16 julio, 2007

Recobrando la fe

Lo que son las cosas. La vida, igual que da fe en las cosas y en las personas, te la quita. Y te la devuelve a toda velocidad. O lentamente, porque tiempo y fe son dos conceptos que no deberíamos mezclar. Por nuestro propio bien.

Ayer tenía dos cosas que hacer. Cosas buenas, distintas de la rutina que me encauza esta cabecita llena de nubes. Una, el Retiro, los Obsoletos Trío, con un espectáculo divertidísimo que tuvo un gran éxito de público. Daba gusto escuchar música bajo el cielo de julio, bailar finaestampacaballero, caballerodefinaestaaaampa… Me puse en contacto con mi lado hortera con Violetas Imperiales. Carlos Aguado, solos de guitarra y voz, tranquilo en la tempestad que desencadenan Pedro Herrero y Luis Felipe Barrio (el que no canta, el que acaricia las canciones). Y bastó un segundo, una mirada cruzada y empecé a perder la fe. Lady K me diría que es normal titubear en las creencias un domingo por la tarde. Pero no era una pérdida espontánea. Al menos, no lo creo, porque yo quería creer, tener fe en las personas, en los momentos, en los domingos por la tarde y estaba dejando de hacerlo. A toda velocidad y a marchas forzadas. Quizá era porque se me metió una piedra en las sandalias, o Señora Azul en la cabeza. O algo así, vete a saber.

Así que me marché del Bosque del Recuerdo un poco ausente, con la sensación de que te han pinchado un globo que ni siquiera tenías entre las manos. Y sólo hizo falta verla caminando en la dirección opuesta para darme cuenta de que la pérdida de fe no era mi exclusivo patrimonio…

Segunda etapa, con la fe perdida, a ver si la recobro por las calles de Chueca. Queens me llama: las cosas van a estar difíciles. Y es que Queens no parece ella, está enfadada, medio transformada, harta. Y tenemos que esperar, aunque dudamos. Aunque pensamos la manera en la que más podríamos fastidiar y vengarnos del retraso. El hastío de Queens es contagioso para quienes no tenemos fe. Pegadas en los adoquines, sin entender nada, sin posibilidad de recuperarla.

Y al final volvemos. Si es Miguel Dantart siempre volvemos (al menos yo). Y aunque hubo un retraso, con su consiguiente cabreo, también hubo un gran concierto. Me consta que ante la situación, hubo la tentación de suspender y, quizá, despedirse a la francesa (jajaja…). Pero no lo hizo: todo sonó precioso, daba igual la hora, Los pájaros saben mundo nos cambió el humor, hablamos portugués… y hubo una dedicatoria para cada uno. Incluso para el Poltergeist Queens (más risas).

Con Dantart siempre recobro la fe. Creo que lo haría aunque saliera al escenario con el ampli en stand-by sin hacer nada. Me daría igual… Yo vuelvo a creer con conciertos así. Con un montón de temas y los pies descalzos. Con El sitio de mi recreo (a dúo con Raúl Martín), porque Antonio Vega también iba al colegio. Mejor que tú y Não sei. Recuerdos para LuLi en Mundo Alborotado. Y una amiga de Miguel que nos llamó superfans a Queens y a mí. Estuve tentada de decirle que superfans no, que eso es LuLi. Nosotras, creyentes. Eso creo. En los extraterrestres que dejan cabellos morados en el termo del agua caliente. En las trampas para cucarachitas (nuevo conceto que nos inventamos). En que hay algunas cuestiones que tienen que salir en la primera cita. O en la tercera. En que cualquier día nos vamos a un karaoke y se va a organizar…

Ahora, como dice mi preparador, cura de belleza y sueño. A ver si nada nos roba la fe. Al menos hasta mañana. Luego, ya veremos cómo lo solucionamos…

Esta es la historia de cómo Queens y yo recobramos la fe un domingo por la noche.
Menos mal. No podemos vivir sin creer...


La última de LuLi… quiere conciertos de su Miguel. Aunque lo suyo es porque es la fan número uno de Dantart, no creo que sea porque ha perdido la fe…

Estamos de precumple… todos los de ayer: Queens, Miguel… y yo misma…

Y, de premio, una primicia (la premioprimicia)… la dará Queens en Kikel… Os aviso en cuanto esté…

8 comentarios:

isabella dijo...

Me voy en cero coma como dicen por aquí, pero esperaba tu crónica y no puedo quedarme sin decir nada.
Me alegro de que acabaseis bien el día, miguel siempre lo consigue, es q es oir su voz y venir la sonrisa. Mataría por oir ese sitio de mi recreo, a ver cuando uno de los tigres se atreve con mi favorita del maestro.
Besos y ánimos para el lunes.

Kika... dijo...

Hola, Bella!
Fue un día de esos en el que necesitas que alguien te cure el alma. Y se nos dibujó la sonrisa, porque tiene magia en las manos. Creo que te habría gustado el concierto, Miguel en estado puro. Descalzo. Precioso.

Muchos besos y nos vemos...
K

Lara dijo...

¡Vaya! ¡Reformas! Me gusta este color. Leo y leo y de términos webmasterizados entiendo poco, pero veo que has hecho obras y me gustan. Y también veo que estás veraniega, no sé si vacacional, ociosa y feliz, pero algo se nota, algo distinto. Qué bueno Miguel. Cuánto tiempo sin oírlo. Esto de retirarse de los escenarios tiene sus desvantajas. Muchos besos, Kikamagia.

Kika... dijo...

Lara, me alegro de que te guste. He tenido el blog en obras, pero ya he quitado los botes de pintura abiertos y los clavos del suelo (esto ha sido como la reforma de una casa, pero peor...)

Un beso muy fuerte...
K

Irene dijo...

Al leer el título he "recobrado" algo que leí de Carmen Martín Gaite en "Nubosidad variable":

"...Recobrar siempre ha sido más excitante que cobrar, aunque también más propenso a espejismos. Y por cierto, ahora que escribo esto, me pregunto si no será igualmente un espejismo imaginar que te he recobrado a ti..."

Me gusta, y me gusta leerte.

Más besos.

Queens dijo...

Miguel lo mejor del Libertad8 sin ninguna duda, gracias por ayudarnos a recobrar la fe, gracias por un concierto estupendo y largo (a pesar de todos los problemas)y también por Poltergeist.

Muchas gracias Kika por entender mi "hartura" y por contarlo todo tan bonito.

Queens dijo...

Ahhh se me olvidaba, seguiremos con las trampas para cucarachitas (de todos los tamaños)
Besos

vega dijo...

la de cosas que me he perdido!!!
me gusta el nuevo look: la cabecera te pega un montón!!!

y no he entendido muy bien cual fue el problema en el concierto de Dantart, pero lo que sí me ha quedado claro es que al final todo salió bien y el pelirrojo estuvo como suele en ese escenario...
habría preferido estar viéndolo que donde estaba, pero bueno: habrá más días!!

besos!!