02 febrero, 2007

Peticiones del oyente

Debo admitir que alguna vez la fantasía me persigue
y me consigue dominar.
Debo confesar que a estas alturas tengo un mundo aquí en la luna,
fuera de la realidad…

Pequeño Cine Estudio, Miguel Dantart


Reyes me ha recordado que no conté el concierto en el que estuvimos el martes. Lo he contado, en otro sitio y de otra manera. Con esa presión de tratar de decir lo que quieres, pero a la vez tener que medir las palabras. Una presión de las buenas, porque creo que me ha quedado algo decente, o al menos eso me ha dicho mi escaso público. Confío mucho en su criterio, sé que no me dirían que les gustó por cumplir… ¿no?

Pero me quedaba mucho por contar, el blog parecía estar incompleto… Finalmente, Reyes me ha convencido: una petición del oyente. De la lectora, mejor dicho. En fin. Una petición. Que paso a atender con un post que probablemente habría terminado escribiendo de todos modos…

Llegué con el conjunto marujil, el cuello vuelto de ir a cantar (inocente de los cargos de atrezzarme para los conciertos), treinta temas en la bolsa marrón que antes sólo iba y venía a los exámenes. Después pasó a ir a la academia y ahora la utilizo de bolso. Es desordenada, anárquica, ya está vieja y me gusta. O me acompaña. Que muchos días, como el martes, es suficiente. Cabreada por el déficit de comunicación (¿cómo puede ser que no encuentres a alguien en la época de los móviles y la superconexión?), que sorprendentemente había generado un momento de unión entre los opositores. Aunque tengo que decir que casi sólo nos unimos para protestar. Para protestar fue.

Dejé la bolsa en las sillas, con una violencia poco habitual, aunque mi enfado se redujo al ver las caras conocidas. Un momento para dar las gracias, que quede claro.

Me recupero al escuchar sonidos conocidos, de esos que se escriben con trozos de luna. Mi preparador me preguntó mi signo del zodiaco la semana pasada. Le recordaba a alguien y nuestro signo coincidía. No sé. Me tranquilicé, relativamente, con todo lo conocido. Con la seguridad de ir a ver un concierto que sabes que te va a gustar. Y eso que Lady K ya había tenido que bregar con el primer momento borde de la noche, que no por previsible le sentó mejor. Y Reyes, que se había arreglado porque no se veía bien, generó un baile de las sillas de lo más peculiar. Pues yo la vi muy bien: o el arreglo había surtido su efecto o también había tenido un día cruzado. Como el mío, así que mejor no hablamos. No hablamos. Que empieza.

Shhhhhhhhh. Silencio.

Ansiedad desde el escenario, no en la voz de Neil Sedaka, sino en la versión de Miguel Dantart. Ansiedad tenía yo, supongo. Pero se disipó en un segundo, paseando por ciudades con calles con nombre de otras ciudades, pintando cuevas en las caras y caras en las cuevas… El día se alejaba y se acercaba la noche, promesa de mi extraño fin de semana.

Versiones de las canciones de otros, versiones de poemas… hasta versiones de las canciones propias. Una estatua en un jardín botánico, cantada un millón de veces, descubierta y redescubierta por la emoción de Lady K. No tengo pañuelos.

Shhhhhhhhh. Silencio. Aplausos. Golpes en la mesa. Viaje por la luna.

El postconcierto fue divertido, mesa de chicas, avisos para navegantes y hasta constataciones extrañas. El homenaje a Antonio Vega se busca en internet. Mucho. Y quien busca encuentra sus respuestas, supongo. Música nueva.

Y dos cosas muy raras. Un recuerdo que lo ató todo. Una mirada que vi por casualidad.

No nos mires. Únete.

Y si no… no nos escuches.


Vega… por esa cena que dices que me he ganado (tú te mereces otra)… besos…

Mi nick en el Messenger para hoy…tengo miedo de muchas cosas, pero entre ellas no se cuenta el hecho de no saber cómo será mañana…

Uma dica (recomendación en portugués)... Ensamble Barbieri... hoy a las 21:30...

7 comentarios:

Reyes dijo...

Desde la oyente/lectora muchas gracias. Esta crónica hace que vuelva a la noche del martes y reviva esa noche.
Hoy nos espera una gran noche.

vega dijo...

lo primero, reyes, desde aquí te lo digo: estabas muy muy guapa el martes. que lo sepas.
luego: el concierto me encantó. aunque ya he dicho que a mi desde "ansiedad" ya casi me podía haber cantado la cucaracha q me habría parecido bien. ah... los buenos principios...
muy fuerte lo de las búsquedas del homenaje en google, eso desde luego!!
lo pasé muy bien a pesar de encontrarme muy mal... ahora pago las consecuencias.
besos a la mesa de chicas!!
(ah y gracias por la versión kikeliana)

Lui dijo...

Me hubiera encantado estar esta noche en el Barbieri, pero mi lamentable estado de salud del martes por la noche ha empeorado (llevo 3 días en casita), y mi médico no me deja salir. ¡Qué malos son los médicos, scoff, scoff!

Por cierto, ¿para cuando los estatutos del PNPLP? Tengo unas cuantas amigas interesadas en vuestras propuestas (e incluso alguna que quiere "radicalizarlas")

Besos

Lui dijo...

Por cierto, saluda de mi parte a Kelly, Henar y Victoria que seguro estarán por allí

Kika... dijo...

Lo haré. Si tus amigas quieren unirse... que lo hagan... Ya publicaremos los estatutos por aquí...
Y cuídate!
Besos!

Reyes dijo...

Muchas gracias a las dos, asi que sube la moral.

ElsA dijo...

Hola Kika
Sigo leyendo tu blog es muy ameno y sigues contando con mi voto

Saludos

ElsA
http://mitayito.nireblog.com