10 agosto, 2007

Estampas costumbristas de Madrid en verano (VI): Dudas existenciales (bueno, no)

¿Por qué falta justo la canción que me gusta?
¿Por qué me reí ayer?
¿Por qué lloré ayer?
¿Por qué no puedo borrar lo que quiero borrar?
¿Por qué soy incapaz de moverme, de marcharme, cuando de lo que tengo ganas es de hacer precisamente eso?
¿Por qué estoy escuchando a Tokio Hotel si no me convencen?
¿Por qué me gasté mi último billete en un libro? Ahora no tengo ni un duro. Aunque en realidad no sé en qué otra cosa lo habría empleado mejor.

Vete tú a saber.

Estas dudas existenciales sólo me dan en verano. Cuando no hace tanto calor, tengo otras más existenciales aún. Lo que llamo las cositas o las chorraditas. Viene alguien y me pregunta que qué hago. Y yo contesto que pensar en las cositas. O en mis chorraditas. Sólo el Lobo me preguntó una vez qué eran. Aquella vez era la cosita sobre los límites del sufrimiento humano. Él me dijo que no era una chorrada.

Ya ves.

Tengo preparador nuevo. Me puse muy nerviosa, según él, como un tomate. Directamente. Pero me acordé de mi amordeacademia, que decía que soy la mejor vendemotos que conoce. Así que me tragué la adrenalina, le vendí la moto… y a triunfar.

Ni idea de cómo lo hice.

No sé si irme a ver la lluvia de estrellas a un cielo un poco más oscurito. O no. O simplemente ir a tomar un helado.

Menos mal que mañana voy a un concierto y podré – al final – parar el pensamiento y las dudas existenciales.

Vaya frikada que he escrito. Cuando me pongo con mis cositas, es mejor no leerme.

Ni caso.

2 comentarios:

vega dijo...

no estoy de acuerdo! a mi no me parece una frikada (o soy quizá demasiado friki...)
Y roja o como sea pero seguro que no le vendiste ninguna moto al preparador, simplemente lo hiciste bien, porque ESTA VEZ ES LA TUYA y se te nota!!!
(a mi no me gusta Tokio Hotel...)

Nos vemos esta noche!! Besos fugaces (como las estrellas)

Anónimo dijo...

Más vale una vez rojo que ciento amarillo.

Ah, y si hay que elegir entre las estrellas y un helado.... lo mejor es un helado mientras ves las estrellas.