17 febrero, 2007

Es mía... (post vampírico-territorial)

Cuando tengo el día vampírico, me quedo con todo. Todo es mío, pregunto si me puedo quedar con las cosas, pero lo hago sabiendo que me las voy a apropiar. Lo suelo advertir, con voz de niña buena, escondiendo los colmillos…

- ¿Me lo das? Mejor que sea por las buenas, no te resistas, porque me lo voy a quedar de todos modos…


En esos días intercambio mi energía por energías nuevas. No me ocurre mucho, pero cuando pasa, soy imparable. Un vórtice, un agujero negro que se lo lleva todo, lo que es mío y lo que me quedo.

Hoy tenía el día así y al principio no me di cuenta. Mi interior se ha tragado versos, personas, perfecciones (e imperfecciones), ideas, frases, palabras. Hasta sentimientos, que eso nunca me sobra (según algunos, me sobran varios kilos). Puede que sea por avaricia o por renovación. O por las dos cosas.

Son mis tesoros y me los quedo. Una vez me dijeron que no se es egoísta cuando es para uno mismo. No lo entiendo, porque la palabra significa lo que significa… me da igual, porque soy como los vampiros cuando ven una yugular…

Además de todo lo anterior, me he quedado con una canción:
porque me ha dado la gana,

porque coincide con mi imaginario personal,

porque la he escuchado y me ha sorprendido,

porque me ha llegado en un archivo que parecía frío y ahora creo que era todo lo contrario,

porque no debería quedármela, no tendría que quererla… y sin embargo, la quiero,

porque primero la he robado con conocimiento,
… después con aquiescencia…
… y finalmente con consentimiento,

porque hacía tiempo que no lloraba escuchando una canción (y no están las cosas como para desperdiciar lágrimas de emoción).

Hasta me la he quedado por los segundos de perfección que encierra y por las horas de dolor a las que me recuerda. Porque, de hecho, me ha recordado a Kikel y eso me ha parecido suficiente.

No tiene mi nombre.

Nadie la compuso pensando en mí.

Pero a partir de hoy, es mía.

Lo siento mucho. Porque si os gustaba, deberíais habérosla apropiado antes.

Ahora ya no la comparto. Que nadie me la pida.

(Por eso lo dejo por escrito. No vaya a ser que en algún momento tenga que demostrar su propiedad…)


Nace también un concepto... el "K Power"...

No hay comentarios: