16 mayo, 2007

Unplugged al cuadrado

Dicen los gallegos que en la vida hay dos tipos de personas. Los que van a Japón y te lo cuentan como si hubieran estado en Santiago de Compostela. Y los que van a Santiago de Compostela y lo cuentan como si hubieran volado hasta Japón. Yo soy claramente del segundo tipo, capaz de encontrarle la “gracia” a casi cualquier cosa. A una mañana de lunes en la que vi un coche de policía. O a una canción (preciosa) que escuché el lunes (Relocos y recuerdos, de Luis Ramiro). Lo malo es que siempre corres el riesgo de decir que algo fue maravilloso y que nadie te crea demasiado, porque piensan que has ido a cualquier parte y estás aún de viaje mental a saber por dónde. Ya estoy harta de explicarlo, y además le encuentro poca explicación, como no sea lo que en realidad le pongo tanta pasión, tanta emoción a todo lo que hago que todo termina por parecerme maravilloso. No es cuestión de conformismo. El conformismo hace que las cosas te parezcan regulares, o más o menos bien como mucho…

Pues… que quede claro. El concierto al que fui ayer fue uno de los mejores de mi vida. He estado a punto de decir el mejor, pero he ido a tantos conciertos que la clasificación está un poco desdibujada. Un concierto increíble, en una sala impresionante, preciosa. Una acústica que era una bendición para los oídos. Leo Minax unplugged.

Pero unplugged de verdad. Desenchufado al cuadrado. Nada de efectos, ni loops, ni cables. Ni siquiera un micrófono: ni reverb… ni técnico de sonido al que echarle la culpa si todo sale mal. Pero todo fue perfecto: cada palabra, cada sonido, cada segundo. Que nadie se preocupe, que sé que no estaba en Brasil, que sé que estaba en la bellísima Sala Tribueñe, ayer. El día de San Isidro. Mientras unos decían ole en Las Ventas, yo me quedaba sin palabras. E igual que yo, el resto del público asistente, entre el que se encontraban Fernanda Cabral, Toni Miró y el organizador del ciclo de cantautores en esta sala, Pablo Guerrero (cuando le saludé al final del concierto, no supe qué decir, mi madre y yo lo admiramos…).

La sala, el sonido y la situación no eran para un cantautor cualquiera. Esa desnudez sólo la soportan los fuera de serie. Y yo creo – todo el mundo sabe que Leo es una de mis debilidades musicales – que Minax lo es. Os aseguro que emocionó, impresionó y además lo consiguió sin artificios de ninguna clase. Guitarra y voz. Ya está.

Además, pudimos escuchar algunas canciones nuevas en absoluta primicia, como Até aterrissar, y otras que el cantautor brasileño no toca normalmente, como Com a cabeza no luar, una de mis favoritas.

Todavía no he vuelto de Brasil aunque sé que nunca estuve allí. Y estoy emocionada, para qué engañarnos. Como dijo ayer Toni Miró, muy acertadamente por cierto,
qué envidia vamos a dar mañana…


Otros conciertos… del ciclo de cantautores en la
Sala Tribueñe: Javier Maroto (22 mayo), Álvaro Fraile (29 mayo), Pedro Regné (12 junio), Queyi (19 junio).

Más noticias musicales… ya está en Central Musical el concierto de Lucía Caramés en Clamores… y el lunes estuve viendo a Luis Ramiro… pero esa ya es otra historia…

5 comentarios:

vega dijo...

qué envidia: Luis Ramiro y Minax dos días seguidos... alguna desventaja tenían que tener los puentes. La agenda de Luis Ramiro y la mia no encajan, es oficial. Espero tu crónica!!

Lui dijo...

Joder, al principio me has hecho dudar..."El concierto al que fui ayer fue uno de los mejores de mi vida." --pensé que habías ido a ver a la Pantoja, jejeje. Es broma.

Un besote

Kika... dijo...

Ji ji ji... Leo Minax, mucho mejor que la Pantoja...

Besos (cuánto tiempo),
K

Arrigo dijo...

Hola Kika,

Me encanta tu planeta!!! Siempre me sorprende y me divierte lo que encuentro aqui! Es posible que Leo Minax no sepa todavía lo que has escrito sobre su concierto. Parece que ha sido realmente bueno!...(emocionado, ¿como el de la Pantoja más emocionada de los últimos tiempos?, hehehe...) Una vez más le diré a Leo que se asome!... (No he podido ir al concierto! Que rabia!...) Le hará mucha ilusión leer lo que has escrito, Kika! Tiene que ser muy bonito para un artista que hablen de su arte tal como has hablado! ¿Algo habrá tenido este concierto?!...

Beso!
Arrigo Zando.

Kika... dijo...

Fue maravilloso, señor Arrigo!

Muchos besos!
K