24 junio, 2007

Entre el sol y mi corazón (o Noche de magia)

La noche más mágica del año y yo sola. Sola entre un millón de personas, por encima del ruido: música, trompetas y gritos. Sola porque no estaba con quien quería, pensando un millón de veces en el juego de palabras de la canción. Un poco solo. Sólo un poco.

Huele a frito, a sequedad (la sequedad huele), a contaminación y a una especie de humo en el que se entremezcla el plástico quemado con las maderas sacadas a saber de dónde. Se supone que podría ser Alicante, pero es la M-30.

Me he marchado de casa sin convencimiento, con mis deseos en papeles y un miedo cerval a saltar la hoguera. El fuego me gusta, pero siempre recuerdo lo que me decía mi abuela cuando me pillaba atizando los rescoldos de la chimenea.

No juegues con el fuego, que te mearás en la cama.

Fue la primera vez en mi vida en la que me di cuenta de que puede que las acciones no tengan consecuencias lógicas. O algo que creemos que no es lógico pero que nos va dibujando las repeticiones de las rutinas. Una especie de rituales aparentemente sin sentido.

Rodeada de desconocidos, doblo mi folio en dieciséis partes, no tiro la toalla. Porque esas consecuencias inesperadas o ilógicas pueden ser magia. Me niego a pensar que sean casualidades sin el concurso de la voluntad de las hadas, de los magos, de las brujas o de los espíritus del fuego, esos que hacen que mojes la cama en las noches mágicas.

Recuerdo a alguien, y quiero llamarle como una niña malcriada, pedirle que me haga caso, que se me rompen las alas, que no puedo hacer magia yo sola. Contesta y me dice hola mi hada, precisamente me estaba acordando de ti. Mandé algún mensaje anoche, tratando de pensar que no era el hada solitaria de las hogueras. Creyendo a pies juntillas que nada ocurre por casualidad, que hay magia y consecuencias que desafían a la lógica. Lo que pasa es que a veces no podemos ver el mensaje completo. Necesitamos a otro ser mágico que nos revele la pieza que nos falta. Suena en mi cabeza Kissing in the Rain, cortesía del Arquero. No puede ser por azar que dos personas aparezcan en la vida de un hada el mismo día. Y que una sea un ser mágico.

Esa soledad me atenaza con recuerdos. Todos mágicos y constantes. Nacer dos veces, tocar como la orquesta del Titanic. Llorar tantas veces mientras repetía que no podrán conmigo.

Y aquella vez que vi una estrella fugaz cruzando el cielo. Si no hubiera sido porque estaba con mi abuelo pensaría que no la vi. Perfecta, partió el cielo en dos precisamente cuando hablábamos de nuestras cosas: de los murciélagos que beben en las piscinas y muerden la fruta como vampiros si les dejas, de los cuentos de Floripondio que me contaba cuando era pequeña, de cómo hay que hacer para no tener miedo. Él nunca lo tenía, me daba su mano huesuda y en ese momento, apareció la estrella. Creo que hasta hizo ruido, o yo lo oí pero no lo hizo. Y mi abuelo, que para entonces estaba prácticamente ciego, la vio perfectamente. Creo que fue porque destacó un segundo sobre un cielo oscuro.

Eso es suerte, me dijo.

No, es magia, le dije yo.


Post Scriptum 1… el juego de palabras viene de la canción de Manolo García que se llama Sólo un poco, y el título de La estatua del jardín botánico, de Radio Futura…

Post Scriptum 2… Dra Marta, te contaré el concierto…

Post Scriptum 3… la dedicatoria de este post va al final porque tiene que ir aquí. Para el hada a la que leo…

7 comentarios:

Arquero dijo...

Qué razón tienes con lo de que las cosas pueden tener consecuencias ilógicas.
A veces de puro aburrimiento se ha encendido en mí el alma pirómana que a veces me angustia y que me lleva a desear prenderle fuego a todo, sólo para ver qué pasa.
Si la noche de San Juan como sigue teniendo algo de mágica es porque todavía quedan magas amateur, porque Kíkel sigue volando y porque tu aliento me sigue galvanizando.
Qué esta noche y las próximas noches Izarrak (Vega, Antares, Rigel y las demás) zurekin gaude.
Un abrazo.

Henar dijo...

Se me han saltado las lágrimas antes de llegar al final. Si te dijera que mi abuelo también se quedó ciego no me creerías (no pueden ser posibles tantas casualidades). Si te dijera que anoche, a las 12, miré el reloj y pensé en ti y en tu hoguera y quise quemar papeles allí mismo, sobre la mesa de un Kebap, pero mi interlocutor no quiso, y yo me limité a desear en voz bien alta sin que nadie me oyera.

Joyeux anniversaire, ma petite.

Henar

(gracias)

Anónimo dijo...

Anoche, antes de salir, canté esta canción a voz en grito bajo la ducha.

http://www.youtube.com/watch?v=lQVgpbkgs44

dra marta dijo...

Q bonito primi! Q mágico era y es el abuelolo, me ha gustado mucho tu post!
un besote

Lara dijo...

La noche del sábado estrenamos el jardín. Durante el día, multitud de duendes habían enredado por la casa, iban llegando a deshoras y montaban tiendas de campaña detrás del huerto, echaban hielos en los vasos grandes de cristal y desordenaban la cocina. Se apagó el sol y los que quedamos, unos cuantos, encendimos una hoguera. Nunca había celebrado la noche de San Juan. Aunque allá abajo se celebra siempre. Ésta ha sido mi primera vez, en la sierra, en la oscuridad del jardín, tras mi casa. Escribimos cosas en papeles blancos, convocamos a San Juan (dicen que es flaco y huele a vino) y nos dimos las manos, riendo y deseando todo lo que deseábamos. Si llego a saber que quemarías tus papeles sola, en un sitio que parece Alicante, te hubiera llamado telepáticamente para que subieras la montaña y te reunieras con nosotros en la pequeña hoguera.

(Al día siguiente por la mañana llamé a mi abuelo por teléfono. Para felicitarlo por su santo. Me dijo sus piropos de marinero galante de siempre -tiene 86 años pero piropea con la misma calidad que cuando era joven-, me preguntó cuándo nos vemos, reina, y yo le dije ya bajo, abuelo, en dos semanas estoy ahí.)

Un beso muy fuerte.

Kika... dijo...

Muchas gracias a todos. Llevo un día horroroso por varios motivos, y parece que el ordenador ha decidido sublevarse también. Después de horas de intensas súplicas (por favor, por favor, déjame agradecer los comentarios, por favoooor) parece que ha desistido de su actitud...

Así que lo dicho, muchísimas gracias:
Arquero - ya sabes que lo que creemos que es lógico deja de serlo con mucha facilidad. Seguiré tratando de galvanizarte con mi aliento (qué bonito hablas, arquero mío...)

Henar - Que no son casualidades, que lo tengo muy claro... no hace falta que quemes los kebab, no vaya a ser que nos metamos en un lío después de la armonía que hemos conseguido con el baile indio... Joyeux anniversaire à toi aussi...

Anónimo - Me gusta mucho esta canción. Muy propia para la noche (aunque la banda pachanguera de las fiestas de mi barrio no la tocó)...

Dra... es que el abuelolo era la leche, el ser más mágico que he conocido de largo. Todavía me acuerdo de una LuLi enana que le decía "ABOLITO BAPO BAPO" cada vez que pasaba por delante de él...

Lara... si me hubieras llamado, ahí me hubieras tenido, vestida de blanco con todo el arsenal de pociones, ungüentos y hechizos. Invocando a los duendes del fuego... Tienes magia en las manos (y una buena colección de piropos, por lo que veo...).

Un abrazo de esos de los míos a todos. Gracias.
K

vega dijo...

qué día más loco por diossss. intenté responderte a la hora de la comida, pero luego no pudo ser. vi de refilón tu frase en messenger... a ver si mañana coincidimos...
da igual: me gusta muchisimo esa estrella fugaz que has puesto. y yo también celebro san juan y escribo deseos y los quemo en hogueras... me encantan los ritos paganos... suerte con vuestros deseos. que se cumplan, que se cumplan todos y pronto. pero si no: el año que viene más hogueras, más hadas al otro lado de tu línea, más canciones cortesía de arqueros más cosas buenas...
besos deseosos de que se cumplan los deseos