26 febrero, 2007

Vuelo de ángel

Tengo un ángel de la guarda por ahí. No sé cómo se llama, ni cómo es, ni nada. Pero este no saber no me inquieta. Incluso puede que en el fondo me tranquilice, porque de los ángeles no se saben las cosas. Por no saberse, no se conoce ni su sexo. Nada.

Me gustan porque son como la magia. Hay que creer en ellos. Recuerdo un profesor de religión que tuve hace mucho tiempo. Él me hizo tener una crisis de fe. La primera y la última, fulminante. Fue a cuenta del tema de los ángeles y sería muy largo de explicar. La cosa es que con catorce años dejé de creer en algunas cosas, volví a creer en otras y empecé a creer en otras nuevas.

Siempre he pensado que hay ángeles en la tierra. Personas buenas, un poco mágicas, trascendentes y dispuestas a cambiar el curso de los acontecimientos. Se parecen a las hadas, pero no son iguales porque las hadas emplean la magia para dar esperanza mientras que los ángeles usan sus poderes para confortar a los que sufren e, incluso, hacer justicia. Según lo escribo, me parece que la diferencia no queda clara. Las hadas y los ángeles se parecen. Nos parecemos. Casi como si fuéramos de la misma familia.
Mi ángel tiene algo de justiciero, incluso un poco de vengador. Vuela por los códigos digitales solucionando lo que le parece mal. Incluso aliviando el sufrimiento. Sólo por eso se merece las alas que dicen algunos que los ángeles tienen que ganarse.

No sé si eres mi ángel o el de muchas personas, porque ignoro si los ángeles pueden ser una especie de propiedad compartida. Prefiero pensar que pertenecéis a la Humanidad. Que estáis ahí por si se os necesita.

Soy una persona agradecida, así que gracias. Muchas gracias, ángel cazador. Y te buscaré unas alas, si no las tienes ya. Que soy un hada y algo podré hacer.


La foto es… I wait, de Julia Margaret Cameron (1872)

Que quede claro… lo voy a decir con ritmo musical:
Está muy bien eso del cariño,
Yo me comprometo,
Pero no me des un dulce como a un niño…
Te estoy hablando de respeto.
Respeto
, Kiko Veneno
Aquí se trata con respeto (cuando no con cariño) a las personas de las que se habla, las imágenes que se utilizan, todo lo que se cita, incluso las noticias que se dan. Es mi estilo… en los blogs y en la vida.

Actualización... y se pide permiso cuando es preceptivo (gracias, Vega)

6 comentarios:

vega dijo...

y se pide permiso, Kika, sobre todo se pide permiso cuando hay que pedirlo, q no lo has dicho!!

Reyes dijo...

Pensando en los ángeles, creo que conozco algunos de carne y hueso, en los últimos días se han manifestado mucho mas apoyándome en los días tristes. O mirándolo de otro modo es que debo tener un ángel muy bueno q pone en mi camino a estos amigos.

Kika... dijo...

Vega: Eso, se pide permiso cuando hay que hacerlo. Y me lo suelen dar, ya ves. ¿Será porque la información se trata con respeto? Si es que el propio argumento se retroalimenta...

Reyes: Puede ser, pero te recuerdo que tú eres brujita, así que de magia tienes lo tuyo... ¿no puede ser que atraigas a lo bueno?

Besos, K

Reyes dijo...

Jajajaja muchas gracias, puede ser puede ser que mi magia atraiga lo bueno, es bonito pensar eso.

Muchos besos

Reyes

hidden_angel dijo...

supongo que creo en todo aquello que tenga algún aspecto místico o mágico: los ángeles, las hadas, las brujas, el karma...
Sí que sé que tengo a alguien a mi lado, cuidando de mí. Nunca has notado una brisa con forma de caricia? De esas cosas que te alivian sin saber por qué.
Simplemente magia.
Besinos

ElsA dijo...

Espero que siempre este a tu lado tu Angel.

Saludos y besos

ElsA