16 septiembre, 2007

No me resigno


[...] Lucie, Lucie dépêche toi, on vit,
On ne meurt qu'une fois...
Et on n'a le temps de rien,
Que c'est déjà la fin mais...

C'est pas marqué dans les livres,
Que le plus important à vivre,
Est de vivre au jour le jour.
Le temps c'est de l'amour...

Lucie, Natasha St Pier

El verbo resignarse no está en mi vocabulario. Y conformarse está a punto de desaparecer. No me resigno. No quiero conformarme.

Soy buena perdedora. Como algunos dicen, deportiva. No veo qué puede tener que ver perder con el deporte. Ahí se trata de ganar. A veces por todos los medios. De cualquier manera.

Quizá he perdido el concepto de pérdida por mi ausencia de resignación y ahora camino por las noches sin saber si gano, pierdo o todo es una especie de juego de suma cero en el que al final de todo, te quedas igual que estabas. Ni ganas ni pierdes.

Puede que sólo haya una cosa que tengo claro que pasa, aunque no sé aún si puede perderse. El tiempo. Para muchos, quizá soy un ejemplo de experta perdedora de tiempo. Pero yo creo que el tiempo no se pierde. Lo que pasa es que no hay manera de ganarlo. Hacer las cosas más rápido no es más que una ilusión falaz.

Pero, para mí, poco tiene que ver perder, incluso saber perder, con conformarse. Yo pierdo, pero no me resigno. De hecho, me niego a hacerlo, como si un hilo invisible tirara de mí hacia arriba. Algo malo tiene querer más siempre. Pero yo creo que es peor no querer más.

Y además, a estas alturas, no aspiro a corregir la conducta de nadie. Ni siquiera la mía.

4 comentarios:

vega dijo...

pues yo sigo intentando corregir mi conducta (o al menos la parte que no me gusta demasiado) sin excesivo éxito, pero tampoco con un total fracaso. poco a poco.
en fin. besos inconformistas

Kika... dijo...

Yo trato de mejorar, a veces. Pero a los demás no se lo exijo. Y muchos días, ni siquiera me lo pido educadamente.

Besos.

robel dijo...

Hay que intentarlo. Eso ya es un camino ¿no?

vega dijo...

Kika, yo tampoco les exijo a los demás que cambien: soy más bien de la corriente "roto-descosido". Hay cosas que yo no soporto que a otras personas les parecen estupendas y viceversa: se trata de ir encajando... supongo.

Y como dice Robel: hay que intentarlo, porque no intentarlo es rendirse. Y este es uno de esos casos en los que rendirse es muchísmo más fracaso que fracasar... hay otras veces en que rendirse es una victoria... un lío todo. Bah, estoy liosa!

Besos enmadejados (que no desmadejados)