23 junio, 2007

Del pita pita deeeeel

Últimamente hago menos ejercicio que la Cibeles. Entre mis dolores de tripa y la necesidad de estudiar, parece que estoy esculpida en granito. O en mármol de Carrara. Y como ya he decidido que no me duele el estómago – tratando de hacer cierto eso de mind over matter – me he ido esta mañana a un curso intensivo de danza de Bollywood.

Yo, de Bollywood, bastante poca idea. Igual que de baile en general: y eso que me encanta bailar… pero una vida casi entera a la sombra de las habilidades de la hermaníssima me ha dejado un poco a la altura del betún. Bueno, un poco de cara dura sí que le echo, que eso siempre ayuda a la hora de suplir cualquier rigidez articular…

Antes de bailar, hay que saludar el suelo, por lo visto. Con la primera posición ya me hacían crac las rodillas. Pero hemos venido a esto, y yo lo que empiezo lo acabo…

Ha sido divertidísimo. Me he puesto a prueba, con las zapatillas de ballet de mi madre (no encontré las mías) y nada de atrezzo. Creo que con unas pulseritas y unos modelitos ad hoc habríamos estado divinas. Yo, intentando acordarme de los pasos y meterme en el papel (cosa harto difícil porque lo único más o menos bollywoodiense que había visto en mi vida era aquella secuencia de Moulin Rouge…). Cada una a lo suyo. Henar moviendo la cadera que parecía mentira que le doliera la espalda. Nadège, la bailarina revelación. Carmen con un paso que ha terminado teniendo su nombre (es un rollo pose-sexy que le sale fenomenal). La hermaníssima dándole a todo el toquecillo técnico. Y yo… haciendo lo que podía. Aunque ha sido definitivo visualizarme en el papel de una fan-groupie de pata negra (de quién, no lo cuento, quedará en el anonimato). Ha sido verme en esa situación… mano de santo. No sé si habré mejorado, pero me he reído el triple.

Normalmente me da vergüenza bailar delante de gente. Ha venido la profesora y me ha dicho: “a ver, esas manos, con más carácter”. Y yo le he contestado que es que soy muy sosa para estas cosas. Ella, cargada de razón como no podía ser de otro modo, me ha contestado que era la primera vez en la vida que lo hacía. Con un poquito de ensayo, todo mejora… Así que me he quitado un poco los complejos y hala, a bailar. Porque es verdad que dudo de mis habilidades de baile, pero tengo algo que me ayuda siempre. Me río mucho de mí misma. A carcajadas… (no nos habéis visto a mi madre y a mí imitando a Shakira, no tenemos desperdicio).

Me lo he pasado fenomenal. Ha sido la mejor inversión que he hecho últimamente. No, si ya dicen que con el ejercicio se te mueven las endorfinas por el cuerpo. Y además, ya estamos ensayando para nuestra hipotética fiesta golfa-harén-odalisca-sacrificios-en-vivo-almeriense que haremos cuando apruebe la oposición… La próxima, con atrezzo, pulseras y cascabeles. El Barbi Dancing Team (Barbi de Barbieri, claro) va a partir las pistas este verano con su encanto oriental.

Ahora, además de locutoras de partidos de fútbol y esposas de luchadores de Pressing Catch, queremos ser bailarinas de Bollywood. Nuestra agente ya nos ha comunicado que nos han llamado para una nueva producción (ji ji ji, esto va a ser lo mejor desde el vídeo de la Gallina Blanca con Pampero y la Noche Nostalgia vestidas de cupletistas)…

Y un aviso para navegantes.

Cuidadito, que estamos de un sexy que asusta. Hemos movido partes del cuerpo que, por lo menos yo, no sabía que tenía. Así que estáis todos advertidos, que esta noche es la más mágica del año junto con la Nochebuena.

Me voy a la hoguera a dejar papelitos para todos y a hacer algunos rituales mágicos. Que de eso sé un poco.

3 comentarios:

dRA MARTA dijo...

hola kika! qtal os lo pasasteis ayer?? siento al final no haberme pasado, pero cuando me quise dar cuenta ya eran casi las tres...
un beso mu gordo! y muxiximo animo para loq queda, q ESTAMOS CONTIGO Y ESTE ES EL AÑO! :-)

Henar dijo...

Bueno, bueno, Kika Chooda, ha sido de lo mejor que he vivido bailando en mi vida (y mira que he bailado!). Estoy repasando mentalmente la coreografía para que no se me olvide (pese al dolor de pies).

¡Que todos los sábados por la mañana tengan este sabor a risas, a bailes y a endorfinas!

Un besito,

Henar Kheer

vega dijo...

el curso fue en SAMAI por casualidad?? tenemos sonia y yo un intensivo bollywood pendiente para cuando empecemos a bailar con bastón... y´nos preguntábamos qué tal estaría.
por lo que cuentas tiene buena pinta.
si ya os lo tengo dicho: bailar es maravilloso: a mi me mejora el humor todos los días de la semana.
vengo justo ahora de bailar. pero funky. lo oriental nos toca los miércoles... lo hacemos fatal tb pero vamos mejorando!!!!!! es cuestión de tiempo y ganas!!

besos danzarines