08 febrero, 2007

Desaparecidos

Podría pensarse que cuando te dedicas a estudiar todo el día (yo lo hago), te pasan muy pocas cosas interesantes. No sé. A mí me ocurren.

Incluso encuentro motivos para la esperanza en los temas que repito invariablemente. Yo los repito, pero la realidad, las realidades, los cambian.

Y actualizando me he encontrado que la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas ha aprobado - por fin - la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas.

La Convención se abrirá a la firma próximamente, y establece que los Estados deben tipificar la desaparición forzada como delito en sus legislaciones penales internas así como la imposibilidad de invocar los estados de excepción o guerra como justificación de estas acciones. El texto es muy claro, y en su artículo 5 recoge que la práctica sistemática de las desapariciones forzadas es un crimen de lesa humanidad según lo establecido en el derecho internacional vigente. Ello tiene consecuencias importantísimas. La principal es que el delito es perseguible ante el Tribunal Penal Internacional o incluso ante los órganos jurisdiccionales de Estados que carezcan de vínculos con los acusados o víctimas.

Serán penalmente responsables, como mínimo y sin perjuicio de lo que puedan establecer las legislaciones internas:
Toda persona que cometa, ordene, o induzca a la comisión de una desaparición forzada, intente cometerla, sea cómplice o participe en la misma;
El superior que:
i) Haya tenido conocimiento de que los subordinados bajo su autoridad y control efectivos estaban cometiendo o se proponían cometer un delito de desaparición forzada, o haya conscientemente hecho caso omiso de información que lo indicase claramente;
ii) Haya ejercido su responsabilidad y control efectivos sobre las actividades con las que el delito de desaparición forzada guardaba relación; y
iii) No haya adoptado todas las medidas necesarias y razonables a su alcance para prevenir o reprimir que se cometiese una desaparición forzada, o para poner los hechos en conocimiento de las autoridades competentes a los efectos de su investigación y enjuiciamiento.

Quedan aún muchas desapariciones por investigar, incluyendo las de niños, que tienen una especial protección bajo la Convención.

Una luz de esperanza en la comunidad internacional.

1 comentario:

ElsA dijo...

Hola Kika
Interesante noticia, esperemos que se cumpla para que no siga aumentando las desapariciones y casi nunca hay responsables.
Sigues contando con mi voto.

Saludos y un beso

ElsA
http://mitayito.nireblog.com