21 octubre, 2007

Ellos se lo pierden

Eso dijo una persona cuando estábamos esperando para entrar en la sala anoche. Dantart en sábado. Final de una semana en la que, quien quisiera, podía hacer triplete. Sábado, lunes… sábado otra vez. Sí, sí. Ellos se lo pierden.

Menudo sábado. Un día de esos en los que se acumulan las cosas que hacer y al final queda una sensación de vacío, de haberlo dado todo, de haberlo hecho todo.

La sala, Maldonado 53 (Fundación Progreso y Cultura), estupenda. Monísima, que diría mi madre. Puntualidad casi perfecta. Y gratis. Qué más se puede pedir. Pues que el concierto sea bueno, que dé pena habérselo perdido. Un poquito de envidia no haber ido. Y lo fue. Un buen concierto. De lo mejorcito…

¿Cómo que estábamos pocos? De eso nada. Había gente que había venido por casualidad, otros que llegaron en grupo, seguidores de todos los conciertos del ciclo ArtPegio, parejas que habían entrado a ver qué era y se quedaron… y un buen grupo que veníamos expresamente: Lady K, el Webmaster kikeliano, la Dra Marta, la hermaníssima, mi madre… y yo. Además, nos encontramos con Mamen y Silvia, parte del público de las Noches de autor de la A.C. Desakordes
(más que público, una especie de extensa familia musical).

Dantart se presentó con Los pájaros saben mundo. Yo creo que estaba un poco nervioso. Mi madre también lo pensó, y al contrario de lo que podría parecer, nos encantó. Nervios de compromiso, de presión, de querer hacerlo bien, supongo. O esa fue la vibración que recogimos entre el público. Me gusta esa canción, y me encantaría escuchar su versión grabada en el disco Ley Ginebra.

Miguel Dantart con banda, acompañado por Albert Anguela y Jorge “Canario”. Colaboración especial, como dicen en las películas: Alejandro Martínez (que ahora me hace la competencia – con cariño, espero – desde este nuevo blog
).

El perrito faldero… y una reflexión sobre el odio. Puede defenderse la necesidad de odiar para poder olvidar el amor. Como una especie de cura higiénica para superar el desamor. Pero no creo en eso… y Miguel tampoco, o eso nos dijo leyendo un texto de Ramiro Guzmán. Me di cuenta en ese momento que quizá dos de las mayores fuentes del odio en la vida sean la felicidad y la libertad ajenas. Pero eso ya es harina de otro costal… o materia de otro texto.

Canciones de Bipolares y otras rescatadas de su álbum debut, como Cuarenta nubes. Lady K reflexionando en voz alta mientras escuchábamos Las cosas bonitas. “Y luego dicen de Perfecta”. Estoy de acuerdo. Si me cantan Perfecta, me ablando. Pero Las cosas bonitas me haría ver fuegos artificiales (aunque para gustos, los colores, tampoco vamos a crear polémica desde aquí). Incluso hubo alguna canción nueva, recién salida del horno, terminada la noche anterior: Curado de espanto, que me gustó bastante. Aunque mejor será esperar por si la canción muta. Prueba de esta mutación: Cuando todo era campo. Anoche escuché la nueva versión por primera vez en directo. Me encanta.

Fue después de esta canción, creo, que una señora que se había sentado al lado de mi madre, nos dijo este chico es muy bueno… ¿lo conocían de antes?. Mi madre le dijo que sí, mientras añadía alguna información más. A tanto llegó la cosa, que al final nos despedimos como si nos conociéramos de siempre...

Alejandro Martínez hizo un gran trabajo tocando el piano, sonriendo sin parar, y los dos nos regalaron un dúo: Debería ir a buscarte.

Y un final impresionante: la nuevecita, la divertidísima Ya no me basta quererte con toda la banda. Porque como le dijo el perro a la perra, la caña al pez, la pija al pijo… de móvil a fijo… no hay que perderse a Dantart…


Saludos para la anónima… me dijo ayer que me leía y le di un abrazo…

Y un beso… para el bat-factor. Os quiero. Y vale reírse de mis neurosis… porque son para troncharse…

Por cierto… estos días estaré cambiando la cabecera. De los pitacos de verano a mis zapatos. Se admiten críticas y sugerencias…

Finalmente… y yo que creía que estaba escribiendo menos sobre música… pues vaya sobredosis…

15 comentarios:

Queens dijo...

Que pena habermelo perdido. Me alegro que lo hayas pasado bien.

Mil besos.

Kika... dijo...

Te echamos de menos... pero la salud es lo primero.

Besitos
K

Irene dijo...

Pues sí, yo también me lo perdí. ¡Que pena penita, pena, pena...!

Sobre lo de la teoría del odio... Mmmm ¡Qué complicado! Yo NO soy capaz de odiar aunque deba o me lo proponga. Y tienes razón en eso de que las mayores fuentes del odio puedan ser la felicidad y libertad ajenas... Pero eso me da miedito, no quiero creerlo, me niego a aceptarlo. Generalmente antepongo lo ajeno a lo propio.

De "Ya no me basta quererte" me quedo con aquello que le dijo la caña al pez: "...ya no me basta con un@, ahora quiero que sean dos, ya no me basta con dos, ahora quiero que sean tres, le dijo..." ¡Es buenísimo!

¡Ganas de escuchar "Curado de espanto"! (a ver si así se me pega algo... ¡ja,ja!) Para la próxima...

Gracias kika!

Irene dijo...

Por cierto , me gusta más la nueva cabecera... Y como ya te dije en una ocasión, no me acuerdo de la anterior, y eso es buena señal, creo.

Bess

6alilea dijo...

A mi también me gusta la nueva cabecera; no sé porqué me ha recordado a aquella de las baldosas amarillas (quizá tiene que ver que viviera una realidad paralela, ella también... o que aquí tiene magia hasta los zapatos... no sé, se me venido a la cabeza ¿a ver, da unos golpecitos de talón?).

Un gran concierto, claro que sí, me gustó mucho; la mujer aquella tenía razón, qué bueno que es el Dantart. Lo cierto es que debería ir más a verle... y además con Alex, Albert y Jorge, ¿qué más se puede pedir? ¿que estén kika y cia entre el público? pues también ;) Un placer encontrarte/os por los conciertos...

Un besito, guapa.

Lara dijo...

Por cierto, ¿el sábado pasado estuviste en la Galileo? El pasado no, el otro. ¿Y no te vi?

Cuando la chica de arriba lo ha dicho, me he dado cuenta: yo tampoco me acuerdo de la otra.

¡¿Te veré...?!

Kika... dijo...

Mamen: Encantada de verte también!!! Volvemos a las noches de autor, Yupiiiii!!!!

Lara: No, el sábado 13 no estuve en la Galileo. Me quedé en casa, que tengo sinusitis. Pero te veo, te veo seguro (aunque no sé si escribiré algo)...

Besitos
K

Anónimo dijo...

gracias, kika!
saludo, abrazo y beso...

Kika... dijo...

Gracias a ti!!!!

Besos,
K

Anónimo dijo...

...no te acuerdas, pero creo que ya nos habian presentado un dia "nos encontrabamos hasta al ir a recoger los coches..." ja, ja
mas besos y sigue, sigue!

Kika... dijo...

Sí, sí, me acuerdo perfectamente... lo que no sabía era que me leías (en mi vida no conozco a nadie en plan normal, tranquilamente, todo son momentos frikimágicos o frikis, o mágicos... porque mira que conocernos al ir a desaparcar el coche... tiene delito la cosa) Jajajajajajaja!!!!!!

Más besos!
K

síl dijo...

:) aish! ese javi y su artpegio... y qué grande es Dantart (tengo tantas ganas de verle a él solito en directo)... y esa mamen y esa silvia siempre ahí :)

me gusta la cabecera... ya sabes dos golpecitos con los talones y a volar :)

besos guapa!

Kika... dijo...

Jooo, Síl, muchas gracias. A ver si te apuntas a una dantartización en vena... no falla, sales como nueva!!!!!!!

Besitos
K

sibila dijo...

gran concierto en sábado (si, los sábados y siempre son buenos para un concierto así)

un placer reencontarte y que nos contases novedades sobre la 'A.C.' DESAKORDES y prontito volveremos, (aunque no sea nuestro Barbieri; pero la calle en sí tienen su encanto ;D)

muchos besitos mágicos (y de jueves!)

pd: kika, guapa, como me gusta la nueva cabecera :) (yo, que soy una obsesiva-compulsiva de hacer fotos a los pies)... y te visito cuando tengo un huequito, eh!.

pd2: no sé si está bien, pero el otro día 'robé' en el artpegio... míra en mi flog :)

Kika... dijo...

Me voy hacia tu flog...

... y yo también tengo muchas fotos de pies. Estos, de hecho, son los míos, pero tengo de Lady K, la hermaníssima, y otros modelos ocasionales que me dejan robárselos...

... y hablando de robos... una vez a Lady K y a mí casi nos echaron de un teatro por hacer lo mismo... (y no creo que esté mal, la verdad)

Besitos y gracias por pasarte por aquí de vez en cuando.
K