09 julio, 2007

Conversación ininterrumpida

Lady K y yo somos amigas desde hace siglos. Y eso nos da un superpoder bastante interesante (creo que podría equipararse a los de Henar y su trasgu, que son geniales, aunque eso me lo tiene que decir Henar). Podemos dejar una conversación a medias hace dos meses, volver a vernos y retomarla, si queremos, en el mismo punto.

Casi podría decirse que nuestra amistad ha sido una conversación ininterrumpida durante todos estos años. Nos ha pasado de todo, a las dos juntas, por separado, mezcladas y revueltas.

Ayer retomamos la conversación, en este año en el que está siendo complicada la comunicación, porque las dos estamos liadas. Durante un tiempo que Lady K estuvo en el paro, nos hacíamos la llamadita de rigor a la hora maruja. Lo de la hora maruja nos encantaba: consistía en llamarnos por la mañana y contar lo que había pasado hasta entonces. Y si no había pasado nada, nos lo inventábamos. Lo que habíamos soñado, la comida que había que hacer, si nos gustaba o no lo de ser amas de casa forzosas. Ahora Lady K curra en una multinacional, es la Dama de un bosque numérico. Y aunque ya no tenemos la hora maruja, buscamos cómo hablar.

Ayer tocaba seguir la conversación. Donde la dejamos. Me flipan – directamente – sus análisis de las cosas. Su capacidad para ver el cambio. Las cosas que me dice… hay que ver cómo te gusta un foco, Kika. Yo le contesto… ¿y a ti? ¿A ti no? Y entonces nos reímos, nos tronchamos, y nos basta con eso.

Con un paseo por la calle, con una canción cualquiera.

Ayer rescatamos una antigüita de Luis Ramiro, esa de Las nubes de los bares. Vamos a montar un super-show-multidisciplinar, y la vamos a cantar. Si es que tenemos mucho peligro…

Tú pasa y escóndete, que viene la caballería con sus bombas, sus tanques
y yo en minifalda no puedo correr
ni esconderme detrás de las flores del parque…

Ayer llegamos a la conclusión de que hemos perdido el Ángel de la Guarda, como casi todo el mundo, pero nosotras sabemos dónde está, porque lo dice la canción…

… mi ángel de la guarda
te perdí en un bar de alterne
detrás de la Plaza España…


Cambiamos el mantra del día… cortesía de Cristi…

La foto… es una foto de esas curiosas, en la que se ven los ojitos (el original es más grande) de Kika, Lady K… y una persona en el centro. A ver si alguien lo reconoce…

8 comentarios:

isabella dijo...

Yo reconozco a la persona y eso q no soy muy buena fisonomista. No he estado el finde y he leído todo de golpe, espero q tu abuela esté mejor. Besos

acróbatas dijo...

Ayyy, me puedes decir dónde está la crónica del concierto de Alejandro Martínez??? NO la encuentroooo...

Últimamente voy con mucho retraso en los blogs, el calor me hace salir de casa y tengo menos conexión...

Besazosssssss!!!

Kika... dijo...

Claro que sí...
Te dejo el enlace...

http://kikamagia.blogspot.com/2007/06/veloz-y-eterna.html

Besazos!!!

Kika... dijo...

Por cierto, gracias Isabella.

Besos,
K

Irene dijo...

Esos ojos son inconfundibles... (me refiero a los de la izquierda, eh.. ¡je,je!)

Besos, guapa!

Kika... dijo...

Ahí, ahí...
Cuánto tiempo, Irene!!!!
Muuuuchos besos!
K

Anónimo dijo...

Suena una canción en un viejo tocadiscos. Es Nat "King" Cole, que no canta, recita:

Aquellos ojos verdes
de mirada serena,
dejaron en mi alma
eterna sed de amar,
anhelos y caricias
de besos y ternuras,
de todas las dulzuras
que sabían brindar

Tris tras dijo...

Hermoso Belle de Jour, hermosas conversaciones...

Saludote