14 febrero, 2007

Amores paralelos (o para-lelos)

Voy a decir la verdad. Tenía un post preparado para hoy que estaba a medias entre el desamor y el despecho. Supongo que en el fondo quería reivindicar que no me gusta nada esto de San Valentín. Me encanta el amor, en todas sus formas (quizá no en todas sus facetas, lo de sufrir por amor como que no...), pero odio San Valentín.

Prefiero los piropos que colecciono, que surgen como un impromptu musical, improvisados en cualquier momento. Los regalos pequeñitos, los que no cuestan nada y se hacen cualquier día: las naranjas robadas de Almería, las canciones, las estrellas (se pueden regalar, y no me refiero a esa empresa americana que, previo pago de su importe, le pone tu nombre a algún cuerpo celeste) y los te quieros. Estoy de acuerdo con el Lobo: da igual quién te lo diga (él proponía tu madre, tu abuela, tu novio, tu hermana o tu perro). Estaba pensando que al cabo del día digo muchas veces la dichosa frase. Yo quiero, amo, adoro, casi siempre sin restricciones. De manera distinta y a mucha gente. Y además, se lo digo. Es una frase con magia.

De la misma manera que esta mañana llovía y después ha salido el sol, una canción ha hecho que cambiara de idea. Que dejara para mejor momento el post-no-de-amor.

No puedo tanto querer,
De tanto querer el cielo
De tanto las nubes pasan y las azoteas las miran
Los pájaros saben mundo, Miguel Dantart

Así que he recuperado lo que escribí exactamente hace un año, corregido y aumentado.

Me temo que el día de hoy la actualización no podía versar más que sobre las realidades paralelas que genera el amor. Siempre me había parecido que la mejor definición del amor es esa que dice que se trata del único estado de estupidez pasajero.

Algunos eventos que he podido presenciar últimamente se explican bien empleando esta definición: una chica colgada del tipo incorrecto pero que a la vez parece tan correcto que está dispuesta a soportar los avances deshonestos de su hermano, un romántico (me temo que incurable) que sufre un amor no correspondido, a pesar de sus esfuerzos (y estancias en países extranjeros), una chica que es incapaz de decir nada a quien quiere, pero que a la vez lleva tan mal tener que verle y sufrir en silencio (como las hemorroides), un enamorado del desierto, que ha encontrado a su rosa pero tiene que hacérselo ver.

En definitiva, amor en estado puro. Pero si por edad o afición me tuviera que quedar con un tipo de amor, me quedaría con el no correspondido. El mundo está lleno de amores de este tipo, que unen a las personas más inverosímiles. Todo tiene su explicación, y lo que no tiene que ser, no es.

Sin embargo, en clase de portugués me vino la inspiración (últimamente me visita siempre en ese momento). Estábamos leyendo un texto de Amália Rodrigues que definía el fado, y creo que no hay definición mejor para el tipo de amor que nos ocupa:

Es saber que no se puede luchar contra aquello que tenemos.

Es lo que no podemos cambiar.
Es preguntar por qué y no saber por qué.
Es no dejar de preguntar, y, al mismo tiempo, saber que no hay respuesta.

En fin. El desamor lo dejamos para otro día... (y yo me voy cantando...)

De tanto querer ya no puedo
Y quiero más todavía...
Los pájaros saben mundo, Miguel Dantart



La canción... se puede escuchar en Central Musical...

La foto... lo que se avecina mañana con la Noche Nostalgia y la correspondiente fiesta de disfraces... Mi hermana se ha comprado una peluca y se la ha puesto a su Abeja Maya de peluche (por eso parece una de Las Virtudes)...

5 comentarios:

Sikandar dijo...

Feliz 14 a los que crean en todo ésto...

Kika... dijo...

Mi querido buscador de cuerpos celestes: hay que creer. Aunque sólo sea para lo de "Make love not war". Podía haber puesto un texto desgarrado, feo, tan verdadero que daría miedo. Pero al final, no habría servido de nada.
Así que feliz 14 a ti también. Ya sabes que tenemos pendiente un rollo salvaje.
Besos de hada.
K

vega dijo...

yo tb tenía un post preparado para hoy, sniff, me lo voy a guardar para el año q viene, porque es atemporal. a mi con san valentín me pasa como con la navidad. q sí q será muy comercial y será pa q el corte inglés y los fabricantes d corazones hagan el agosto en febrero. pero coño: feliz san valentín. o valentín a secas, q queraís y q os quieran aunq no os lleven a cenar ni os compren flores (no me gustan las flores). besos a las niñas charlestone!!!

Kika... dijo...

Vega, eso es lo importante!
Muchos besos para ti también y a ver si blogia vuelve (a casa vuelvvvveeeeeee) hoy...
Y que el concierto de esta noche te guste, aunque ya sé que te va a gustar...

Besos,
K

Lady K dijo...

Creo que he cogido afición a Central Musical ... Ojalá hubiera conocido el "todo lo que tengo que decir se resume en una puta frase, que te den..." hace un año y soltárselo a la cara a algún alquimista...

Confía en el cambio y la primavera que se acerca