hacemos un lío.

Kika... dijo...

(Muñequito sonrojado del Messenger)...

Sí, sí, Vega, aquí se dice lo que se quiera... y perdonadme las dos por llevar un hemisferio cerebral desconectado...

Besos y magia.