13 junio, 2007

Absolución

A cada error
le sigue la búsqueda de la absolución.
Como las cuentas de un collar
sentimental
verde de vida
ebrio de recuerdos.
Te perdono, te absuelvo.
Te acepto.



Todos buscamos que nos absuelvan.

Pero a veces no sirve.

Me imagino que es porque el perdón definitivo, el descanso, debería venir de nuestro interior. Sin embargo, en ocasiones no llega. La supuesta autocomplacencia del cerebro humano no siempre funciona. Porque a veces cuesta mucho perdonarse. Puede que incluso sea imposible.

Though I've tried
I've fallen
I have sunk so low
I messed up
Better I should know
So don't come round here and
Tell me I told you so...

Fallen, Sarah McLachlan


No hay comentarios: