15 abril, 2007

Desert Island Discs (I)

Hay un programa de radio británico que es, según el Libro Guiness de los Récords, el programa musical más longevo de la radio mundial. Se llama Desert Island Discs (algo así como Los Discos de la isla desierta), y lleva en antena desde 1942. La premisa es sencilla: cada semana hay un invitado, que tiene que imaginar que es un náufrago en una isla desierta, y debe escoger ocho piezas de música para llevarse a la isla. También hay que escoger un libro (no se puede ni la Biblia ni las obras completas de Shakespeare, que se supone que ya están allí), así como un objeto de lujo, que debe ser inanimado y no tener ninguna utilidad para la supervivencia.

Objeto personal:
Papel y algo con lo que escribir


Voy a aprovechar este concepto para hacer un repaso por los discos de mi vida, que van a ser más de ocho, seguro. Pero primero tengo que escoger el libro y el objeto. No me ha llevado más de dos minutos decidir el objeto que me llevaría. Un cuaderno o papel y lápiz, bolígrafo o cualquier cosa para escribir. También pensé en llevarme té rojo, mi guitarra, una botella de champagne, abalorios e hilo, un ordenador... Pero sé que preferiría el papel y lápiz, básicamente porque siempre llevo en el bolso…

Libros:
The New Dragon Book of Verse
VV.AA.

y
A invenção do amor e outros poemas
Daniel Filipe

Ahora el libro. Eso sí que es difícil. ¿Me llevo uno que ya haya leído? ¿O mejor uno que no me haya empezado? Prefiero uno que ya me haya leído, no vaya a ser que el que me lleve sea un rollo y se me quiten las ganas de leer en la isla desierta. Qué difícil. Lo que tengo claro es que sería un libro de poesía. Uno de esos que he leído un millón de veces y sigo descubriendo nuevos matices, nuevas palabras. De esos en los que hasta las comas me sorprenden. No puedo decidirme por uno, así que me voy a llevar dos (aquí las normas las pongo yo). Una antología de poesía inglesa que se llama The New Dragon Book of Verse, que tengo hace muchos años y está llena de poemas con mis ideas y comentarios anotados en lápiz, en una letra claustrofóbica alrededor de los versos. Y uno que me regaló mi madre hace poco y que es, de momento, uno de los libros más bonitos que he leído. Se llama A invenção do amor e outros poemas, de Daniel Filipe. Precioso, emocionante, impresionante.

Ya tengo las maletas, así que me voy a la isla. A recordar el que seguro fue el primer disco de mi vida.

On My Own
Nikka Costa
1982

Ni siquiera era un disco entero, sino que se trataba de un single de esos de vinilo, pequeñitos, que iban a 45 rpm. Aún lo tengo en mi colección. Se llama “On my own”, y la cantante es la niña prodigio Nikka Costa. Bueno, la que era niña prodigio, porque hoy está casada y tiene una hija (no sólo van a pasar los años por mí). Su padre era el productor musical Don Costa, que debió pensar que su hija tenía talento, y la verdad es que, tal y como yo lo recuerdo, la niña no cantaba nada mal. Me encantaba y la imitaba. Tanto que mi tito ponía el disco (en aquellas épocas yo tenía cuatro años, así que no tenía discos ni tocadiscos ni nada), y yo ponía cara de niña prodigio americana y cantaba la canción con lengua de trapo. Hasta llevaba el mismo corte de pelo.

Así me gané que me llamaran Kikka Costa. Me lo siguieron llamando mucho tiempo, y durante mucho tiempo también On my Own fue mi canción favorita. Y ahora que entiendo la letra, me parece que es un buen tema. Bueno, eso en el fondo da igual. Porque ya se irá viendo que mi criterio no es necesariamente la calidad de los discos. Lo que importa en la isla desierta es que haya sido importante para mí. Y con esta letra, no me extraña que todavía me guste…

Sometimes I wonder where I've been
who I am, do I fit in
make believing is hard alone
out here on my own…
We're always proving who we are
always reaching for that rising star
to guide me far and shine me home,
out here on my own…
And when I'm down and feeling blue
I close my eyes so I can be with you
Oh baby, be strong for me,
baby, belong to me…
Help me through, help me need you.
Until the morning sun appears
making light of all my fears,
I dry the tears I've never shown
out here on my own…
Sometimes I wonder where I've been
who I am, do I fit in.
I may not win but I can't be thrown,
out here on my own, on my own…

A veces pongo el disco, que chisporrotea levemente, me acuerdo de cuando era Kikka Costa y me emociono. Y escucho la letra y me emociono…


Por si alguien la quiere escuchar… aquí está el enlace al
vídeoclip (madre qué estilismos, eran otros tiempos)…

A lo mejor… queréis pensar en cuál fue vuestro primer disco de la isla desierta…

3 comentarios:

MoMe dijo...

Uff...que dificil cuestión, o cuestiones.
En el objeto me sumo, casi sin pensarlo, al lapiz y el papel, auque seré mas especifica, un cuaderno MolesKine (tengo pasión por estos cuadernos) y un portaminas Pilot Shaker (soy muy pesadita en cuestiones de papeleria)
El libro...no se, tal vez Rayuela, por que es el libro perpetuo de mi mesilla, porque releo capítulos constantemente, porque si.
Y en la música no se que contestar, dificil elección. He mirado los artistas que tengo en el Mp3 y hay un par que no han cambiado en varios años...tal vez...pero no.
Besos, sigo pensando...

Kika... dijo...

Pretendo repasar todos los discos de mi vida, y te diré que tengo muchísimos discos (CDs, vinilos, cassettes y mp3), así que me va a llevar un tiempo. Elegir sólo uno (o elegir 8, tal y como exigen en "Desert Island Discs") sería imposible. Así que auguro una serie larga, larga, la más larga que me he planteado de momento. Y creo que algunos discos pueden sorprender, a lo mejor alguien se anima a escucharlos.
Y quizá alguien se anime a recomendarme alguno que no haya escuchado...

Un besito con moleskine (como si fueras Heminway) y portaminas state-of-the art!!!!

La Cuoca dijo...

Very interesting blog. kiss kiss