13 febrero, 2007

Contornos

No soy una mujer de alrededores.

Prefiero decir que tengo contornos.

Contornos que me dibujan como una sombra de luz contra las oscuridades que me rodean. Me dibujan ellos, yo misma, los otros. Proyectan para que surja el contraste.

No tengo alrededores. Contornos de luz es lo que me queda, lo que decido tener. Las formas que me pintan estirándose y decreciendo entre mis manos.

A veces en color y otras como las televisiones en blanco y negro. El sepia de las fotos antiguas arrugadas que parecen condensar las nieblas que se pegan a mis contornos. Como las que visten las montañas.

Me autocontengo y me defino. Me contoneo y contorneo. No lo hace nadie más.


Reflexión (a estas horas)... Aunque no queramos, lo que hacemos nos delata...

Y otra más... no se pueden cambiar las historias, porque aunque haya realidades paralelas, no hay verdades paralelas...

No hay comentarios: