15 agosto, 2007

Estampas costumbristas de Madrid en verano (IX, y última): Buscando el aire acondicionado

Cuando en Madrid hace un calor asfixiante (no como ahora, que las inclemencias del tiempo estival están siendo bastante poco inclementes con los que nos hemos quedado en la ciudad recalentada), hay dos sitios a los que acudir en busca de aire acondicionado. De ese frío artificial e inmoderado, que quizá se agradece diez segundos y después amenaza con terminar con los bronquios, los pulmones y todo el aparato ventilatorio humano.

El primer lugar es El Corte Inglés. Además, en la cafetería hay WiFi gratis, que me lo ha dicho Lady K. Te pides una cocacola y te puedes quedar ahí toda la tarde haciendo lo que quieras por internet, si es que tienes portátil. Bien fresquito.

El segundo sitio al que se puede acudir es el cine. Vaya por delante que no me gusta mucho ir al cine: en primer lugar, prefiero la versión original, lo que me olvida a desplazarme porque en mi barrio no hay salas de este tipo. Además, hay muchos géneros cinematográficos que aborrezco como las películasdeamorrománticas y similares. Me gustan las pelis antiguas, y esas no las ponen. Y me parece caro: prefiero los conciertos. En fin, que voy al cine cuatro o cinco veces al año, no como la hermaníssima, que va muchísimo.

En el cine de mi barrio, uno de esos con un montón de salas, moderno, en el que venden palomitas, perritos calientes y todo tipo de alimentos altos en triglicéridos y grasas saturadas, ponían una peli de esas que no podía dejar escapar. Y que seguro que va a tener a más de uno de mis lectores (gente preocupada por la cultura) rasgándose las vestiduras una semana.

He ido a ver El ultimátum de Bourne. El final de la trilogía de este ex-agente de la CIA, asesino profesional, que lucha por recuperar la memoria de su vida pasada. Me gustan las pelis de Bourne, porque son de acción, garantizan persecuciones espectaculares y no insultan la inteligencia del espectador, como suele hacerlo ese género cinematográfico. O al menos no lo hacen demasiado.

El argumento, sencillito. Que nadie se espere tampoco algo de arte y ensayo. Bourne quiere saber quién es, y para ello persigue a sus recuerdos. Los de la CIA, sus antiguos entrenadores y los malos malísimos, no quieren que lo descubra, y por tanto, lo persiguen a él. Es la caza del hombre en versión moderna y tecnológica, basada en una trilogía de bestsellers. Ya está. Pero me gustó como me gustaron la primera y la segunda parte, sin más pretensiones.

Nos quedamos en aquello de tu verdadero nombre es David Webb, nacido el 17/4/71 en Nixa, Missouri

… pues ahora los malos lo controlan todo gracias a las cámaras de vigilancia, a los escáneres telefónicos, pero ellos entrenaron a Bourne. Y Bourne es mucho mejor que sus antiguos jefes, no hay quien lo localice, no hay manera de hacerlo desaparecer. Es la última prueba viva de que los de la CIA son mucho peores de lo que pensábamos. Madrid, Tánger, Nueva York, Langley, París y Moscú son algunas de las localizaciones de la película, aunque yo destacaría las escenas en la estación de tren de Waterloo en Londres.

No falta tampoco un poquito de dilema moral acerca de los límites de la acción estatal en estos tiempos de miedo institucional y guerra contra el terrorismo.

Y la canción principal es de Moby. Qué más se puede pedir en una peli de persecuciones, peleas y tiros. Pues ya está.

Dice mi madre que habrá un Bourne IV… pero yo no lo creo…


Si alguien se anima… no hay problema si no visteis las anteriores, porque el argumento lo dan muy mascadito…

Dos curiosidades… el actor hispano-alemán Daniel Brühl en el papel del hermano de Marie, la novia de Jason Bourne (a la que interpreta Franka Potente)... y un gran momento español: Bourne y otro personaje (no digo cual por si alguien va a verla) sentados en el bar de una auténtica gasolinera española, con sus auténticas mesas de formica, sus auténticas tacitas de Cafés La Estrella… y salen corriendo cuando dos policías nacionales entran a tomarse algo… ¡Pero si en España eso es normal! En fin…

3 comentarios:

Irene dijo...

¡Que tembleque! A veces me das miedito... En el buen sentido, eh...

Estaba pensando si ir a verla o no esta tarde, por eso de que no había visto las anteriores... Y voy y me encuentro con esto... Se agradece, mira, me has animado con tu comentario.¡Gracias!

¡Besos a-condicionados!

P.S ese azul turquesa del otro día te queda muy bien, ya verás cuando regreses morenita que bien te sienta...

Kika... dijo...

Bueno, pues ya me contarás a ver qué tal...

Besos de vacaciones!!! (y magia, claro)

vega dijo...

jijiji aquí otra fan de Bourne... me EN CAN TAN estas películas, ya sé que son una gilipollez, una fantasmada y una americanada pero yo voy al cine y doy saltos en el asiento, me rio, me pongo de los nervios digo "venga yaaa" o "qué bueno" y en definitiva me lo paso en grande (eso sí: en V.O. por lo de practicar el inglés "do you copy me?" no es de gomaespuminglis, esque se dice ´"asín")

Bueno, pues eso besos, felices vacaciones de estudio, esperamos tus informes desde un ciber almeriense

besos con salitre