30 septiembre, 2007

El sidebar (que no el sidecar)


Bueno, bueno, bueno.

(Lady K ya estará poniendo los ojos en blanco ante esta extemporánea repetición de bueno en plan Montgomery Burns o capo de la mafia calabresa).

Me dejo la cama sin hacer, voy a ver si David
por fin ha hecho la suya y me encuentro una descripción del sidebar de su blog. A mi sidebar le tengo mucho cariño porque ha sido la parte de la plantilla que me ha dado más problemas. Primero me los dio por meterme a informática aficionada y hacer unas averías que no veas con el código de esa parte de la página. Pero ya lo dice mi webmaster – no lo dice porque es una buena persona, pero lo piensa – es que si yo no personalizo, reviento cabreada cuan globo de agua demasiado lleno. Lo personalizo todo: el MySpace, las ventanitas del Messenger, los menús del Office… supongo que es una deformación profesional de mi lado diseñadoradebisutería, que me lleva a darle a cualquier cosa un toquecillo kikil…

En fin, que me estoy enrollando malamente (como dirían en Almería).

David ha descrito todos sus blogs recomendados, entre los que están estas Realidades Paralelas. Me ha agraciado con un misterioso hmmm (así, con tres emes). Me quedo con el hmmm y no voy a investigar más, por si acaso. Como dice también que soy la mayor referente de música digamos de autor que conozco (vamos, que conoce él, porque hay días que yo no me conozco a mí misma), no voy a perder la oportunidad de recomendar el concierto que dan Moncho Otero
y Rafa Mora esta noche (detalles en el sidebar de mis desvelos). Moncho, el queridísimo presidente accidental del PNPLP y Rafa hacen un espectáculo poético-musical que se llama Bérbole y que es divertidísimo. Tienen en el mercado (mejor dicho, en El Corte Inglés, FNAC o similar) un disco fantástico que se llama Viento de octubre.

Y la mención que hace David de este blog vale triple, porque me consta que no le gustan nada los puntos suspensivos, y yo abuso de ellos (y de los paréntesis, los guiones, la conjunción y etc). Así que en su honor, en este post no he puesto ni un punto fuera de su sitio. Hala.

No hay comentarios: