31 julio, 2007

Traficantes de sentimientos

Eso dijo Marwan anoche. Somos traficantes de sentimientos. Pero la advertencia llegó tarde. Cuando ya me había emocionado, aunque teniendo en cuenta que me caían las lágrimas en el primer tema... no puedo decir que no avisaron.

En este tráfico de emociones, quizá la más nerviosa era la hermaníssima, una de las impenitentes participantes en las retransmisiones de Central Musical
. En las retransmisiones y en el chat, porque ella utiliza la sección de comentarios para todo. Hasta queda con gente. Nos vemos en el concierto, pero no nos vemos. Algo así.

Sinceramente, después de la primera canción supe que iba a ser un concierto como mínimo, interesante. Pero no contaba con un Marwan en estado de gracia y un Luis Ramiro más que convincente ante una sala Galileo absolutamente llena. Ellos dijeron que no pensaban que tendrían tanto éxito, que esperaban una entrada mucho más discreta dado que era lunes y vacaciones. De eso nada. La respuesta fue impresionante.

Si ellos eran los traficantes, había muchos adictos.

Adictos a los sentimientos, pero también a dar palmas, a la Lakewood de Luis Ramiro, a los chistes de Marwan. Al buen rollo a corazón abierto. Abierto, el mío. No puedo hablar por los de los demás, claro. Química entre los dos. Y admiración, creo.

Hasta se vistieron iguales: pantalón turco, camiseta y chanclas. Después, descalzos. Mis frikismos por las diversas partes del cuerpo provocaron que les observara los pies con un cierto pudor. Sé que Lady K los radiografió. Seguro. Y yo, que adoro ir por la vida sin zapatos, no me fijé lo suficiente.

Fuimos un buen público, creo yo. Los de la sala y los de Internet, de procedencias como el Reino Unido (hooola hermaníssima again), Brasil, Estados Unidos, Argentina… y Brunete. Viva Brunete.

Y como fuimos tan buenos, nos merecimos un concierto lleno de sorpresas e intercambios de canciones. El chándal triunfó en versión acústica-chillout. Perfecta fue perfecta en la voz de Marwan. Se hizo realidad eso que siempre hemos pensado Lady K y yo: un cruce de repertorios Marwan-Luis Ramiro. Pues funciona. Nos gustó desde el principio. Lady K ponía carita de descubrimiento (nunca había visto un concierto de Marwan). Creo que desde ahora en adelante, se hará de las habituales…

No sé qué resultados dio la campaña de peticiones de Luis Ramiro en MySpace. La mía, claro, no la tocaron. Sí que estuvieron canciones nuevas, como Relocos y recuerdos, y clásicos inmortales como La sirena (con historia incluida). En el tráfico emocional, hay que dar lugar a las adicciones nuevas y a las antiguas, así que se rescató San Cristóbal para la ocasión. Me gusta lo que hace, y tiene esa capacidad de contar las cosas de una manera en la que podrían ser. Clic a mi interruptor interior. Eso no lo hacen muchos (yo sólo lloraba, hasta anoche, con Dantart… ojos vidriosos sí, pero de llorar, nada… extraño honor para Luis Ramiro).

Del repertorio de Marwan destacaron Adolescente (mi favorita), Meninos da rua (for the UK with love) y Ángeles. Y aquí ya llego a la parte donde el tráfico de sentimientos hace una cierta mella en el corazón que llevo en la mano… así que me acuse de subjetiva quien quiera… porque estuvo muy grande Marwan anoche.

Y ya que estábamos emocionados, un buen fin de fiesta. Desenchufados, interpretaron Los siete pecados (quizá mi favorita del repertorio de Luis Ramiro) y La dictadura de la primavera. Y todo finalizó con un Tiovivo menos multitudinario sobre el escenario de lo habitual, pero acompañado desde todos los rincones de la sala con gritos, palmas y bailecillos.

Si es que estos chicos trafican con sentimientos de calidad superior…

Después, tenía cosas que hacer. Y allá que me fui.

M.P., ganaste la apuesta. Pero por muy poco.


La foto… es la espalda de Luis Ramiro mientras tocaba Los siete pecados

Y me reitero… cuando la hermaníssima escucha a Marwan se vuelve tan buena…

7 comentarios:

Anónimo dijo...

No recuerdo muy bien la cita, pero más o menos decía así:

"La idea, sin música, es prosa; la música, sin idea, es simplemente música; la música, cuando va combinada con una idea, es poesía".

Kika... dijo...

Preciosa la cita. Si me la das, me la quedo. O préstamela al menos...

Yo no hago música (ya no la hago, mejor dicho). Ahora sólo escribo y describo la música que flota por mi vida.

Gracias por tu comentario.

Besos y magia,
K

vega dijo...

verde de envidia estoy!! me alegra q todo fuese como se preveía, que disfrutaséis todos y que tu cuñao se acordase de tu hermana (como debe ser)
ahh la espalda de mr cantautor!! q gran punto de vista teniais!!

besos

Kika... dijo...

Tuvimos un gran punto de vista desde el que pudimos observar los pies de mr cantautor con detalle. Luego nos tocó un ratito la espalda en el momento unplugged, aunque justo a nuestra izquierda estaba Marwan (que no nos daba la espalda). Lo que pasa es que se meve mucho y no me salió ni una foto decente... no te pierdas el concierto en cuanto lo cuelguen en CM, especialmente la primera canción (la he bautizado como Cruel, pero no sé cómo se llama)...

Besos,
K

vega dijo...

en CM seguro que pone Tema 1 jajaja. q ganas d escucharla la verdad!!!

más besos

Kika... dijo...

Sí, sí, seguro que ponen tema 1... trataré de investigarlo, aunque si el verdadera título no me gusta lo dejaré en "Cruel"...

Besos,
K

Kika... dijo...

Después de una intensa labor de investigación (es que como no soy periodista, se me da peor que a ti, Vega)... sé que la canción se llama "Romper" y es nuevecita, por eso no la tenía controlada...

Me gusta el título, así que no persistiré en mi actitud de llamarla de otra manera. Seré buena. Sea como fuere, es preciosa y emocionante. Ya he dicho en el post que lo de llorar a lágrima viva en un concierto sin que sea por razones extramusicales no es habitual en mí.

Un beso para Vega y otro para los que han escrito preguntando (alguno incluso un poco cabreado por la inexactitud de la información)...
K