24 julio, 2007

Edición limitada

Ayer se despedía uno de mis preparadores. Menos mal que había aprobado el primer ejercicio. Creo que de haber ocurrido lo contrario, nunca habría podido ir a su fiesta, por mucho cariño que le tuviera. Pero al final todo pareció salir bien: me habían arreglado el ordenador, aprobé (la tardecita que nos dieron hasta que salieron las notas fue de infarto) y pude marcharme.

Y llegué con mi regalo, un cuaderno de escritor, mágico, con purpurina (bueno, ya sé que mi preparador es un chico, pero a MÍ me gusta la purpurina). Cada página es distinta, algunas son magenta, otras son blancas, pero su textura varía. El porqué del regalo… pues tuvo que ser así. Mi idea original era regalarle un libro-disco con textos inéditos (y alguno de este blog), made in Kika. Pero se me estropeó el ordenador, y, por lo tanto, mis posibilidades de edición. Así que me fui a una tienda muy bonita que se llama DePapel y le compré el cuaderno. Pero no podía dárselo en blanco, como diciendo… hala, te lo escribes tú solito el libro que a mí se me ha roto el ordenador.

¿Te lo pongo para regalo? Y en ese momento, pensé en que quería escribir algo, que tenía que hacerlo. Con un bolígrafo prestado, le presté las primeras palabras al cuaderno de escritor. Y así empezó el primer libro de KikaEditorial. Lo que pasa es que es una edición muy limitada. Sólo un ejemplar…

No sé lo que va a pasar con el cuaderno. Se puede escribir, esperar, o escribir y esperar. Le gustó. Me dijo que algún uso le daría… y yo le dije que si lo va a dejar en blanco, lo guarde para que lo escriba yo cuando vaya a verlo. O cuando vuelva por aquí.

Y después de la fiesta, me quedé parada. Le conté las veces que quise matarlo, que me puso nerviosa, que tuve que gestionar el cambio de compañero de oposición a preparador. Y las que no. Él, porque es así, me pidió perdón por haberme inspirado pensamientos asesinos. Me contó sus historias, y yo le conté la mía. Ya nos las sabemos, pero nunca llega el final (menos mal).

Lo más curioso del tema es que le voy a echar de menos. Se lo he dicho, porque si lo dices, la otra persona es consciente y se acuerda de ti. Creo que así se echa menos de menos. Qué sé yo.

Cuídate.

Que te vaya bonito.

(Sonrisa tonta, pero es por otra cosa).


Esta noche… Moncho Otero
y Rafa Mora en Libertad 8, a las 21:30h. Presentarán su nuevo disco, Viento de octubre, que ha contado con la colaboración de Lucía Caramés, Carlos Chaouen y Luis Pastor… y además disfrutaremos de su espectáculo poético-musical Bérbole…

Y otro descubrimiento musical… La Dulce
, un grupo urugayo (llegué a ellas a través de su MySpace)… así que hoy me voy cantando Quiero y no puedo…
Quiero hacer una canción

y no puedo
Quiero darte un beso

y no te lo doy.
Yo no sé si es la humedad

o la falta de calefacción…

No hay comentarios: