30 julio, 2007

Felicidad y helado de chocolate

Bienvenidos al luau. Ya lo decía hace poco EP3: ha vuelto la moda de los bares hawaianos, polinesios, kon-tikianos o lo que sea. Y el Lobo, que es un tipo moderno, que sigue las tendencias (prefiero pensar eso que creer que su gusto en materia de bares no ha evolucionado nada en los últimos siglos) me llevó a tomar un cóctel a uno de estos lugares. No era para compensarme porque se le olvidó mi cumple. Porque ya me compensará otro día (ji ji ji) y porque olvidarse de los cumpleaños es una falta que me inspira mucha indulgencia… a mí se me olvidan mucho.

La conversación va hacia cualquier sitio, porque en realidad no importa. Con el Lobo vale casi cualquier cosa, sin contar que me hace aflorar una vena poética casi greguerística.

Hay muchas personas en mi vida que están asociadas con películas. El Lobo está clasificado en La vida es bella. No sé por qué. Que nadie me lo pregunte: no se parece a Benigni, no ha vivido en Italia, ni es judío ni nada de eso. Supongo que le he adjudicado esta película porque puedo visualizarlo fácilmente diciendo eso de buongiorno principessa.

Y así llegué, con el Lobo, el coco-loco (servido en un auténtico coco de loza, es lo que tienen los bares-luau) y La vida es bella a una especie de filosofía de la vida. De andar por casa, como lo es todo lo que hago: las realidades paralelas no convergen, pero tienen puntos en común. A veces.

Tiene algo, el Lobo. Algo que me empuja a una especie de abismo existencial y hace que incluso baraje tirarme. De golpe se para el tiempo. Él sabe cómo hacerlo sin tratar de embridar mi manera de ser. Por eso me salen greguerías cuando hablo con él, supongo.

Tuve que definirme. Autodefinirme. Yo, que he alejado voluntariamente muchas palabras con el prefijo auto-. Encontré algún adjetivo. Alguno que se acerca de definirme un poquito. Libérrima. Empática. Indecisa. Mágica. Heraclítea. Supongo que un poco perdida entre las realidades paralelas, como todo el mundo. He pensado últimamente en lo que es ser diferente, en qué significa, en cuáles son las verdaderas diferencias entre los seres humanos (y en cuáles son las meramente cosméticas). Me he perdido en esas disquisiciones que tengo ya por escrito en alguna parte.

¿Qué tiene que ver entonces la vida con un helado de chocolate? Hay un momento en el que Dora, la principessa de Guido (el personaje interpretado por Benigni) sale de la ópera con su novio. Su único plan, su deseo inmediato, lo que le haría feliz es simplemente tomar un helado de chocolate, pero su pareja quiere llevarla a la cena con el prefecto. Eso no le hace feliz. Sólo quiere el helado de chocolate. Es lo que le falta. Es lo que le proporcionaría un poco de felicidad insomne. Lo suficiente. Quizá incluso lo necesario.

Conclusión. La felicidad en la vida es poder tomarte un helado de chocolate cuando quieras.

Y de ahí para arriba… se puede construir un sistema completo de pensamiento.

Porque, como dice Dr. Sapo
, uno de mis grupos favoritos, en su canción Felicidad, que me encanta (aquí hay un vídeo, no he encontrado nada mejor)…

No, no la he visto pasar…
es un avión a motor
es un barquito de vela
No, no me ha vuelto a llamar…
es una carta de amor
es un pepito de crema…

(¿Te acuerdas, Lady K, de aquel fin de gira en Guadalajara bailando esta canción?)

Sean felices. O, por lo menos, inténtenlo.


Esta noche… dos en raya. Marwan
y Luis Ramiro en Galileo Galilei a las 21:30h. Kiko Tovar en Libertad 8 a la misma hora. Los dos conciertos, por Central Musical. Me consta que Luis Ramiro ha lanzado una campaña de peticiones del oyente a través de su perfil de MySpace. A ver si alguien consigue que cante su canción favorita… porque, reconozcámoslo, es pedirle una canción a LuisRa en un concierto y casi te garantizas que no la toque…

Welcome back... Antonio. Un beso y me alegro de que te guste...

4 comentarios:

vega dijo...

eso, eso: la felicidad de las cosas pequeñas, los detalles minúsculos que no se pueden fingir (al contrario que los grandes alardes).
besos con sabor a helado y sonrisa de felicidad sencilla esparcida por todas partes!!!

(y ya nos contarás q tal el concierto de esta noche)

Kika... dijo...

Claro que os lo contaré...

Besos!
K

la hermanissima en la nube dijo...

felicidad es cuando te dedican una cancion y te saludan y dicen tu nombre y .......

Kika... dijo...

Claro que sí. Después de una pequeña dificultad técnica, habrá crónica con pelos y señales...

Besitos,
K