25 julio, 2007

Azul (otra vez)

Ayer Henar me regaló una cámara que cuando dispara el flash lo tiñe todo de azul. De azul tranquilo, oscuro o desesperado. Sé que no se lo pensó ni un minuto a la hora de escoger el color. Ni rojo, ni amarillo, ni verde. Si es Kika, es azul. Y tiene razón, como siempre. Me he leído el póster con instrucciones que viene dentro… para descubrir impresionada que la filosofía de la cámara Lomolitos es un poco mi filosofía de vida. Espontáneo, casi desorganizado, fotos sacadas sin mirar, desde la cadera, libre, colorista… Me encanta. Así que mañana, al bolso, y a teñir de azul todo lo que se me ponga por delante. Genial.

Azul como el agua que salía del grifo en mi sueño. Ojo a la interpretación freudiana que esto debe tener: he tenido un sueño-pesadilla en el que cerraba el grifo del lavabo, me volvía a la cama y en cuanto me tapaba, volvía a oír el chorro de agua. Me levantaba de nuevo a parar el flujo azul petróleo. Y otra vez. Y otra. Y otra.

Azul como la canción de Moncho Otero
y Rafa Mora (Azul y azul, sobre un poema de Julio Santiago). Inmensamente azul. Un concierto genial, divertidísimo, donde la poesía fluye sola. Y en el que se hicieron dos llamamientos. Leed a los poetas (si queréis). Si tenéis un poeta cerca, hacedle un poco de caso. Sonreí al pensar en mis cuadernos, en mis versitos que no cualifican como poemas. En los versos de otros escritos sobre mí (no es un poema robado, es uno que era mío, con nombre, con mi presencia en el parto). En una frasecita sobre platos precocinados, que tenía una sonoridad extraña. Todo eso entre risas, muchas risas, poesía libre, sin dramas, con música. Admiro a Moncho y Rafa por cómo cantan, y por el espectáculo que hacen… pero sobre todo por la habilidad que tienen. No es fácil musicar poesía, creo yo. Hay que saber leer su ritmo interior y abrir con una especie de llave mágica el ritmo que encierra. Saber qué repetir, qué poner aquí, allá, en otra parte. Tiene mérito. Me gusta.

Esta mañana he vuelto a lo de siempre. A las rutinas que me centran la dispersión mental en la que vivo y que no hago nada por cambiar. Después de ir a ver a mi preparador de idiomas, he llegado a casa. Me he quedado mirando mi reflejo, un poco triste por la luz del ascensor. En ese momento de mala iluminación, suspiro. No sé si quiero subir a casa. Preferiría irme a un parque, a la piscina que tiene el agua teñida de azul. Pero no puedo. Me está costando. Mucho.

Y he reprimido un grito de angustia con un recuerdo de anoche. Más o menos azul.


La foto… lo que sale en photobucket si buscas blue stairs

6 comentarios:

Henar dijo...

Azul... tan azul... tan inmesamente azul... tan imposiblemente...

Me lo pasé genial. Y los gritos de angustia son buenos. Seguro.

Besos azules

vega dijo...

he vuelto y me he puesto al día de tus Realidades Paralelas: la buena noticia la sabía, los pelos de tu gatera los intuía, recordé tu cumpleaños pero olvidé todos tus "no cumpleaños", menos mal que Luli se acuerda... y tengo muchísima curiosidad por ver las fotos que hace esa cámara que te ha regalado Henar. El azul tb es mi color favorito...
Besos, felicidades otra vez (por el cumple y por la línea, han cantado línea, señoras y señores) Nos vemos!!!

Sibila dijo...

grandes Moncho y Rafa...
y gran noche (aunque el tener que madrugar al día siguiente precipitó la partida)

He leído por encima tu blog y, coincido con las opiniones que escuché, me encanta tu mundo :)

En fin, un placer haber compartido poesía y risas el otro día.

Un besote, Silvia.

amenabitar dijo...

Sabes que yo últimamente, también soy azul?

Un placer haberte conocido :) (si tenemos que haber coincidido más veces, seguro...). Un concierto genial, y muy agradable la compañía, claro que sí.

Un beso.

p.d.- Por timidez, no te dije que te leía, pero lo cierto es que aquí andamos :)

Kika... dijo...

Hola chicas!
Encantada de veros por aquí. A Amenabitar le he contestado en su blog, pero tu fotolog, Sibila, no me deja (porque no soy miembro de fotolog o porque no sé hacerlo, es que soy analfabestia informática). Pero voy allí, Sibila, clicclicclic, y la foto es... ¡azul! Las casualidades no existen. Por algo estamos teñidas de azul ahora mismo (en mi caso es casi siempre, voy del púrpura al celeste cada diez minutos)...

En fin, que encantada de veros/leeros... y por estas realidades paralelas se puede caminar tímidamente o gritando, como son paralelas hay sitio para todos.

Y qué grandes Moncho y Rafa...

Bueno, lo dicho, chicasazules, nos vemos en eventos y conciertos. O por aquí...

Besos y magia,
K

Sibila dijo...

es verdad, no me había dado cuenta de lo azul que estoy... (mi color es el morado aunque está desteñido)

no te preocupes, los del fotolog han restringido los comments sólo a quien esté registrado.

otro beso