06 septiembre, 2007

No significa nada/Both Hands

No significa nada que te mire. Porque tus ojos ya no me dicen nada, no me hablan, no se ríen o se ríen demasiado.

He dejado de entenderlos, y no ha sido un proceso súbito ni un impacto. Tampoco me he caído del caballo (metafóricamente hablando, claro). No he dejado de verte ni te he borrado de mi vida.

Pero ahora te miro y no significas nada. En el sentido estricto de la palabra. Tu significado parece haberse despegado de la piel y no es que no te vea, no he decidido dejar de hacerte caso. Con los ojos abiertos, mirándote de hito en hito.

Ya no me emocionas.

Constatado.

Hoy, un post raro. Porque es un día bizarro en el que mejor será que me empiece a repasar la Constitución española y ordene mi cuarto. El surtido de ropa y temas de oposición tiene que desaparecer. Esto es malo para el feng shui seguro. Malísimo. Así que voy a buscar la varita para que todo se ordene, los calcetines se doblen en el cajón y los zapatos caminen solos hasta sus cajas…

Lo raro del post de hoy es que contiene una canción antigua que va a volver a salir a la luz como si fuera nueva, y un texto antiguo también que ya estaba creando moho en la nevera. Todo fuera, que es mejor. Y sin solución de continuidad (o con ella, nunca he tenido claro el uso de esta expresión), porque algo tienen que ver los dos. Y es que esta mañana, añadiendo a Menso al MySpace, he echado un vistazo al de Ani DiFranco.

La DiFranco saca disco recopilatorio (el día once de septiembre, para que luego no se diga). Se llamará Canon e incluirá cinco canciones antiguas regrabadas/reversionadas o como sea que se traduce el reworked de los superartistas americanos. Una de ellas es Both Hands, de su primer disco. He colgado el vídeo en mi MySpace (porque en YouTube no lo he encontrado y no sé cómo se sacan los vídeos de MySpaceVideo).

La letra dice (os acompaño una traducción libre, se admiten enmiendas y rectificaciones, claro)…
I am walking out in the rain
I am listening to the low moan of the dial tone again
I am getting nowhere with you
I can't let it go and I can't get through
the old woman behind the pink curtains
and the closed door
on the first floor
she's listening through the airshaft
to see how long
our swan song can last

both hands
now use both hands
no don't close your eyes
I am writing
graffiti on your body
I am drawing the story
of how hard we tried
I am watching your chest rise and fall
like the tides of my life
and the rest of it all
your bones have been my bed frame
and your flesh has been my pillow
I've been waiting for sleep
to offer up the deep with both hands
In each other's shadow we grew less and less tall
and eventually our theories couldn't explain it all
so I'm recording our history
now on the bedroom wall
and when we leave the landlord will come
and paint over it all

(camino bajo la lluvia
escuchando el gruñido grave del tono de llamada otra vez
no voy a ninguna parte contigo
no puedo dejarlo y nadie responde al teléfono
la vieja que está tras las cortinas rosas
y la puerta cerrada
del primer piso
escucha por el conducto de ventilación
a ver cuánto dura

nuestro canto de cisne
las dos manos
ahora usa las dos manos
no, no cierres los ojos
estoy escribiendo
graffiti sobre tu cuerpo
dibujo la historia
de cuánto nos esforzamos
miro tu pecho elevarse y caer
como las mareas de mi vida
y todo lo demás
tus huesos han sido el armazón de mi cama
tu carne, mi almohada
estoy esperando dormirme
para ofrecerte lo profundo con las dos manos
nos fuimos haciendo más pequeños en la sombra del otro
y al final nuestras teorías no lo explicaban todo
así que estoy dejando constancia de nuestra historia
sobre la pared de la habitación
y cuando nos marchemos el casero vendrá
y pintará sobre todo ello)


La he escuchado y me ha recordado al texto aquel. Y me ha puesto contenta, a pesar de la temática. Que post más raro. Qué día más raro. Si es que empezar bebiendo un té con sabor a chocolate asegura que nada será normal.

3 comentarios:

Lara dijo...

La Difranco es espectacular, y tú estás espectacular, incluso en tus días raros.

vega dijo...

ah!! yo entiendo eso de tener la habitación patasarriba y antifengshui rellena de temas, sandalias, ropa apilada que nunca encuentro tiempo para planchar...
el puñetero caos de las fechas de examen unido a mi propio caos.
cuando acabes me pasas la varita!!

y té de chocolate?? qué cosas: odio el té y me encanta el chocolate... tú q crees q opinaré yo de ese te??

besos chocolateados!

Kika... dijo...

Lara: Viniendo de ti es espectacular estar un poco espectacular, porque tú sí que lo eres... Me ha resultado muy curioso ir a tu guardatuamor y ver ahí hoy a la Pizarnik, porque justo hoy se me había ocurrido escribir sobre Marga Gil-Roësset y algo de paralelismo hay entre sus dos historias. Muchísimas gracias por el cumplido (no se merece) y un millón de besos...

Vega: Te dejo la varita cuando quieras. A mí ya me sale tan bien que la ropa se me dobla tan estiradita que no hay que plancharla. Parece que he ido a la escuela de Harry Potter... El té es de una tienda que se llama Chocolat Factory, y es la cosa más rara que he probado últimamente. Huele y sabe a chocolate, pero con la textura del té. Con azúcar debe ser la releche, pero yo siempre tomo el té sin azúcar. Creo que te gustaría, pero tampoco puedo asegurarlo. A mi madre le ha gustado, y eso que odia los tés de sabores. Pero - of course - adora el chocolate...
Besos de chocolate crujiente!